EL BLOG
16/04/2018 8:07 AM CDT | Actualizado 16/04/2018 11:01 AM CDT

Los 5 mandamientos del 'tupper' saludable

Getty Images/iStockphoto
Getty Images/iStockphoto

¿Sabías que llevarte el tupper adecuado al trabajo podría incrementar tu rendimiento y motivación?

¿Sabías que lo que comes puedes afectar a tu nivel de estrés, tanto para aumentarlo como para reducirlo?

Todos estamos siempre de allá para acá. Trabajando duro, atendiendo tantas obligaciones sociales y, al mismo tiempo, esperando encontrar tiempo para relajarnos. Y además de eso, también queremos estar en forma y saludables.

Estar sano y en forma no es una moda, si no un estilo de vida.

He tenido la suerte de haber trabajado muchos años en restauración y de haber podido preparar mis propias comidas sabiendo exactamente qué comía.

Muchos de ustedes por el contrario, cuando tienen que comer en su puesto de trabajo suelen acudir a una de estas opciones:

- Ir al bar de al lado y pedir el menú del día o comer a la carta. Lo cual además del gran desembolso económico que supone, dependiendo del sitio al que vayan, me temo que la calidad de la comida probablemente no sea muy saludable. En sitios donde los menús son muy baratos se suele deber a que los ingredientes no son de muy buena calidad, aceites vegetales refinados, mucha fritura y salsas para dar sabor, en lugar de usar ingredientes frescos y hechos al momento.

- Comer un bocadillo, lo cual hacerlo alguna vez no está mal, el problema es cuando todos los días comes a base de bocadillos... Y si encima lo haces delante de la computadora o mientras estás haciendo tu trabajo pues seguramente que te lo engulles sin apenas enterarte.

¿No te ha pasado que comes delante de la computadora, vas a dar una mordida y te das cuenta con que ya te terminaste la comida? Y es que comer con el celular delante, la computadora o cualquier otra distracción no es nada recomendable, la misma comida no te alimenta de la misma forma y para nada te satisface igual.

Getty Images

Comer del tupper es la mejor opción sin duda. Ya sé, existen muchas excusas en nuestra cabeza que hace descartar esta opción, pero piensa en el dinero que te ahorrarías y el bien que le harías tu cuerpo. Y es que no hay nada como una buen tupper cargado de deliciosas y nutritivas comidas que nos recarguen las pilas y nos den ese empujón para hacer nuestro trabajo más contentos y felices.

Aprender a cocinar sin recetas es el secreto para construir un hábito saludable duradero

De todos los que acuden a mí, me alegra saber que muchos son de los del tupper. Que dedica unos minutos el día anterior o la misma mañana a prepararse algo para comer. Y es que cocinar en casa y apostar por llevarte tu propia comida saludable es la mejor forma de combatir la aparición de enfermedades y mejorar tu propia productividad, mejorando tus digestiones y reduciendo el estrés laboral.

De este grupo de previsores, son muchos los que me peguntan por alternativas a la típica ensalada de pasta, al filete rebozado o me piden consejos porque no quieren perder mucho tiempo preparando comidas apetitosas, que sobrevivan el transporte y se conserven bien.

Y es que, ¡no hay nada como estar preparado y planificado para conseguir estar en forma y mantenernos con energía y saludables!

He aquí 5 consejos con las que conseguirán llevar una comida saludable al trabajo.

1. La planificación es clave

Lo mejor que puedes hacer es planificar tus comidas con anticipación. Prepáralo la noche anterior para que esté listo cuando salgas por la puerta y no tengas que luchar por la mañana con los sartenes y los cuchillos. Esto además te permitirá comer más variado, pues al tener la planificación no caes en la tentación de prepararte siempre lo mismo.

2. Ten siempre snacks saludables a mano

Estos te ayudarán a mantener estable el nivel de azúcar en la sangre, y evitarás esos cambios de humor o esos golpes de estrés que pueden darte por tener el estómago vacío. Opta por proteínas, que te ayudarán a mantenerte lleno. Algunas opciones pueden ser hummus y verduras cortadas en trozos, queso en tiras, crema de cacahuate (sin azúcares) y una pieza de fruta.

3. Cocina cereales y legumbres a lo grande

Cuando por la noche vayas a cocer arroz, quinoa, lentejas o garbanzos, siempre haz una o dos porciones de más. Estos cereales y legumbres son super versátiles, un día te puedes preparar unas lentejas estofadas y otro día puedes convertir esas lentejas en una hamburguesa vegetariana. El arroz te puede servir de acompañante a un pollo al curry y otro día te puedes preparar un salteado de arroz con gambas y verduras.

4. Asegúrate de incluir todos los macronutrientes

Es decir, que tu tupper contenga proteína, carbohidratos complejos, grasas saludables y verdura, ¡mucha verdura! La proteína es esencial para mantenernos satisfechos por más tiempo y para una correcta actividad cognitiva; los hidratos que usemos mejor que sean integrales para que la fibra nos garantice un buen funcionamiento digestivo. Es común ver los tuppers de las oficinas cargados de arroz o pasta blanca, un poquito de pollo y quizás alguna verdura, cuando esto pasa no estamos aportando a nuestro cuerpo con los nutrientes necesarios, nos sentiremos más hinchados y volveremos a tener hambre en seguida.

5. El material también es importante

Ya que estamos cuidando lo que ponemos en el tupper, no puedes perder de vista el material con el que el propio tupper está hecho. La mayoría de los de plástico contienen BPA, sustancia química cancerígena, por eso es mejor optar por tuppers de cristal e incluso podemos encontrar en tiendas especializadas envoltorios de bocadillo reutilizables y ecológicos.

María Llamas impartió hoy en España un taller de Tuppers Ricos y Saludables en el que los participantes aprendieron a elaborar tuppers sencillos, deliciosos y nutritivos en menos de 20 minutos.

Este texto fue publicado originalmente en HuffPost España y ha sido editado.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.