EL BLOG
10/07/2018 11:50 AM CDT | Actualizado 10/07/2018 12:26 PM CDT

Y los chayotes que repartirá Morena son para...

AMLO dijo que gastaría poquito en publicidad oficial, pero no dijo qué tanto es tantito.

Andrés Manuel López Obrador.
Carlos Tischler via Getty Images
Andrés Manuel López Obrador.

Y entonces los medios chayoteros del PRI y del PAN se volvieron chayoteros de Morena. Como mexicanos no vamos a dejar que nos suceda esto, ¿o sí?

Abre los ojos, o ¿cómo decía esa campaña de Morena? Ya no recuerdo los slogans... solo "canallín".

La libertad de expresión y el acceso a la información en nuestro país aun no están garantizados. Y no hablo de las muertes a periodistas provocadas por el control del narco (ese es otro tema, y grave). Hablo de los millones de dólares que el gobierno ejerce en publicidad, y que al no estar regulado se convirtieron, hace muchos años, en un arma de control de información, porque al que paga no se le pega. Para diciembre de 2017, EPN había gastado más de 2 mil millones de dólares en medios (FUNDAR). Esto era más del doble de su prespuesto y que además, nos queda claro, que de nada le sirvió. O quizás en algo... igual el pueblo lo hubiera guillotinado.

Henry Romero / Reuters
Enrique Peña Nieto sobrepasó el presupuesto asignado para publicidad gubernamental. ¿De qué le sirvió?

Desde el 1 de diciembre de este año, ¿qué medios van a cuestionar a López Obrador y a su administración? ¿Los mismos que no cuestionaron al PRI ni al PAN en su momento? ¿Quién va a ser el sano contrapeso y crítico acérrimo que ayude a tener un balance de lo hecho desde el poder? ¿Veremos casos como el de Aristegui y Sota/Calderón o Aristegui y la Casa Blanca? ¿El nuevo gobierno tendrá de igual manera "medios favoritos" en los cuales anunciarse? ¿Serán los mismos o serán otros? ¿Qué hará decidir al gobierno morenista sobre dónde poner su dinero? AMLO ha dicho que será austero y que gastará "poquito". ¿Entonces habrá cachetadas? El pastel es más grande y si hay austeridad veremos contracción. Aunque yo no estoy segura de ese "poquito". ¿Cómo comunicar entonces todos los cambios, los porqués de los cambios, los cómos? ¿Cómo frente a tantos problemas sabiendo que es imposible cumplir con todo lo prometido? ¿Cómo comunicar los logros también?

Seamos claros. Los grandes medios no querrán dejar de recibir dinero. El gobierno es su cliente más importante, y si es del PRI o de Morena, creo, les es lo de menos. Lo que buscarán o ya buscaron hacer es negociar con los nuevos clientes. Mientras, los medios que no reciben o reciben muy poco, buscarán también negociar. ¿Qué pedirá Morena a los medios a cambio de su inversión publicitaria? ¿Qué estarán dispuestos a dar los medios?

La ética es la respuesta. El periodismo tiene como primer objetivo informar y analizar los hechos de interés público. El periodismo debe ser independiente para ayudar al desarrollo de la democracia, el periodismo libre empodera a las sociedades. El hartazgo de la corrupción desde donde se votó el pasado 1 de julio también es la respuesta. La urgencia que los mexicanos tenemos por el cambio es la respuesta. El riesgo de querer cambiar y no saber cómo es el que corremos ahora.

¿O será que el nuevo gobierno repartirá equitativamente su dinero a los medios de comunicación sin importar qué publiquen? ¿O será que periodistas, editores o dueños de los medios dirán "no acepto más chayotes"?

La ley que podría otorgar a México las limitantes para que el gobierno no siga esta práctica chayotera no existe. Lo que existe es este intento o, más bien dicho, farsa democrática de Ley de Comunicación Social (o Ley Chayote) aprobada por el Senado en abril pasado, aunque puesta en pausa por la SCJN, tras recibir a trámite tres acciones de inconstitucionalidad que buscan invalidarla. Es a lo más que llegamos hasta hoy.

LA #LEYCHAYOTE EN BREVE. En noviembre de 2017, después de una demanda de amparo ingresada por la organización Artículo 19, la SCJN ordenó al Congreso de la Unión emitir una ley para transparentar y regular la publicidad oficial. Diputados y Senadores se pusieron a trabajar y, en abril pasado, emitieron la Ley de Comunicación Social, a la que la oposición y organizaciones civiles apodaron "Ley Chayote", por considerar que legaliza la corrupción mediática. A pesar de las pronunciaciones en contra, EPN firmó el decreto. Y finalmente en junio, la SCJN admitió a trámite tres acciones de inconstitucionalidad (ingresadas por la CNDH, un grupo de senadores y el Partido Movimiento Ciudadano) que buscan invalidar la llamada #LeyChayote. Por los tiempos, será el próximo sexenio cuando se defina lo que sucederá con dicha ley.

En democracias más avanzadas, medios y periodistas tienen sus fuentes y sus relaciones con el poder. Esas fuentes dan información con base en sus intereses. Esas fuentes son gobierno, sí, y son empresarios, también. En los 90 James Curran, profesor de la Universidad de Londres (Media and Power), aseguraba que los medios nunca han sido completamente libres. En los últimos años, los norteamericanos escriben sobre las nuevas formas de propaganda y los gastos en publicidad oficial. Pero como en muchas otras cosas, en México se sobrepasan los límites, se vive en el cinismo y se está lejos de ser una sociedad sana y presionada por el deber ser.

Twitter
El papel de la sociedad civil en el gobierno de AMLO.

Son otros tiempos que cuando ganó Fox. Quiero pensar que esta oportunidad no la queremos dejar pasar como entonces. Son otros tiempos y la sociedad y el periodismo deberíamos de responder hacia una madurez. Son otros tiempos y hoy existe una sociedad civil fortalecida. Son otros tiempos y vemos proyectos de periodismo independiente financiado desde México y desde el extranjero. Son otros tiempos y las audiencias deberían de ser más proactivas y responsables, y buscar castigar a todas las partes involucradas.

Todos hagamos que estos sean otros tiempos en verdad.