EL BLOG
14/12/2018 6:00 AM CST | Actualizado 14/12/2018 6:00 AM CST

Entre las casas de café londinenses hay una inolvidable: Wild & Wood

En la época de los Starbucks, Caffè Nero y Costa Coffee, los espacios que mantienen su individualidad y personalidad propia se convierten en lugares de culto. Foto: http://wildandwoodcoffee.co.uk/
Yves Hayaux du Tilly
En la época de los Starbucks, Caffè Nero y Costa Coffee, los espacios que mantienen su individualidad y personalidad propia se convierten en lugares de culto. Foto: http://wildandwoodcoffee.co.uk/

El amor debe ser como el café. A veces fuerte, otras dulce, a veces solo, otras acompañado, pero nunca frío (Megan Maxwell)

La cultura de las casas de café (coffee houses) Londinenses ha sido materia de estudios, cuentos, libros y sus efectos son patentes en instituciones modernas cuyos orígenes se remontan a éstas. Uno de los más emblemáticos es sin lugar a dudas el de la coffee house del señor Edward Lloyd's en Tower Street, cuyo nombre conserva el mayor mercado de reaseguros del mundo: Lloyd's of London.

Dentro de la milla cuadrada (square mile) donde se encuentra la City de Londres, las casas de café tienen una importante función, son un lugar de reunión para intercambiar ideas, proyectos, sueños, consejos, conocer y reunirse con otras personas, hacer o conservar amigos y negocios, reflexionar y conspirar.

Todo ello lo hacemos en estos espacios públicos, motivados por todos aquellos que nos rodean con los mismos propósitos, compartiendo —sin darnos cuenta de ello— este proceso de cocreación con la comunidad de la City de Londres, todo ello, bajo la mirada atenta de los baristas en turno, que proveen el sagrado café en alguna de sus modalidades, procurando alimentar y mantener vivo el fuego y la energía que de todos emana.

En la época de los Starbucks, Caffè Neroy Costa Coffee, los espacios que mantienen su individualidad y personalidad propia se convierten en lugares de culto, destinos de peregrinaje sagrado, adorados y cuidados por algunos fieles.

Wild & Wood es uno de estos sitios sagrados de peregrinaje. Es muy probable que si pasan enfrente, no noten su existencia. Los que vamos sabemos a dónde vamos, a Wild & Wood no se llega por casualidad.

Sin lugar a dudas, el Wild & Wood es uno de los espacios en la City de Londres a los cuales más cariño le tengo, como podrán atestiguar las docenas de personas a quienes ahí he citado a tomarnos un café y vivir la experiencia del coffee shop de la City de Londres. No solo por la calidad del producto que ofrecen —la mejor— sino por el lugar mismo, que representa un refugio, un oasis, un destino, un manantial, un salvavidas, una sala, una catedral.

Wild & Wood Coffee House
Imagen: Wild & Wood Coffee House

El lugar es diminuto, no caben más de dieciocho personas sentadas. Las icónicas antiguas bancas de madera de iglesia son los lugares ideales para sentarse cuando te reúnes con más de una persona. Los demás espacios son funcionales, ideales para un lugar al que se viene a lo que se viene, es decir, a beber buen café y conversar, suficientemente incómodos para obligarte a que te apresures a decir lo que tienes y vienes a decir.

Ciertamente no es un lugar para venir a perder el tiempo, sino para venir a vivirlo plenamente.

Bozena y Kid te atienden personalmente sin decir palabra alguna. Lo suyo, lo suyo, es el café. Y se toman el café con la seriedad de alguien que tiene verdadera pasión por lo que hace, que no pretende parecer nada que no sea, que son quienes son y que al probar su café, no solo lo saboreas, sino que los entiendes y hasta crees que los conoces.

Wild & Wood es uno de estos sitios sagrados de peregrinaje. Es muy probable que si pasan enfrente, no noten su existencia. Los que vamos sabemos a dónde vamos, a Wild & Wood no se llega por casualidad.

En más de una ocasión, Bozena (aka Boz) ha venido a traerme otro espresso, ya que consideró que el que me habían servido no era lo suficientemente bueno.

Como una buena cafetería, sirven café. Exclusivamente las opciones tradicionales; espresso, macchiato, piccolo, latte, flat white, capuccino, americano y long black. No sirven café descafeinado, ni leche de soya, ningún tipo de saborizantes y creen que si algún día llegan a servir chai latte, Dios los castigará.

Aquí uno se transporta a través del tiempo y llega a una casa de café donde la gente se reúne a conversar y saborear café; sin pretensiones, sin equivocaciones y que no quepa la menor duda, son los mejores en lo que hacen,

Wild & Wood encarna el espíritu de las casas de café de la City de Londres que viven en la memoria colectiva de todos los que aquí trabajan y pasan por aquí a hacer negocios. Por la concurrencia que asiste, todos sin saberlo, sienten y recuerdan la importancia que ello representa.

¡Con toda gratitud, le deseo larga vida al Wild & Wood!

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de 'HuffPost' México.

VIDEO SUGERIDO