EL BLOG
30/07/2018 12:00 PM CDT | Actualizado 30/07/2018 1:17 PM CDT

Cuba: los 100 primeros días del presidente Díaz-Canel

YAMIL LAGE/AFP/Getty Images
Miguel Díaz-Canel, presidente cubano, y Raúl Castro, primer secretario del Partido Comunista de Cuba.

El 26 de julio de 2018 será recordado en la historia de Cuba como el hito en la victoria de la vieja guardia inmovilista, encabezada por el octogenario Comandante Ramiro Valdés, la claudicación de Raúl Castro a sus medidas económicas, la eliminación del propósito de avanzar hacia la sociedad comunista en la nueva constitución, el alejamiento de la apertura política, la desesperanza de los cubanos y el incremento de la crisis económica y social. Quizás se olvide que fue la víspera de los 100 días de Miguel Díaz-Canel en la presidencia.

El acto por el 65 aniversario del asalto al santiaguero Cuartel Moncada por Fidel Castro culminó la transición pactada de Raúl Castro a Miguel Díaz-Canel iniciada el 19 de abril, con la aprobación del nuevo Consejo de Ministros y el proyecto de Constitución de la República por la Asamblea Nacional del Poder Popular el 22 de julio.

En el período, la legislación restrictiva del trabajo por cuenta propia con vigencia desde el próximo 9 de diciembre, la Política de Comunicación Social del Estado y el Gobierno de Cuba y los congresos de las organizaciones juveniles y la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) completan el paquete con los directivos a la medida de la élite y principalmente de Díaz-Canel, que supervisó la esfera ideológica en como miembro del Buró Político del PCC y vicepresidente.

Las inversiones extranjeras no han prosperado por las dilaciones y la burocracia cubanas.

El entramado se completará con los correspondientes eventos de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) y la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), cuyos secretarios generales integran el Buró Político y el Consejo de Estado.

El proyecto de Constitución fue explicado por Homero Acosta, secretario del Consejo de Estado e integrante de la comisión de redacción presidida por Raúl Castro, en una sesión de la Asamblea transmitida por los medios nacionales, y se presentará a la población en las reuniones que comenzarán el 13 de agosto, día del cumpleaños de Fidel Castro.

La nueva Constitución reconocerá la propiedad privada y el matrimonio entre dos personas del mismo sexo y proscribirá la concentración de la propiedad sin limitar la riqueza. En el Artículo 3 se proclama que el socialismo es irrevocable y Cuba no volverá jamás al capitalismo, según modificación de 2012, y en el Artículo 5 se mantiene que el Partido Comunista de Cuba es la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado, pero no se ha argumentado el motivo de eliminar el avance hacia el comunismo al cabo de décadas de castrismo en su nombre.

La recuperación económica y la eliminación de la corrupción no podrán lograrse mientras se impida la iniciativa personal y los beneficios para poder vivir del trabajo.

Esta incongruencia provoca recordar cuando Fidel Castro, ante la necesidad de atraer a la población descontenta por las carencias y apagones al inicio del Período Especial, autorizó a los militantes del Partido tener alguna creencia religiosa, si aceptaban el programa y compartían todos los principios políticos y económicos del Partido, en el IV Congreso PCC, 1º 0ctubre 1991. Hasta entonces, las personas sospechosas o que evidenciaran profesar una religión eran severamente castigadas, incluidas las afrocubanas, que en años recientes son estimuladas desde las esferas del poder.

El informe sobre el cumplimiento del Plan Económico del primer semestre del año, punto fundamental de las sesiones de la Asamblea Nacional, en julio se solapó. El crecimiento en 1,1% del Producto Interno Bruto (PIB) informado por el presidente, no se sustentó con desglose de ramas y cifras. Aunque reconoció la persistencia de una tensa situación en las finanzas externas, por afectaciones en los ingresos previstos en la exportación de azúcar y el turismo, las calamidades naturales y el embargo-bloqueo de Estados Unidos.

Por tanto, dijo, es necesario reducir todo gasto no imprescindible para destinar los fondos disponibles a las producciones y servicios generadores de ingresos en divisas, fundamentos para definir el plan de la economía 2019, y el restablecimiento paulatino de la credibilidad financiera de la nación, según la transmisión de la televisión, el 22 de julio.

Las medidas del presidente Trump al gobierno isleño han mermado la llegada de visitantes y el comercio.

En el primer consejo con los nuevos ministros realizado el 24 de julio, se planteó que se procurará no afectar el suministro de electricidad a la población, lo cual es muy difícil mantener por las reducciones de petróleo de Venezuela y la escasa capacidad de pago en otros mercados por Caracas y La Habana.

La timorata reforma económica no avanzó por los obstáculos y engaños que Raúl Castro achacó en discursos a la mentalidad obsoleta, en realidad por la estructura cultivada durante decenios. China y Vietnam se posicionaron bajo el pretexto de compartir con el aliado estratégico las experiencias de sus exitosas reformas económicas, y Rusia para recuperar la influencia. Pero todos están frustrados por el dogal impuesto a los cubanos.

El chavismo no puede mantener la asistencia petrolera y el pago de los servicios, fuente básica de la economía cubana. Las medidas del presidente Trump al gobierno isleño han mermado la llegada de visitantes y el comercio. Las inversiones extranjeras no han prosperado por las dilaciones y la burocracia cubanas y, sobre todo, por la inseguridad legislativa, la carencia de confiabilidad financiera del país, el reducido mercado de una población sin capacidad de compra, la carencia de suministros, la insuficiencia de equipamiento y más.

Miguel Díaz-Canel, ante la imposibilidad de prevalecer como Fidel y Raúl Castro, llamó al Consejo de Ministros a compartir las responsabilidades, mantener una comunicación constante con la población. Sin embargo, la recuperación económica y la eliminación de la corrupción no podrán lograrse mientras se impida la iniciativa personal y los beneficios para poder vivir del trabajo.

La Habana, 29 de julio de 2018

Miriam Leiva

Periodista independiente

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.