EL BLOG
30/11/2018 1:15 PM CST | Actualizado 30/11/2018 1:15 PM CST

La huella de Maradona con los Dorados de Sinaloa

FOTO: JUAN CARLOS CRUZ /CUARTOSCURO.COM
Diego Armando Maradona, director técnico de los Dorados de Sinaloa. FOTO: JUAN CARLOS CRUZ /CUARTOSCURO.COM

Despreciable, incoherente, inapropiado, demente, obeso, cocainómano. Adjetivos con los que la sociedad suele relacionar a una de las figuras más grandes de toda la historia del balompié. Estamos hablando de Diego Armando Maradona.

Un personaje que a lo largo de toda su carrera ha estado cubierto de grandes polémicas fuera y dentro de la cancha. Desde su famosa "mano de dios" hasta los comportamientos que tuvo desde las gradas de los estadios rusos en la más reciente copa del mundo, hasta tuvo que ser hospitalizado.

Pareciera que, en los últimos años, nuestro amigo el "pelusa" ha generado entre nosotros una imagen de repulsión y el hecho de tener que soportar sus conductas dañinas e inmaduras nos hace cada vez odiarlo más y en ocasiones desearle todos los males.

Pero ante un ídolo de su magnitud, me parece que es injusto ignorar sus cualidades y no mencionarlas de vez en cuando. Porque para sorpresa de muchos, este pibe de 1.66 metros de altura puede llegar a tener más adjetivos positivos que negativos.

Líder, ganador, único, carismático, entusiasta, talentoso, honesto, ídolo, valiente, trabajador son palabras que han basado la formula del gran éxito que ha obtenido el futbolista más grande y talentoso que ha producido Argentina (aunque les queme y arda por dentro a todos los amantes de Lionel Messi), pero francamente no me voy a tomar el tiempo de profundizar en la superioridad del "D10S" ante el "D10S culé".

Dorados de Sinaloa no es un equipo que particularmente juegue bien o que tenga tácticas muy innovadoras y funcionales, pero cada partido se come la cancha.

Nos ha demostrado que, aunque caiga en los baches más profundos y complicados de salir, él es capaz de levantarse y volver escalar hasta llegar a la cima del éxito. Callando las bocas de todos sus opositores de poco en poquito.

Y es que cuando nos enteramos de que Diego vendría a dirigir al futbol mexicano pensábamos que sería un fracaso más en su trayectoria de director técnico, y que solo vendría a recoger un enorme cheque que le tenían preparado. Nunca se nos atravesó la posibilidad de que podría ser un gran éxito y tal vez hacernos olvidar los penosos "osos" de su carrera a través de los Dorados de Sinaloa.

Difícil será que borre de nuestras cabezas todos sus osos, pero el empeño y dedicación que le ha puesto a este equipo de ascenso con apenas dos meses de trabajo es para ponerse de pie y aplaudir.

Antes de su llegada, Dorados se encontraba en los últimos lugares de la tabla general. Sus posibilidades para lograr un puesto dentro de la liguilla de ascenso parecían inexistentes y pese a que en la Copa mx ya habían logrado clasificar a los octavos de final, todavía no lograban poder ganar un partido en la liga de ascenso... hasta que llegó Maradona.

Desde que tomó las riendas ha dirigido 13 partidos con el cuadro del "gran pez", teniendo un historial de 8 victorias, 2 empates y tres derrotas. Logró clasificarlos a la liguilla y el sábado pasado vencieron al superlíder del torneo, Fc Juárez, en las semifinales. Solo a un loco se le hubiera ocurrido pensar que en su campaña debut, Maradona haría esto con los Dorados de Sinaloa y los llevaría a soñar por el campeonato. Pues esta "locura" se encuentra a 180 minutos de que pueda suceder.

Y no es que Maradona sea uno de los mejores directores técnicos del momento o que deberíamos de considerarlo para que dirija a la selección mexicana (de hecho, ha tenido una trayectoria muy decepcionante desde que decidió emprender su puesto como entrenador), pero ha logrado inspirar a todo un vestuario y hacerlos creer que no hay mejor equipo.

No es un equipo que particularmente juegue bien o que tenga tácticas muy innovadoras y funcionales, pero cada partido se come la cancha con grandes rasgos de esfuerzo y mentalidad. Algo que no se le veía antes.

Y no es que sea un título del que pueda presumir si es que lo consigue, pero da gusto saber que Maradona vino con un propósito y con las ganas de lograr algo importante para esta institución que aposto por él. Lástima que el ascenso en México se encuentre temporalmente suspendido porque podríamos estar hablando de una hazaña todavía más grande.

Lo que entonces fueron videos que circulaban sobre Maradona cantando borracho sin camisa, o insultando a unos aficionados al festejar un gol argentino en el Mundial 2018, o siendo atendido por varios médicos por su mala condición, se actualizó con videos de todo el plantel de Dorados festejando su pase a la final, rindiéndole tributo, cantos y agradecimientos al gran Diego.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de 'HuffPost' México.