EL BLOG
03/04/2018 9:00 AM CDT | Actualizado 03/04/2018 11:07 AM CDT

Andrés Manuel y los millennials

José Luis González / Reuters

Here's to the crazy ones, the misfits, the rebels, the troublemakers, the round pegs in the square holes... the ones who see things differently -- they're not fond of rules... You can quote them, disagree with them, glorify or vilify them, but the only thing you can't do is ignore them because they change things... they push the human race forward, and while some may see them as the crazy ones, we see genius, because the ones who are crazy enough to think that they can change the world, are the ones who do.

Steve Jobs (atribuida, en disputa)

Este pasado 2 de abril el portal de noticias Nación 321 presento una encuesta nacional para medir preferencias electorales de la llamada generación millennial (personas nacidas entre 1980 y el año 2000). En esta encuesta el 51% de millenials consultados (efectivo) expresó una intención de voto por Andrés Manuel López Obrador. Es relevante mencionar que esta intención incrementó en 11% desde la última encuesta entre millennials que realizó Nación 321 en el mes de febrero en la cual el ahora candidato por Morena lograba el 38% (efectivo) de las preferencias. Considerando que los millenials representan aproximadamente el 41% de la lista nominal, este resulta ser un demográfico clave para esta elección y varias por venir.

¿Por qué AMLO conecta con los millennials?

Para entender la empatía de los millenials con Andrés Manuel hay que intentar ver el mundo como ellos. Los millennials son un generación que crecieron acompañados de la revolución digital, desde pequeños comenzaron a admirar personas como Steve Jobs, Mark Zuckeberg y Jeff Bezos; gente que logró el éxito a través de romper bruscamente con el sistema, empresarios disruptivos y desobedientes. Ellos admiran esas cualidades, esos son sus valores.

La primera batalla política de los millenials fue contra la industria musical. Esta batalla se dio a partir de 1999 cuando los empresarios Sean Parker, Shawn Fanning y John Fanning fundaron Napster, empresa disruptiva y desobediente. Por más que las autoridades estadounidenses e internacionales amenazaban con represalias a los usuarios, ellos resistieron, desobedecieron; triunfaron. La industria de la música jamás ha vuelto a ser igual.

Anaya llegó a donde está por seguir las reglas, Andrés Manuel por romperlas.

Esta historia se ha repetido innumerables veces. Uber, AirBnB, Tinder, Amazón, las Fintech. A través de apoyo, desobediencia y activismo los millennials han logrado a revolucionar varios sectores, replantear, implementar y descartar políticas públicas. ¿Aún piensan que son una generación apática?

En este contexto no entendamos a la desobediencia como un acto de ilegalidad, sino como una lucha de poder; el poder de establecer las reglas. Los millennials, como generación, están buscando imponer y normalizar sus propias reglas del juego; si lo han hecho exitosamente en otros sectores, ¿por qué no en la política?

Esta empatía de los millenials por un candidato de mayor edad tiene precedentes; en el caso de la elección estadounidense del 2017 el senador independiente del estado de Vermont, Bernie Sanders, también de izquierda, tuvo más votos de electores de 30 años y menos que Clinton y Trump combinados. ¿Su estrategia? Desobedecer. Tanto Sanders como López Obrador sacuden al status quo de la política, esto le encanta a los millennials.

¿Y Anaya?

Pareciera lógico que Anaya (como en su momento, Peña Nieto) fuera el candidato preferido de los millennials por su cercanía en edad; sin embargo aunque Anaya puede compartir los intereses de la generación millennial, no comparte sus valores. Anaya llegó a donde está por seguir las reglas, Andrés Manuel por romperlas.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.