EL BLOG
21/03/2018 7:00 AM CST | Actualizado 21/03/2018 8:45 AM CST

El caso Ximena Puente y las dudas y sospechas que opacan al INAI

CUARTOSCURO.COM
Ximena Puente en el Senado de República el 10 de agosto de 2016.

En 2014, con la reforma constitucional de transparencia, el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) se convirtió en un órgano autónomo y máxima autoridad de todos los poderes políticos y organismos públicos autónomos, en materia de transparencia. Antaño, el entonces IFAI era autoridad solo para el poder ejecutivo federal y tenía una autonomía limitada.

Ese mismo año fueron designados los siete comisionados que el día de hoy conforman el pleno del instituto. En un proceso sin precedentes y bajo los principios de parlamento abierto, el Senado acordó la creación de un comité de acompañamiento, conformado por expertas y expertos de organizaciones de la sociedad civil y academia, para que eligiera ente los más de 100 candidatos a un grupo de los mejores 25 perfiles. De esa preselección se designaron a seis de los siete comisionados actuales.

El objetivo de ese comité fue dotar de un estándar sobre la idoneidad del perfil de las y los siguientes comisionados. Entre los elementos que se consideraron estuvo uno referente a su objetividad y autonomía, la cual se valoró de conformidad con la evidencia disponible, las audiencias públicas de las y los aspirantes y sus trayectorias profesionales. Se buscó que tuvieran una sana distancia de los poderes públicos, económicos y políticos.

El Senado eligió a seis personas de la lista de 25 nombres: Francisco Acuña, Areli Cano, Oscar Guerra, Patricia Kurczyn, Ximena Puente y Joel Salas; el séptimo comisionado no pasó por el mecanismo social acordado.

El proceso de designación de 2014 deja ver que en el momento en el que estos seis comisionados asumieron el cargo, no tenían una cercanía con partido político alguno que comprometiera su autonomía. Por ello, resulta extraño que tan solo cuatro años después, una comisionada del INAI, Ximena Puente, figure en las listas de plurinominales a la Cámara de Diputados de un partido político.

¿En qué momento se dio el acercamiento entre una comisionada en funciones y el partido político para aparecer en la lista de plurinominales?

Es de llamar la atención cómo una figura que apareció en la arena pública nacional sin visibilidad ni peso político, cuatro años después de ser comisionada del INAI, de los cuales por tres años fue presidenta, se convierta en alguien tan cercano al partido en el poder.

Este anuncio se dio cuando Ximena Puente aún era comisionada del INAI, cuando se encontraba todavía en funciones y debía resolver sobre la apertura o secrecía de información en manos del gobierno federal, partidos políticos y otros poderes políticos. Si bien la actual comisionada ya renunció, este daño al INAI se suma a tantos otros que continúan poniendo en tela de juicio su autonomía.

Otros organismos públicos como el INE tienen una disposición legal que no permite que sus consejeros acepten un cargo en un partido político después de ser consejeros, al menos por un tiempo. Esta disposición no es un capricho, para cualquier órgano regulador del poder, como lo es el INAI, es menester mantener su distancia frente a cualquier poder político, sobre todo los partidos.

Esta noticia siembra dudas, ¿en qué momento se dio el acercamiento entre una comisionada en funciones y el partido político para aparecer en la lista de plurinominales? ¿Cómo resolvió para garantizar -o no- nuestros derechos de acceso a la información y protección de datos personales mientras fue comisionada presidenta?

En una crisis de legitimidad de las instituciones como la que vivimos, las acciones de aquellas personas que las dirigen tienen un efecto multiplicador. En este caso, quien fuera la primera presidenta del INAI como organismo constitucionalmente autónomo, dejará esta institución para alinearse a las filas de un partido político al cual tuvo que vigilar y regular, como partido y como quien ocupa la titularidad del ejecutivo federal.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.