EL BLOG
07/08/2018 9:00 AM CDT | Actualizado 07/08/2018 10:22 AM CDT

Piden respeto y no respetan... ¿qué tanto discrimina la comunidad LGB+ en México?

Getty Images/iStockphoto
Será interesante ver qué más podemos aprender de los datos sobre nuestros prejuicios y actitudes discriminatorias.

En 2017 el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en conjunto con otras instituciones académicas y protectoras de los Derechos Humanos, levantó la Encuesta Nacional sobre Discriminación (Enadis). Esta encuesta permite conocer no solo la discriminación que sufre la población mexicana en general y por grupos específicos, sino también conocer algunas actitudes discriminatorias o prejuicios que persisten en la sociedad.

El INEGI pone a disposición los datos de las respuestas de la encuesta, lo que permite a cualquiera echarse un clavado y hacer investigación sobre el tema. Seguramente los medios harán eco de los resultados presentados sobre la discriminación que sufre la comunidad LGB+, ¿pero qué tan discriminadora o prejuiciosa es la propia comunidad?

Anécdotas sobre actitudes discriminatorias al interior de la comunidad LGB+ no faltan, en particular entre hombres. Es común ver en las apps o sitios de citas a hombres homosexuales que rechazan de entrada a otros porque son gordos, afeminados o de tez morena. ¿Podemos decir que esto es representativo?

Primero, veamos de manera muy rápida cómo se compone la comunidad LGB+ en México, y luego cómo se compara la actitud discriminatoria respecto al resto de la población.

La población LGB+

De las personas de 18 o más años el 3.2% se identificó como parte de la población LGB+; esto representa a 2.67 millones de mexicanos. De estos, 12.6% son hombres homosexuales, 14.5% son mujeres homosexuales, 15.7% son hombres bisexuales, 17.4% son mujeres bisexuales y el resto se identifica de otra manera, pero no hay información suficiente para conocer cómo.

Marco Gómez

Como era de esperarse, mientras más joven se es, más probable es que una persona se identifique como parte de la comunidad LGB+.

Marco Gómez

Si analizamos el color de piel por el que se autoclasifican los encuestados resalta que quienes se identifican como homosexuales se clasifican en una tez más clara; mientras que los bisexuales se clasifican más hacia un color de piel moreno. También resulta interesante que las mujeres en todos los casos tienen a clasificarse con un color de piel más claro.

Marco Gómez

¿Y la discriminación?

Me pareció interesante analizar las respuestas a cuatro preguntas de opinión. Primero, si se estaría de acuerdo en rentar un cuarto de su casa a personas de ciertos grupos vulnerables. Segundo, si se permitiría a los hijos casarse con personas de esos grupos. Tercero, si se justifican ciertas actitudes consideradas machistas o "retrógradas". Finalmente, si se está de acuerdo con algunas afirmaciones que reflejan machismo y prejuicios, en particular hacia la diversidad sexual.

En general, se puede decir que, como se esperaría, tanto homosexuales como bisexuales tienen actitudes más progresistas, egalitarias y abiertas a la diversidad sexual. Sin embargo, resaltan algunas situaciones en las que los hombres bisexuales son tan discriminadores o prejuiciosos como los heterosexuales.

También se observa que, en la mayoría de los casos, las mujeres son más abiertas y progresistas que los hombres independientemente de su orientación sexual.

A continuación algunas gráficas con los resultados.

Marco Gómez
Marco Gómez
Marco Gómez
Marco Gómez

Algunas observaciones finales. En primer lugar, aunque es posible decir algunas cosas sobre la comunidad LGB+, hay que tener cuidado al querer hacer inferencia con estos. Dado que el tamaño de la población LGB+ es pequeño, se necesitan encuestas de un gran tamaño de muestra para capturar una buena proporción que reduzcan sesgos. Aunque la encuesta se levantó en poco más de 39 mil viviendas, seguramente contiene sesgos.

Además, otro sesgo puede provenir del hecho que algunas personas no hayan revelado su orientación sexual real al encuestador por falta de confianza en él o porque no lo han hecho en su entorno familiar o social.

Finalmente, al observar las respuestas de la orientación sexual definida como "otra", tengo la sospecha de que contiene sesgos importantes y debe tratarse con cuidado. Personalmente, creo que se trata de personas heterosexuales que no supieron responder a la pregunta y prefirieron optar por la opción de "otra"... aunque es solo una suposición y no tengo manera de probarlo.

Los datos de la encuesta ahí están, son públicos, y será interesante ver qué más se puede encontrar. En este caso me enfoqué en cuestiones de orientación sexual, pero hay más sobre discriminación por apariencia, por color de piel, por cuestiones raciales, e incluso desagregadas por género, edad y religión. Será interesante ver qué más podemos aprender de los datos sobre nuestros prejuicios y actitudes discriminatorias.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

VIDEO SUGERIDO