EL BLOG
27/06/2018 12:03 PM CDT | Actualizado 27/06/2018 1:10 PM CDT

El Tri huye de la catástrofe

Héctor Vivas/Getty Images
El combinado nacional pasó de "pensar cosas chingonas" a no hacer cosas chingonas en el campo.

La Selección Mexicana escapó de una catástrofe; esa que se ensañó con la campeona defensora Alemania y que ya la tiene fuera del Mundial de Rusia 2018. Para el Tri ahora viene el cuarto partido, que siempre está cargado de dolorosos recuerdos por las eliminaciones consecutivas en seis justas... y el tan ansiado y mentado quinto partido ahora luce distante después de la descompuesta cara que el equipo puso ante los suecos.

La distancia que separa al Tri de ser uno de los ocho mejores equipos de un Mundial celebrado fuera de territorio nacional se hace grande cuando se ve a un equipo cuya facilidad para desdibujarse en el campo es evidente. Suecia los goleó 3-0 sin complicaciones y obligó a los aficionados, cuerpo técnico y seleccionados a rezar para que Corea del Sur evitara su caída ante Alemania y les diera el pase de rebote. Con gallardía los asiáticos le dieron al combinado mexicano una clasificación que no merecían por su forma de perder ante los suecos; los coreanos le pintaron la cara a los alemanes con un 2-0 que desnudó a un campeón al que le aguardan las más grande críticas en su historia.

El equipo tricolor vive gracias a los 93 minutos inolvidables que ofreció ante los germanos en una victoria (1-0) que ya tiene un sitio especial en la historia... un lugar similar en el que Corea del Sur tendrá desde ahora su triunfo ante los teutones, la más grande decepción de este Mundial y de muchos al quedar en el último sitio del Grupo F.

El tan ansiado y mentado quinto partido ahora luce distante después de la descompuesta cara que el equipo puso ante los suecos.

La afición mexicana pasó en unos días de la euforia de sacar el pecho y golpearlo, cual King Kong, a estar pendiente de que los coreanos hicieran un milagro. Es el vaivén de la costumbre en la era del colombiano Juan Carlos Osorio, capaz de ligar 10 juegos sin derrota desde su presentación antes de sufrir la hecatombe de un 7-0 ante Chile en los cuartos de final de la Copa América Centenario de 2016.

El combinado nacional pasó de "pensar cosas chingonas", frase de Chicharito Hernández que se viralizó en las redes sociales, a no hacer cosas chingonas en el campo. Fue avasallado por Suecia, que en 70 minutos ya tenía el primer lugar del grupo en su poder y había exhibido las deficiencias de un grupo que quiere suplir sus deficiencias, fallas técnicas y tácticas con el milagro del pensamiento positivo.

La victoria ante Alemania sigue siendo inobjetable y la más importante del futbol mexicano en su historia en los Mundiales, pero la gracia y comunión con la que el grupo la consiguió se fue perdiendo a lo largo del duelo ante Corea del Sur (2-1), a la que se venció sin la misma claridad. Ante Suecia se tuvo una de las peores actuaciones en los 51 partidos de Osorio como seleccionador nacional.

Quedan esos 93 minutos en el primer juego ante Alemania como un dulce recuerdo. Ahora el caprichoso destino tiene al Tri de Chicharito, Héctor Herrera, Carlos Vela, Miguel Layún, Hirving Lozano de nueva cuenta en los octavos de final, donde el seleccionado volverá a afrontar a los fantasmas de su decepcionante pasado... para los alemanes queda la vergüenza de haber sido uno de los peores monarcas defensores en la historia de los Mundiales, sino es que el peor, y en Corea del Sur hicieron (no solo pensaron) cosas chingonas, seguro.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.