EL BLOG
13/09/2018 6:00 AM CDT | Actualizado 13/09/2018 6:00 AM CDT

El berrinche de Serena

Naomi Osaka y Serena Williams.
Tim Clayton - Corbis via Getty Images
Naomi Osaka y Serena Williams.

¿Que podemos decir de Serena Williams? Una verdadera triunfadora del deporte de raqueta. Ha ganado 23 Grand Slams individuamente, lo que la convierte en la segunda tenista mas laureada de la historia. Posee una fuerza física que nunca se había visto en una atleta femenina, y que a lo largo de su carrera se ha vuelto el orgullo de la familia Williams, por encima de su hermana Venus.

Sin duda su legado está grabado dentro la historia del "deporte blanco", al igual que en la historia del deporte en general. Pero me pareció ridículo e inaceptable el berrinche que hizo el sábado, al enfrentar en la final del U.S Open a la japonesa Naomi Osaka.

Nos encontrábamos en el segundo set del partido, Serena había caído en el primero por un marcador de 6-2. En ese momento la pizarra se encontraba igualada por un partido para la norteamericana y uno para la joven japonesa. Fue en ese momento cuando su entrenador, Patrick Mouratoglu le proporciono una clara señal de "entrenamiento" lo cual esta PROHIBIDO en el tenis, y el mismo entrenador ya reconoció que si hizo una señal en ese momento de la final.

Por esta acción Serena fue penalizada. Luego rompió su raqueta y esto le costaría ir 15-0 abajo en el siguiente juego, pero lo que verdaderamente desató su furia fue que en el momento en que se cruzó para cambiarse de cancha insulto al juez, y esto le costo que le dieran un juego ganado a la asiática.

Sea exagerada o no la penalización, no se significa que puedas insultar y llamar ladrón al juez.

La joven de las Williams por alguna razón sintió que esto fue una ofensa sexista de parte del juez. Algo que me parece inexplicable, ya que las tres acciones que elaboro están claramente prohibidas en el reglamento del tenis, y esto ella lo sabe muy bien.

No es la primera ve que un juez la penaliza por usar violencia verbal. Puede que en el pasado haya habido peores insultos o agresiones hacia los jueces de tenis, como lo reconocieron tenistas como Andy Rodick y James Blake, que calificaron a la penalización de un tanto "exagerada". Sea exagerada o no la penalización, no se significa que puedas insultar y llamar ladrón al juez.

Serena también dijo que la sanción se debía al racismo, cuando en realidad es un tema de enojo. Y no digo que este mal que Serena se enoje, todo lo contrarió, es parte natural de cualquier competencia deportiva molestarse cuando una decisión o una acción de cualquier tipo va en tu contra.

Pero Serena rompió el reglamento en tres ocasiones y, aunque la sanción fue exagerada, agredió verbalmente al juez y, en todos los deportes del planeta, si tu insultas a la autoridad vas a ser perjudicado y sancionado de alguna manera. ¿Entonces si aplicamos "el criterio Serena" todos los árbitros en el futbol son racistas por sacarles tarjeta amarilla o roja a jugadores afroamericanos después de cometer alguna falta?

Al final la que salió lastimada y se llevo el abucheo de todo el publico, fue la única que no tuvo nada que ver con estos estúpidos berrinches, la contrincante: Naomi Osaka.

Que lastima, Naomi, que un berrinche tan idiota te haya quitado la luz que merecías.

En la ceremonia de premiación al momento de escuchar el nombre de la raquetista asiática todo el publico en el estadio decidió respaldar a Serena y arruinar el momento de esta joven asiática que fue superior en todo el partido, y que puede presumir que hizo añicos a una de las mejores tenistas de la historia. Además de convertirse la primera tenista japonesa en ganar un Grand Slam.

Serena tuvo la decencia y la educación suficiente para detener estos abucheos en contra de la ganadora, que se encontraba avergonzada y no podía parar de llorar de la gran falta de respeto que le causaron los espectadores. En lugar de vivir el regocijo mas grande de toda su carrera, fue una de las noches mas amargas de su trayectoria.

Que lastima, Naomi, que un berrinche tan idiota te haya quitado la luz que merecías. Fuiste la mejor tenista de todo el torneo y la mejor competidora. Eso nadie te lo debería de abuchear.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.