EL BLOG
23/04/2018 5:07 AM CDT | Actualizado 23/04/2018 3:08 PM CDT

Primer debate presidencial: hurgando entre los buenos deseos (los ataques) y las políticas públicas

ALFREDO ESTRELLA/AFP/Getty Images
Ningún candidato supo delinear cómo incluiría a los grupos más vulnerables en la democracia, más allá de lugares comunes y buenos deseos.

El primer debate presidencial fue un ejercicio diferente al de otros años que permitió un intercambio de ideas más agresivo entre los candidatos mostrándole al público un poco de lo que está detrás de las promesas de campaña de cada uno.

Dividido en tres temas –seguridad pública y violencia; combate a la corrupción y a la impunidad y; democracia, pluralismo y grupos vulnerables– los 5 candidatos presidenciales contrastaron algunas propuestas mientras usaban su tiempo para atacar frenéticamente al puntero, Andrés Manuel López Obrador (AMLO). En general los cuestionamientos de parte de moderadores fueron adecuados, pero será de pronóstico reservado si este ejercicio hace cambiar las posiciones del electorado más allá de entretener por dos horas a los que lo siguieron con Twitter abierto al lado.

Si habría que decir quién ganó el debate, sin duda tendría que ser Ricardo Anaya quién se mostró muy cómodo y contundente con la mayoría de sus ataques.

Entre un cúmulo de ataques hacia López Obrador, hubo algunas propuestas interesantes que vale la pena resaltar.

Seguridad

  • AMLO no aclaró del todo a qué se refería con la "amnistía" a los delincuentes más allá de hacer notar que no será sinónimo de impunidad. Por otro lado, la idea de generar un gran debate sobre cómo atacar el problema de seguridad (donde hasta invitaría al Papa Francisco) puede ser buena idea pero demerita un tanto el planteamiento que han elaborado sus asesores en términos de construcción de paz.
  • Ricardo Anaya habló de desmantelar grupos del crimen organizado como sucedió en Italia, pero en general su estrategia de seguridad no deja claro cómo lograría hacer una operación como esa en México donde las instituciones están infiltradas por el crimen organizado.
  • José Antonio Meade indicó que para combatir la inseguridad habría que acabar con la impunidad. No obstante, no queda claro que solo por tener un Código Penal Único en las 32 entidades federativas se vaya a cumplir la ley. Adicionalmente, estar a favor de la Ley de Seguridad Interior muestra pocos cambios con respecto a la estrategia fallida actual.
  • Probablemente la que tiene las propuestas de seguridad más estructuradas es Margarita Zavala, aunque estas no son muy distintas a la estrategia seguida por el expresidente Felipe Calderón en su mandato. Habló de duplicar la policía, sacar a la Secretaría de Seguridad Pública de la Secretaría de Gobernación y replicar la estrategia conjunta (3 niveles de gobierno) que tuvo éxito en Ciudad Juárez, en Tijuana y en Monterrey.

AMLO desaprovechó el tema donde es más fuerte para atacar la corrupción en los gobiernos del PRI y del PAN sobre todo cuando Meade lo acusó de juntarse con lo peor (y él no contestar que eso es el PRI.

Corrupción

  • AMLO desaprovechó el tema donde es más fuerte para atacar la corrupción en los gobiernos del PRI y del PAN sobre todo cuando Meade lo acusó de juntarse con lo peor (y él no contestar que eso es el PRI). En general habló de su propuesta básica que simplemente dice que como él es honesto, su gente será honesta, barrerán con la corrupción desde el presidente hacia abajo (poniendo el ejemplo). Nada de construcción de instituciones.
  • Ricardo Anaya se vio muy fuerte en este tema no solo al responder los cuestionamientos sobre la nave industrial con la sentencia del Tribunal Electoral –que indica que el gobierno usó a la PGR para atacar su imagen sin comprobar los hechos– como montándose en la agenda anti-corrupción de las organizaciones de la sociedad civil que han delineado muchas propuestas para atacar el tema como es la Fiscalía Autónoma. Además vapuleó a José Antonio Meade al recordarle al público de la enorme corrupción de los priístas.
  • El área más flaca de José Antonio Meade: tuvo que salir a defender un tanto la corrupción del gobierno actual (pese a que nadie mencionó la Casa Blanca del presidente Enrique Peña Nieto) y trató de contrarrestar la narrativa diciendo que se combatiría el problema al quitarle al presidente el fuero, haciendo el Ministerio Público autónomo, haciendo la declaración 7 de 7 obligatoria y metiendo a la Secretaría de Hacienda y al SAT al Sistema Nacional Anticorrupción. No obstante, al haber dicho que los exgobernadores priistas están en la cárcel gracias a su labor en SHCP al investigar sus propiedades, fue como una campana hueca que no retiñe.
  • Margarita Zavala dijo puros buenos deseos en materia de corrupción, sin delinear los cómos de sus propuestas y sin ser capaz de contestar las críticas a la corrupción del gobierno de su marido.

Democracia y grupos vulnerables

En este tema, ningún candidato supo delinear cómo incluiría a los grupos más vulnerables en la democracia, más allá de lugares comunes y buenos deseos. En general se centraron en el tema de la revocación del mandato como manera de obligarse a cumplir sus propuestas, siendo los más visibles AMLO y Anaya. El primero indicó que se sometería a votación del pueblo cada 2 años para ver si quieren que continúe, y el segundo habló de estar a favor de este mecanismo si queda legislado por el Congreso y no se vuelve un plebiscito a mano alzada como indicó López Obrador.

Conclusión

Este primer debate fue un ejercicio interesante que mostró las flaquezas de algunos candidatos para debatir (AMLO y Zavala), la superioridad de Anaya en esto y que Jaime Rodríguez El Bronco fue incluido en la elección por ser muy capaz de atacar a López Obrador. Siendo un paso positivo en términos de contraste de ideas, habrá que esperar a ver si se preparan mejor los candidatos.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.