VOCES
10/01/2019 8:47 AM CST | Actualizado 10/01/2019 10:01 AM CST

Muchos de nosotros pensamos que Trump es un "hijo de puta" que debería ser destituido

Lo que hizo Rashida Tlaib fue decirlo en voz alta.

La congresista demócrata Rashida Tlaib.
ASSOCIATED PRESS
La congresista demócrata Rashida Tlaib.

La congresista demócrata Rashida Tlaib, quien hizo historia recientemente como una de las dos primeras mujeres musulmanas norteamericanas juradas como miembros del Congreso, ha provocado espasmos en algunas personas al hablar sobre el juicio político al presidente Donald Trump y utilizar una palabra de cuatro letras en el proceso.

"Y cuando tu hijo te mira y dice: 'Mamá, mira, ganaste. Los acosadores no ganan', y yo dije: 'Cariño, no lo hacen, porque vamos a entrar allí y vamos a hacerle juicio político al 'hijo de puta'", dijo a una multitud de simpatizantes el jueves 3 de enero por la noche para celebrar la nueva mayoría demócrata en la Cámara.

Era completamente predecible que los conservadores y los partidarios de Trump estallaran con una falsa indignación al escuchar un lenguaje grosero de una demócrata. Y Trump, el presidente que famosamente habló de agarrar a las mujeres "por el coño", que llamó a Haití y algunas naciones africanas "países de mierda" y que incluso publicamente ha insultado a los "hijos de puta", dijo que Tlaib "deshonró a su familia" con el comentario.

Por ridículo que sea, tampoco era tan impredecible que algunos liberales también se "sintieran ofendidos".

Esto es un regalo para Trump.

Su argumento es que este tipo de ataque alimenta a la base dura de Trump —como si no estuvieran ya cargados con combustible para cohetes, acelerado por cada tuit— y apaga a los votantes activos e independientes, que pueden estar indecisos. Chris Cillizza, de CNN, alertó de manera extraña a los demócratas de ser "demasiado antiTrump", para no asustar a los votantes indecisos.

Pero ambos son argumentos fáciles y francamente ridículos en la era de Trump.

Escuchamos lo mismo cuando Robert De Niro dijo "Jódete Trump" en los premios Tony el año pasado y cuando otras celebridades han usado un "lenguaje fuerte" similar, como Sarah Huckabee Sanders describió el uso de palabras de cuatro letras por parte de Trump. El columnista del New York Times Frank Bruni, como para recuperar la conciencia, advirtió sobre las terribles consecuencias del uso de De Niro y de otros oponentes de Trump de ese lenguaje obsceno en una columna de junio con un titular que no envejeció bien: "Cómo perder las elecciones intermedias y reelegir a Trump".

Como escribí entonces, no puedes ser demasiado antiTrump porque no hay nadie indeciso sobre él. Incluso si a la gente no le gusta el lenguaje de Tlaib, ¿qué votante que se haya opuesto a Trump ahora votará por él porque una demócrata lo calificó con un mal nombre?

Claro, Tlaib ahora es un miembro del Congreso, no una celebridad de Hollywood. Y sí, además de llamarle "hijo de puta", ella también mencionó que los demócratas lo iban a destituir. Los líderes demócratas han tenido cuidado de minimizar a las conversaciones sobre el juicio político, pero al mismo tiempo no lo descartan. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo recientemente que era algo que se debía considerar, pero solo después de que el asesor especial Robert Mueller emita un informe sobre la investigación de Rusia.

Pero no es un secreto que muchos demócratas, y muchos estadounidenses en general, creen que Trump debe y será acusado. El congresista demócrata por California, Brad Sherman, volvió a presentar artículos de juicio político contra Trump en la primera semana de enero, y los observadores legales y expertos políticos —incluidos los conservadores— han especulado sobre la posibilidad de que Trump sea acusado, solo es cuestión de cuándo.

Sherman y algunos otros miembros de la Cámara Demócrata se manifestaron en contra del lenguaje de Tlaib, pero ella no solo afirmó que no se disculpa, sino que también Pelosi restó importancia al comentario de Tlaib como "nada peor que lo que el presidente ha dicho".

"No usaría ese lenguaje, pero no establecería estándares de lenguaje para mis colegas", dijo Pelosi.

Afortunadamente, ella y otros líderes demócratas parecen estar escuchando a su base progresista que, a pesar de los detractores en la clase de los expertos, apoyaba abrumadoramente a Tlaib en las redes sociales.

Si estás más molesto por la palabra "hijo de puta" que por Trump arrojando a los niños a jaulas, vete a la mierda. Eres una basura de persona.

No hay ningún inconveniente y solo algo positivo en la declaración de Tlaib porque, como De Niro y otros antes que ella, Tlaib está animando a los progresistas que sienten su pasión. El propio Trump estableció nuevas reglas sobre lo que denominó "corrección política" en la política. La noción de que esto significa que solo él puede usar lenguaje obsceno mientras que otros pagarán un precio es una tontería. No importa cuán vulgar pueda ser el lenguaje de los oponentes de Trump, las palabras de estos ni siquiera se aproximan a las horrendas acciones de él.

Este es un hombre que ha puesto a los niños en jaulas, ha cerrado al gobierno por sus demandas de un muro fronterizo, ha hecho retroceder las protecciones para el medioambiente y está intimando con los dictadores y adversarios de este país, con quienes pudo haberse puesto de acuerdo para ganar la presidencia

Llamarlo "hijo de puta" es nada.

Michelangelo Signorile es editor especial en 'HuffPost' Estados Unidos. Síguelo en Twitter: @MSignorile.

Este texto fue publicado originalmente en 'HuffPost' Estados Unidos y ha sido traducido y editado.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de 'HuffPost' México.

VIDEO SUGERIDO