EL BLOG
19/03/2018 5:00 AM CST | Actualizado 19/03/2018 5:00 AM CST

En la economía: a mayor cantidad de mujeres, más crecimiento

Getty Images/iStockphoto

A propósito de la reciente celebración del Día de la Mujer es importante explicar la oportunidad económica que representa reducir la desigualdad de género. De acuerdo con cifras publicadas por la Organización de las Naciones Unidas, las mujeres representan la mitad de la población mundial en edad de trabajar, pero solo el 39.5% participa en la fuerza laboral. En promedio, las mujeres perciben el 60-75% del salario de los hombres, mientras que dos terceras partes de la población analfabeta son mujeres. En fin, la lista de indicadores que evidencian la brecha de género en el mundo es larga.

¿Por qué es importante reducir la desigualdad de género? Sin duda, la búsqueda de las mismas oportunidades para hombres y mujeres es una lucha legítima por hacer valer un derecho humano. Sin embargo, no solo existen razones éticas. sociales y legales de peso, también existe un argumento económico que vale la pena conocer.

De acuerdo con un estudio publicado por la consultora McKinsey & Company en 2015, 42% de los 90 países analizados presentan niveles de desigualdad de género altos y muy altos. El mayor rezago está relacionado con los bajos niveles de igualdad en el trabajo: por un lado, una alta proporción de mujeres que realizan trabajo no remunerado y, por el otro, una baja proporción de mujeres que alcanza posiciones directivas.

Este mismo estudio cuantifica que si se lograra eliminar la brecha de género por completo, la economía mundial tendría un potencial de crecimiento de 28 billones de dólares. Esto es algo difícil de concretar en un plazo razonable, pero si todos los países alcanzaran el nivel de igualdad de género logrado por el país líder de su región, representaría un crecimiento 13 billones de dólares u 11% en la economía mundial para 2025. Esto ya parece un número alcanzable al que nos podemos comprometer.

México tiene una de las tasas más bajas de participación de mujeres en el mercado laboral. Solo el 47% de las mexicanas en edad de trabajar son parte de la fuerza laboral, en comparación con el 67% promedio de la OCDE y niveles de alrededor de 60% en Chile, Colombia, Perú y Brasil. Un análisis realizado por la OCDE muestra que si nuestro país reduce a la mitad la brecha de género, para 2040 aumentaría el PIB per cápita en 0.2 puntos porcentuales al año.

¿Cómo podemos contribuir a incorporar más mujeres en la actividad económica y con mejores condiciones? Se puede otorgar incentivos financieros dirigidos a las familias de menores ingresos para aumentar las inscripciones de niñas a la escuela, invertir en tecnología para acercar educación, trabajo y servicios financieros a las mujeres e incentivar redes de mentores. Los gobiernos deben diseñar mejores políticas públicas de incapacidad por maternidad y para eliminar la brecha salarial de género.

Los invito a que este mes que celebramos el Día internacional de la mujer no lo dediquemos a cuestionarnos si debemos o no felicitar a las mujeres. Que sea un mes en que gobiernos, empresas, organizaciones sociales e individuos anunciemos acciones, con resultados medibles, para reducir la desigualdad de género y aumentar las oportunidades económicas para todos. Tendríamos entonces algo digno de celebrar y felicitar.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.