EL BLOG
18/04/2018 11:00 PM CDT | Actualizado 19/04/2018 1:14 PM CDT

¿Gustas un plato de clembuterol?

Getty Images/iStockphoto
Buena parte de la carne de res que se consume en México está contaminada con clembuterol, algo que no desconoce la Secretaría de Salud.

El pasado 5 de marzo fue noticia que Saúl "El Canelo" Álvarez, dio positivo por clembuterol cuando se sometió al programa de pruebas voluntarias antes de su próxima pelea, la cual se canceló debido a estos resultados. Varios deportistas mexicanos han reprobado el antidopaje. Tan es así que en marzo de 2014, el Comité Nacional Antidopaje reconoció que "México tiene un serio problema de salud pública por contaminación de alimentos, específicamente en la carne de res por clembuterol", según el reporte especial de la revista Proceso de abril de 2018, dedicado a este tema.

El uso de este fármaco anabolizante para la engorda de ganado comenzó a popularizarse entre productores a mediados de los años noventa, sustentando que el clembuterol mezclado en el alimento de los animales, permitiría lograr más kilos de carne magra en menos tiempo y a un menor costo de producción.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) prohíbe a los países utilizarla para este fin, ya que puede ser particularmente dañina para quienes padecen problemas cardíacos. En México, esta sustancia está prohibida desde el 2002, precisamente por los daños que causa a la salud humana y animal. A pesar de esto, en muchas regiones del país sigue siendo utilizada, de modo que una buena parte de la carne de res que se consume en México está contaminada con clembuterol, algo que no desconoce la Secretaría de Salud.

we animals archive

La Agencia Mundial Antidopaje encargó a las autoridades correspondientes realizar una investigación acerca del clembuterol, en la cual trabajaron en conjunto la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) durante 2014 y 2016. Sin embargo, han mantenido en reserva los resultados. Cabe destacar la labor de indagación que realizaron Proceso y Quinto Elemento Lab para exhibir la práctica impune de engordar el ganado con el anabólico y revelar con qué facilidad en México se consume involuntariamente esta carne contaminada.

Ante este secreto a voces, la Cofepris debe informar abiertamente a la ciudadanía lo que está comprando, sin embargo declara "clasificada y reservada" toda información relacionada con los establecimientos que venden esta carne contaminada, protegiendo así los intereses de productores.

La omisión de las autoridades

El uso del clembuterol para engorda de ganado es un delito federal. La ley impone multas y penas de cárcel a quien venda, transporte, emplee par engorda y comercie con ganado y productos que contengan esta sustancia. Aunque su uso es muy común, las denuncias en contra por parte de la Cofepris son escasas, solo hay algunos señalados como culpables que pueden salir en libertad bajo fianza, mas no hay casos de sentencias por traficar o vender clembuterol.

De acuerdo con el director en jefe de Senasica (Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria), Enrique Sánchez Cruz, 40% de la carne consumida en México proviene de propiedades particulares, o en otros casos de los rastros municipales. El otro 60% de centros TIF. Un dato interesante es que en el país existen 2016 rastros en funcionamiento, de los cuales solo 122 tienen esta certificación.

En México se venden estos dos tipos de carne de bovino. El primero, la que certifica TIF, cuyo mercado son principalmente las tiendas de autoservicio o que se exportan. Si bien estos centros verificados ejercen un control sanitario, tampoco han estado del todo libres de esta sustancia. El segundo tipo de carne es el de animales de rastros municipales o casas de matanza donde no hay control sanitario, y comúnmente se expende en carnicerías, mercados municipales y sobre ruedas. Es decir, la mayoría de la carne de fácil acceso en México es de este tipo, además de que para los productores representa un 10% más de ganancia por cada res.

El papel de los consumidores

Ante este tema, los consumidores podemos reconocer el daño cada vez más evidente que la industria cárnica genera a los animales y a nuestra salud.

Son muchos los estudios, además de los que arroja esta investigación, que demuestran lo nocivo del consumo de carnes animales y la opción que ante esto presenta una dieta basada en alimentos de origen vegetal, la cual previene enfermedades como hipertensión, cáncer, obesidad, diabetes y enfermedades cardíacas.

Este "secreto" ya no tan bien guardado de la industria, nos invita a cuestionar el mito de lo necesario que puede ser comer carne, y a ser más responsables en nuestras elecciones alimentarias.

Si apoyas mi trabajo por los derechos animales, te invito a que estemos en contacto a través de mi página https://www.facebook.com/LeonoraEsquivel donde publico lo relacionado con este tema.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.