EL BLOG
25/01/2018 7:00 AM CST | Actualizado 25/01/2018 10:16 AM CST

No sea ingenuo: la democracia NO existe

Getty Images/iStockphoto

La democracia es una aspiración, una meta, un ideal. Pero, contrario a lo que nos han hecho creer, la democracia como sistema de gobierno simple y sencillamente no existe. Y esto se debe a que desde el origen de la civilización, el ejercicio del poder político ha sido siempre oligárquico.

El término oligarquía se define como una "forma de gobierno en la cual el poder político es ejercido por un grupo minoritario". Una situación que, de hecho, viene ocurriendo desde la creación del Estado, cuyo antecedente más lejano se remonta a la construcción de las primeras ciudades sumerias que poblaron Mesopotamia alrededor del año 3000 a.C.

Desde entonces, el ejercicio del poder político dentro de la civilización ha estado marcado por la imposición de un pequeño grupo lo suficientemente fuerte para imponerse frente a otros grupos. Como bien advirtió Max Weber, una minoría organizada siempre termina imponiéndose a una mayoría desorganizada. Y es precisamente a partir de esta imposición de un pequeño grupo bien organizado por encima las masas desorganizadas lo que explica el surgimiento de las élites, que no es otra cosa que "la clase política" a la que aludía el politólogo Gaetano Mosca, lo mismo que Gramsci denominó como "bloque hegemónico".

El real ejercicio del poder está siempre orientado a intereses de grupos, más que a dilemas morales sobre el bien y el mal.

De ahí que algunos juristas adviertan que, más que un acuerdo fruto del consenso, toda Constitución expresa la correlación de fuerzas entre los diversos grupos que conforman una sociedad. Una ecuación donde unos ganan y otros pierden. Por ello el Estado, y todo conjunto de leyes que estructuran el marco normativo que fundamenta la existencia y funcionalidad del mismo, son siempre una manifestación de poder, que busca posicionar los intereses de un grupo por encima de otros.

Un asunto que conoce bien todo buen analista político, quien al más puro estilo de Maquiavelo, sabe que el real ejercicio del poder está siempre orientado a intereses de grupos, más que a dilemas morales sobre el bien y el mal. Intereses particulares que sin embargo, requieren tener cierta resonancia entre las masas con el fin de construir legitimidad.

Aunque el papel de las mayorías será siempre un factor que incide y puede inclinar la balanza en la disputa que libran los distintos grupos políticos, no existe un solo ejemplo a lo largo de la historia de la civilización en que las masas hayan podido gobernarse sin mediación de estas élites, más allá de algunos breves y efímeros episodios de adorable anarquía.

El ejercicio del poder político es siempre oligárquico, pues ningún sistema de gobierno, sin importar que se trate de monarquía, totalitarismo o democracias liberales, ha podido sostenerse en pie sin la existencia de una "élite de poder", como diría el sociólogo estadounidense Charles Wright Mills. De ahí que toda revolución no sea otra cosa que un reacomodo de élites: quitar a unos para poner a otros.

Pero la historia también nos ha enseñado que, aunque el poder político sea siempre sectario, existen oligarquías más abusivas o más tolerantes que otras. Estas oligarquías más abiertas a la deliberación de los distintos sectores sociales es lo que nuestra cultura occidental ha denominado como "democracia".

La crisis de la democracia es al mismo tiempo una crisis de las élites en el poder.

La democracia moderna surge como un medio de resistencia y de lucha contra los abusos de una monarquía cuyo fundamento de legitimidad estaba basado en un supuesto vínculo divino entre Dios y el monarca. A partir de entonces, la idea de la democracia como forma de gobierno se ha propagado de generación en generación a lo largo de los últimos dos siglos y medio, facilitando que un puñado de oligarcas se ostenten como los legítimos representantes del pueblo. Cualquier paralelismo con los monarcas que antiguamente se ostentaban como los legítimos representantes de Dios en la Tierra no es mera casualidad.

La democracia no deja de pertenecer al terreno mítico. El mito de la democracia es el mito de nuestro tiempo. Una construcción ideal que encuentra muchos problemas para encajar en un mundo donde la continua disputa de unos contra otros es la regla no escrita de la política.

Por eso la crisis de la democracia es al mismo tiempo una crisis de las élites en el poder, una crisis que surge a partir de las contradicciones cada vez más evidentes del discurso democrático, incapaz de cumplir con las promesas de igualdad, libertad y fraternidad que sirvieron de sustento ideológico al surgimiento formal del Estado-nación tras la Revolución Francesa. Contradicciones que en buena medida explican el desencanto democrático que pareciera prevalecer en varios rincones del planeta.

¿O acaso alguien podría argumentar que existe un país ajeno a los intereses de los bancos, los fondos de inversión, las empresas trasnacionales o las élites financieras, que son en realidad los dueños del dinero del mundo? ¿Alguien en verdad podrá argumentar hoy que existe un país donde la gente es realmente la que manda sin que exista la mediación de una élite?

La democracia es una utopía, un referente, un anhelo, un ideal que en el mejor de los casos habrá de servir como guía para la construcción de un sistema político más equitativo. Pero la democracia, lamentablemente, no es, ni ha sido nunca, un proyecto realizable en la práctica.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.