EL BLOG
15/05/2018 10:00 AM CDT | Actualizado 16/05/2018 3:30 PM CDT

Osorio, Rafa Márquez y la polémica lista del TRI rumbo a Rusia 2018

REUTERS/Henry Romero / Action Images
El director ténico del TRI Juan Carlos Osorio y Rafa Márquez, convocado a jugar en el mundial de futbol Rusia 2018.

Juan Carlos Osorio echa mano de la polémica para armar al grupo con el que busca cambiar la historia de lamentos tricolores en los Mundiales de futbol. Hace del veterano Rafa Márquez la piedra angular de una convocatoria de 28 jugadores, de la que cinco se quedarán en unos días más con las ganas de viajar a Rusia para afrontar el reto de hacer algo diferente para el balompié nacional.

Y el fondo no es a quién lleva y a quién dejó. El futbol mexicano recurre a los mismos de varios años porque no hay más en una liga en la que se privilegia ser extranjero o naturalizado para tener un lugar como titular en sus equipos. Márquez, acaso el mejor jugador mexicano en el balompié europeo por los logros que conquistó como defensa del FC Barcelona en su mejor época -hace más de una década-, carga con la responsabilidad de un grupo que clasificó caminando en la Concacaf, más por el pobre nivel de la zona que por virtudes o ideas futbolísticas de Osorio.

Pero del Márquez que le dio la victoria al Tri ante Estados Unidos en Columbus, en el comienzo de la eliminatoria mundialista, al actual hay un trecho de dificultades y pérdida de facultades. El capitán de la selección, el más seguro de viajar a Rusia para disputar en su quinto Mundial, afrontó un largo periodo de inactividad luego de que autoridades estadounidenses vincularon algunas de sus actividades financieras con la de grupos del crimen organizado, lo que hizo que se separa unos meses del Atlas para concentrarse en su defensa. En México fue exonerado por las autoridades, aunque todavía no puede viajar a EU por este tema.

A la hora de la verdad Osorio no puede inventar y sacar jugadores de donde no existen.

Junto a Márquez vuelven los rostros que han sido los más visibles del TRI en casi una década con los hermanos Giovani y Jonathan dos Santos, Carlos Vela, Javier Chicharito Hernández, quienes pasan por estragos en cuanto a su nivel competitivo con sus clubes. Héctor Herrera, Miguel Layún, Memo Ochoa, Raúl Jiménez, otros de la llamada "legión europea" también están... es que son los que hay. A pesar de que Osorio ha hecho de los experimentos su constante en el banquillo tricolor, a la hora de la verdad no puede inventar y sacar jugadores de donde no existen.

La cruda realidad -más allá del sonar de las matracas de los medios de comunicación que disfrutan de su papel de porristas de la selección- es que el balompié mexicano tiene jugadores para conformar (apenas) un (buen) equipo. No hay para una selección "A" y otra "B" por más que Osorio lo haya hecho pensar a lo largo de su muy cuestionado proceso.

El clamor de protesta -al menos en redes sociales- se centró en las ausencias de Rodolfo Pizarro (Chivas) y José Juan El Gallito Vázquez (Santos) y los llamados de Érick Gutiérrez (Pachuca), Jesús Molina (Monterrey) y los muy a la baja Giovani y Jonathan dos Santos (ambos del Galaxy).

Poca diferencia puede marcar un jugador como Pizarro en un grupo cuya base ha estado en el campo representando a la estructura del fútbol mexicano la más reciente década. Son de ellos los escasos brillos y las decepciones... los "no era penal" del Mundial de Brasil 2014 o el título (sufrido) como el de la Copa Oro de 2015... de la "B" que no compite es la desgracia del tercer lugar de la Copa Oro de 2017.

El colombiano Osorio afronta el momento para el que fue contratado: llevar a México más allá de la fase de octavos de final con la que muchos han llamado "su mejor generación de futbolistas (muchos acostumbrados a las bancas del balompié europeo)", y la realidad que ha abofeteado a la ilusionada afición prepara su palma otra vez.

El técnico corre el riesgo de que haga de Rusia 2018 un evento para brindar un homenaje a Rafa Márquez en lo que será el final de su trayectoria deportiva. Algo que la historia del Tri ya tiene en antecedentes, como cuando Javier Aguirre El Vasco claudicó en los octavos de final del Mundial de Corea-Japón 2002 cuando mandó al campo al veterano mediocampista Alberto García Aspe faltando 13 minutos ante EU, cuando el partido estaba 1-0 en contra (terminó 2-0).

El Vasco le hizo un homenaje al volante de recuperación por su trayectoria. Y la pregunta no es si merecía esa muestra Aspe sino, ¿es un Mundial el marco ideal para hacer merecidos homenajes?

Así que camino a Rusia 2018 en el TRI están lo que están. Son los que hay, ni más, ni menos. De los 28 quedarán 23.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.