EL BLOG
31/07/2018 1:16 PM CDT | Actualizado 31/07/2018 2:34 PM CDT

Las novatadas en las escuelas normales rurales

CreativaImages via Getty Images
Si los normalistas nos enseñan a estar contra las injusticias de arriba, no deben olvidar enseñarnos que hay que estar también contra las injusticias de abajo.

Uno de los temas más quisquillosos de las prácticas de los normalistas rurales sin duda son las semanas de prueba o novatadas que aplican al nuevo ingreso. Una práctica extendida por todas las normales rurales, tanto de hombres como de mujeres. En todos los años y todas las escuelas -desde que las novatadas se aplican- se registran, en menor o mayor grado, excesos, violaciones a los Derechos Humanos, personas lesionadas y hasta muertes, como es el caso ocurrido en Mactumactzá, Chiapas, el pasado 21 de julio de 2018.

No hay una fecha exacta de cuándo empezaron a aplicarse las novatadas, pero sí hay registros de la finalidad que estas tenían, que no era otra cosa que integrar a los normalistas de nuevo ingreso a la vida y lógica organizativa y de lucha de las Escuelas Normales Rurales, en su significado más amplio.

Con el paso de los años dichos objetivos se han distorsionado al grado de marcar al interior de las escuelas dos grandes tendencias entre estudiantes. Por un lado están quienes sostienen los objetivos originarios, los cuales siempre son una minoría; y por el otro, quienes hacen de su aplicación una especie de "revancha" o "desquite" que, a manera de "diversión" y burlas, someten a los recién llegados a prácticas cada vez más extremas. Es decir, si ellos han pasado un proceso difícil en los años anteriores, "inventan" formas nuevas de sometimiento.

Es en los procesos de iniciación donde más se reflejan las contradicciones, desequilibrios y excesos con los internos.

En la lógica de los normalistas y por las características de su ideología y organización, las novatadas son "filtros de selección" que garantizan que quienes se inscriben a estas instituciones serán personas comprometidas con el estudio, el trabajo dentro de las escuelas y con las luchas sociales del pueblo. Repito, en la aplicación de las novatadas hay la presencia de estas dos corrientes de pensamiento, siempre en pugna: una que concientiza y compromete, la otra que castiga, adoctrina y somete.

Existen, por lo tanto, tres grandes filtros.

1. Examen de admisión

Como en toda escuela, existen determinados trámites para solicitar derecho a examen y estudiar ahí. Esto empieza con la expedición de la convocatoria en los meses de marzo-abril. En la primera semana de junio suele hacerse el examen. A diferencia de otras escuelas, en las normales rurales no basta con aprobar el examen de admisión, deben pasarse también otros filtros.

2. Examen o estudio socioeconómico

Para que un chico o chica estudie en una Normal Rural deber ser de procedencia campesina o de escasos recursos económicos que justifiquen la necesidad de una escuela gratuita y con internado.

Debido a que este requisito suele burlarse fácilmente (hay quienes siempre incurren en dar domicilios falsos), las autoridades y los comités estudiantiles mantienen acuerdos para garantizar la veracidad en los datos. Por eso se realiza en conjunto una visita al domicilio y comunidad del aspirante para determinar si la situación económica de la familia justifica su ingreso a una Normal Rural.

3. La semana de prueba

La semana de prueba es el último gran filtro a cargo exclusivo de la organización estudiantil. Se trata en esta etapa de verificar procedencia y convicciones; vocación de servicio y disposición a pertenecer no solo a una escuela donde se cursará una carrera, sino a una organización estudiantil en lucha; a un internado con todo lo que este implica.

Tal vez no venga al caso, pero quien haya visto la película protagonizada por Shailene Woodley, Theo James y Kate Winslet, llamada Divergente, pudo advertir en su forma más nítida, un rito de iniciación que se desarrolla en la facción de Osadía. Otra película que seguramente no les será ajena es V de Vendetta, en la cual también se le aplica una iniciación a Eve. En el caso de Divergente, si fueron observadores con suerte notaron a dos tipos de "dirigentes" a cargo de iniciar a los recién llegados, cuyo estilo de trabajo es casi antagónico.

Es verdad que muchas prácticas de los normalistas deben conservarse, fortalecerse y actualizarse, pero hay otras que es absurdo y complicidad ya defenderlas.

De la misma manera como vemos en Divergente y, tomando en cuenta las dos fuerzas al interior de las normales rurales, es en los procesos de iniciación donde más se reflejan las contradicciones, desequilibrios y excesos con los internos.

Asumo que a muchas fuerzas de izquierda y defensores de los normalistas no les gusta hablar de esto, pero ante los hechos recientes que se han registrado, ha llegado la hora de preguntarse, ¿deben persistir los normalistas rurales en estas prácticas?, ¿acaso no hay otras maneras de integrar a las personas a la lucha estudiantil y a la vida en colectividad? Es verdad que muchas prácticas de los normalistas deben conservarse, fortalecerse y actualizarse, pero hay otras que es absurdo y complicidad ya defenderlas.

Considero que si los normalistas nos enseñan a estar contra las injusticias de arriba, no deben olvidar enseñarnos que hay que estar también contra las injusticias de abajo. Recordemos lo que decía con mucha razón el fundador de Ayotzinapa, el maestro Raúl Isidro Burgos: Quien ve una injusticia y no la combate, la comete.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

VIDEO SUGERIDO