VOCES
11/09/2018 9:24 AM CDT | Actualizado 11/09/2018 10:36 AM CDT

La caricatura de Serena Williams que encendió las críticas

La rabieta de la tenista hizo saltar resentimientos femeninos y de color

Una controvertida caricatura que muestra a Serena Williams haciendo una rabieta en la cancha del US Open deja al descubierto las batallas contra el prejuicio que enfrentan las mujeres negras en el trabajo todos los días, según los activistas.

El caricaturista del diario australiano Herald Sun, Mark Knight, negó que su interpretación de la tenista fuera racista, y explicó que estaba tratando de describir el comportamiento "deficiente" de la atleta cuando perdió los estribos ante el árbitro tras la final del sábado.

Durante la final, Serena afirmó que Carlos Ramos había insinuado que era una trampa y la penalizó injustamente en el partido que finalmente perdió contra Naomi Osaka.

La caricatura muestra a Williams escupiendo un chupón al suelo y pisando su raqueta de tenis, mientras el árbitro pregunta a la campeona del US Open, Osaka: "¿Podrías dejarla ganar?"

Nada más que Knight dibujó a Osaka, de ascendencia japonesa y haitiana, como una mujer blanca con pelo güero. ¿Si ubican que Osaka no es güera?

El presidente ejecutivo de la Asociación Femenina de Tenis, Steve Simon, dijo que no sentía que Ramos fuera igual de tolerante con Williams como lo hubiera sido con un hombre, pero que fue multada con 17 mil dólares por haber violado el código.

Activistas negros dijeron que la imagen se nutría de los estereotipos que enfrentan las mujeres en su lugar de trabajo todos los días.

Tobi Oredein, periodista independiente y fundadora de Black Ballad, una plataforma que trata de contar historias de mujeres negras, dijo a HuffPost UK: "Como mujer negra, me disgustó pero no me sorprendió cuando vi la caricatura. Me disgustó porque me recuerda a las caricaturas racistas del pasado.

"Sin embargo, fue un recordatorio de que cuando una mujer negra, especialmente una mujer negra de piel oscura, muestra emociones, rápidamente se reduce a estereotipos como la 'mujer negra furiosa' o una imagen muy animal, diciendo que no estamos 'vistos o permitidos ser vistos como seres humanos completos, que pueden mostrar una gama de emociones".

En un tuit que ha conseguido más de seis mil likes, la autora estadounidense Charlene Carruthers dijo: "Lo que le sucedió a Serena le sucede a las mujeres negras en el lugar de trabajo todos los días.

"Serena estaba en el trabajo. El tenis es su profesión. Está en una profesión que no la honra ni la respeta del todo como debe ser. Ella está en donde están tantas mujeres negras ".

Pero otros, incluido el editor de Herald Sun, Damon Johnstone, dijeron que la caricatura simplemente resaltaba el mal comportamiento de Williams. El periódico dijo que no se disculparía por imprimirlo, a pesar de la reacción negativa entre la audiencia.

De acuerdo con la investigación de la organización británica TUC, las mujeres negras y de minorías étnicas sufren con frecuencia de estereotipos culturales por parte de los empleadores, lo que les lleva a tener que aceptar trabajos con un nivel de habilidades inferior al que les corresponde.

El año pasado, una investigación realizada por The Guardian y Operation Black Vote encontró un escaso 3.5% de caras no blancas en la parte superior de las más de mil organizaciones del Reino Unido.

Menos de una cuarta parte de esas posiciones de poder BAME (negros, asiáticos y minorías étnicas por sus siglas en inglés) fueron ocupadas por mujeres. Los estudios de Prince's Responsible Business Network muestran que hay más de 20,6 millones de mujeres en la población en edad de trabajar del Reino Unido, de los cuales menos de 2,9 millones (14%) son negros. Williams es una de las pocas jugadoras de tenis negras y es la mujer profesional probada con más frecuencia en el deporte.

La periodista independiente Funmi Olutoye le dijo a HuffPost UK que pensaba que la caricatura mostraba una imagen negativa de la 14 veces campeona de Wimbledon.

"El estándar de belleza de la sociedad recuerda constantemente a las mujeres negras que somos demasiado oscuras, que nuestro pelo no es lo suficientemente lacio, que nuestros labios son demasiado grandes, que nuestros muslos también son demasiado grandes, y que cualquier emoción que sentimos fuera del éxtasis puro es enojo", dijo.

La investigación del TUC demostró que más de un tercio de los trabajadores de BAME en el Reino Unido consideraban que habían sido víctimas de acoso, abuso o trato injusto en el trabajo debido a su raza, y muchas mujeres negras dijeron que podían relacionarse con este trato injusto en sus propias vidas.

La periodista Winnie Ngozi Okocha dijo: "No quiero aplanar la experiencia de cada mujer negra para descubrir que tenemos una historia idéntica.

"Pero todas las mujeres negras que he conocido han bajado la voz o atenuado sus peinados, o han decidido no presentar una queja para evitar ser etiquetados como enojadas o agresivas.

"Incluso fui llamada agresiva a mis espaldas por alguien de una organización con quien trabajé de forma muy cercana en mi empleo anterior".

El martes, Knight habló con No Access Australia y defendió la caricatura diciendo: "No anticipé este tipo de reacción. Ya sabes, de vez en cuando recibes una escueta carta de un lector.

"Ahora tienes a todo el mundo, 80 millones de personas criticando".

"No anticipé eso con esta caricatura que básicamente era solo una caricatura sobre una deportista que tiene un ataque de nervios en la cancha central del US Open".

"La caricatura fue básicamente, vi el US Open, vi a la tenista número uno del mundo escupir en la cancha central y pensé 'bueno, eso es de interés periodístico, voy a dibujar una caricatura sobre eso'", agregó.

"Así que dibujé a Serena haciendo una rabieta. Pero, desafortunadamente, la caricatura fue, creo, distorsionada. Ha caído en la política racial de Estados Unidos y ahora estoy desafortunadamente envuelto en esto".