EL BLOG
14/03/2018 7:00 AM CST | Actualizado 14/03/2018 8:17 AM CST

Por qué considero importante el traslado de la osa Yupik

Elías González, AnimaNaturalis
Elías González, AnimaNaturalis
La osa Yupik.

El 23 de febrero, a días de finalizar un esfuerzo masivo de varios años, el Parque Zoológico Benito Juárez (Zoológico de Morelia) y el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, incumplieron abruptamente el acuerdo legal con Zoocheck y Yorkshire Wildlife Park para reubicar a Yupik, la solitaria osa polar, al Reino Unido.

Yupik fue traída en 1992 desde Anchorage, Alaska, cuando tenía tres meses de nacida, hoy tiene 25 años de edad y desde entonces solo se le había realizado un examen médico en septiembre de 2012. Yupik fue enviada al Zoológico de Morelia como préstamo permanente en virtud de una carta de autorización de los Estados Unidos. La autorización dependía de que el Zoológico de Morelia cumpliera con determinadas condiciones, incluida la provisión de cuidados que cumplen o superan los estándares de ese país para el mantenimiento e instalaciones para osos polares.

Desde enero de 2017 AnimaNaturalis ha estado involucrada en vigilar junto con la organización Zoocheck las condiciones de vida de la osa polar. La propuesta de esta organización era que, en caso de que los resultados del chequeo médico fueran favorables, reiteraban su ofrecimiento de trasladar a Yupik a un santuario en el Reino Unido, en donde podría estar en mejores condiciones y atenciones. El acuerdo fue ir paso a paso e iniciar con el proceso.

La tendencia mundial es reconvertir los zoológicos en santuarios certificados que alberguen animales rescatados, no comprados, reproducidos forzadamente o intercambiados como símbolo de relaciones diplomáticas.

En 2017, Zoocheck trajo a un equipo de veterinarias especialistas en osos, mundialmente reconocidas, quienes junto con médicos veterinarios mexicanos realizaron un examen médico completo a Yupik. Con ello, descubrieron que la habían dejado sin atención durante años con piezas dentales fracturadas y nervios expuestos, algo que le causó bastante dolor, y es resultado de conductas estereotipadas de morder barrotes. El equipo de veterinarias expertas realizó la cirugía para tratar los problemas dentales de Yupik, liberándola del dolor causado por sus dientes fracturados.

Algo sobresaliente es el deterioro de salud que tuvo Yupik estando en un zoológico que afirmaba quererla, cuidarla y darle las mejores condiciones de vida. El Zoológico de Morelia ha incumplido con estos estándares básicos. De no ser por la intervención médica de Zoocheck, Yupik seguiría sufriendo hasta el día de hoy ya que, por el historial de sufrimiento y abandono de la osa, parece que el Zoológico de Morelia no tiene ninguna intención de atenderla y procurarle lo mejor bajo su cuidado. Los informes de Zoocheck revelan que, si bien sus problemas de salud son resultado de su actual entorno y manejo, Yupik en general está saludable y apta para su traslado en un recinto natural donde el clima le permita mejorar su condición física y psicológica.

El Zoológico de Morelia y el gobernador sabotean el futuro de Yupik

Todas las gestiones de logística y costos ya habían sido cubiertas con antelación por Zoocheck, de manera que la parte correspondiente al zoológico y al Gobernador de Morelia era firmar la reubicación de Yupik, estando a días de realizarse, como ya lo habían acordado. Sin embargo, sorpresivamente cambiaron de parecer y faltaron a su palabra incumpliendo el acuerdo al refutar que "no hay razón para trasladar a la osa", lo cual incurre en desaprovechar la oportunidad para mejorar la vida de Yupik.

Si bien se habían considerado todos los procedimientos con la SEMARNAT, misma que se comprometió a cumplir con los requisitos para el traslado de la osa, posteriormente indicó que la decisión de proseguir o no con el traslado era exclusivamente del zoológico.

Ante las declaraciones de la Asociación de Zoológicos, Criaderos y Acuarios de México AZCARM respecto al riesgo que implicaría la convivencia con otros osos, ya que ella ha estado sola la mayor parte de su vida -lo cual no deja de ser antinatural- los parques como Yorkshire Wildlife tienen programas de socialización y adaptación donde el animal recién llegado vive en una instalación separada al resto y poco a poco se va regulando la interacción con otros miembros de su especie.

Yupik tiene una calidad de vida verdaderamente pobre.

Respecto al poco o mucho rigor científico del proyecto al que sería sometida, diría que el objetivo de este traslado no es someter a la osa a más estrés ni a más estudios de los que supuestamente se han hecho con ella en nuestro país, sino de darle una segunda oportunidad de vivir en un clima más similar al suyo, de concederle la opción de convivir con sus congéneres y de ser atendida por especialistas de primer nivel. Cosa que hasta ahora no ha sucedido en el zoológico de Morelia, como indican los reportes de salud de Zoocheck.

Yupik tiene una calidad de vida verdaderamente pobre. Ha estado en ese lugar toda su vida, confinada en un recinto muy inadecuado, anticuado y encerrado en una diminuta área fuera del exhibidor durante varias horas cada día. Esto pone de manifiesto el hecho de que los zoológicos no son símiles del hábitat de los animales, así como tampoco del entorno social que ellos necesitan.

Tampoco cumplen con una supuesta función de reubicación de especies o de conservación, pues los ejemplares que exhiben son una pobre copia de lo que es un individuo en estado natural. El Gobierno de Morelia considera a la osa una atracción para la población y por eso se rehúsa a dejarla ir. Yupik no pertenece a un zoológico, estado o nación como para justificar el negarle el derecho a una vida digna y en buenas condiciones.

La tendencia mundial es reconvertir los zoológicos en santuarios certificados que alberguen animales rescatados, no comprados, reproducidos forzadamente o intercambiados como símbolo de relaciones diplomáticas, y dejar atrás esta idea decimonónica de apresar animales para nuestra egoísta contemplación.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.