EL BLOG
02/01/2018 3:23 PM CST | Actualizado 03/01/2018 2:12 PM CST

5 reflexiones sobre el dineral que gasta el gobierno en publicidad

La nota del New York Times asegura con ejemplos que el gobierno controla los medios

AFP/Getty Images
Enrique Peña Nieto y el CEO de El Universal, Juan Francisco Ealy Ortiz. Octubre 14, 2016. / AFP / Alfredo ESTRELLA (Foto ALFREDO ESTRELLA/AFP/Getty Images)

¿Te parecen muchos 9 mil millones de pesos? ¿Te indigna la nota publicada por The New York Timesel pasado 24 de diciembre, en la que se dice que el gobierno controla los medios de comunicación mexicanos? ¿Odias un tanto más a EPN porque es el presidente que más ha gastado dinero en #PublicidadOficial? ¿Te quejaste en Twitter porque cómo es posible que nuestros políticos sean así de ratas?... ¿Y luego te fuiste a abrir los regalos de Santa?

A mi me dio gusto que esta nota haya sido publicada, lástima que fue en plena Navidad mientras muchos vacacionaban, ya que eso ha dificultado en cierta medida su dispersión, más allá de los clásicos círculos de especialistas. Aquí, nuestro reportero Manuel Hernández relata lo acontecido.

Pasados los días, me parece importante que los mexicanos debemos entender y reflexionar sobre los siguientes puntos:

1. El gobierno mexicano controla los medios, dice el NYT. ​​​​​​​​​​​​El Universal, Milenio, Excélsior y La Jornada lo niegan...

Como se ha dicho, la nota del NYT no revela nada nuevo, aunque el peso del medio que lo publica (el más prestigiado del mundo) nos representa algo distinto. Más allá de que a la nota le pueda faltar contexto y fuentes, pero también más allá de las —en mi opinión— desacertadas críticas a ésta por parte de algunos periodistas, y de las respuestas al diario estadounidense por parte de los medios ahí citados, lo que importa es que la pieza que iniciaba en la primera plana del diario y firmada por el corresponsal Azam Ahmed, nos ayuda a poner sobre la mesa lo que organizaciones como Article19 y Fundar vienen demandando hace tiempo y con mucha razón. El gasto en publicidad que hace el gobierno (este y el siguiente, y el siguiente del siguiente...) debería sí o sí estar regulado. Además de transparentarse los montos a nivel federal y local, los gobernantes deben tener un límite para presumir "sus fechorías" y aumentar "sus likes". El asunto es un enorme y relevantísimo pendiente.

2. El gobierno es el cliente y como en otros negocios ¿el cliente siempre tiene la razón?

A decir de la nota del NYT, los medios en México son presionados por el gobierno. A decir de los medios citados, ellos tienen como deber informar y actúan parcialmente. ¡Vamos! Todo en esta vida es una negociación. El que pone la lana presiona para sus intereses, y el que la recibe bien puede hacer los malabares que quiera y pueda con sus pelotas. Así que de entrada pensemos que cada quien está haciendo su negocio. Y difícilmente podemos pensar que no existe censura o autocensura. Cuánta y cómo, pues ya sabrá cada medio. A lo que voy es que no hay un solo responsable de este asunto. Y además, en algún punto las audiencias también son parte. Debemos ser mucho muy exigentes como audiencia, cuestionar lo que leemos no importa dónde lo leamos, sino por principio de inteligencia y raciocinio. Y grave también es el asunto que algunos periodistas o líderes de opinión reciban directamente dinero para hablar de equis tema o personaje... el famoso chayote. Sucede, señores, en todos los niveles, en muchos lados y desde todos los partidos. Una cosa es en una nota de opinión estar a favor de x o y candidato, y otra recibir "arcones de lujo" para apoyarlo.

Así que entre más leamos, mayor capacidad de entendimiento tendremos y menor atole con el dedo recibiremos.

El tema de la vacación: las críticas a López Dóriga por publicar este tuit. No tenemos una prueba del pago por el tuit o de la petición de éste. Sin embargo, dadas las circunstancias, las redes sociales aplicaron el "piensa mal..." y creen que acertaron en que está vendido. Para no caer en tendencia, en un medio imparcial se pediría publicar la foto de todas las posibles primeras damas haciendo el súper... ¿Qué importancia tiene? Pues si vieran cómo jalan estas notas se sorprenderían. Pero eso es harina de otro costal.

3. ¿Entonces debemos creer en los medios en los que no se anuncia el gobierno?

Parte del problema que se ha generado es que la prensa termina dividida entre quienes son clientes del gobierno y quienes no, entre los que lo atacan exageradamente y entre quienes no dicen nada, y eso hoy en día significa una polarización absurda y bastante dañina. No estoy segura si la polarización es reflejo de la sociedad o al revés, pero se terminan creando burbujas que nos impiden ver al otro y donde nos sentimos muy cómodos porque "todos" piensan como nosotros. Sin embargo hay un autoengaño de la realidad y de las necesidades y quejas de cada burbuja. Socialmente resulta peligroso porque aquel que no piense como uno se convierte en enemigo. Así que otra vez como audiencia debemos buscar aquellos medios que no están polarizados porque a través de la información más parcial es que se puede accesar a la verdad. Yo tengo como costumbre leer a algunos articulistas con los que no comparto puntos de vista, por ejemplo.

4. Mal de muchos ¿consuelo de tontos?

No, precisamente para avanzar es mejor conocer lo que sucede en otras partes del mundo, y antes de seguir pensando que somos el único país donde esto de que el gobierno gasta millones en publicidad o donde existe presión de parte del gobierno hacia los medios, o donde no existe libertad de expresión, leamos estas publicaciones:

Desafortunadamente, nuestros hallazgos muestran que la libertad de expresión está siendo atacada tanto en las democracias como en los regímenes autoritariosThomas Hughes, Director Ejecutivo de Article19

The Guardian explica cómo en diferentes países democráticos la libertad de prensa se ha visto reducida debido al crimen organizado y a la presión por parte de los gobiernos, pero también al desarrollo del internet. El costo del buen periodismo es alto, y la mayor parte de las plataformas digitales que están siendo consumidas no cumplen con los altos estándares de investigación y ética. El papel ya no se consume y pocos están dispuestos a pagar por noticias. En este último punto, nuevamente las audiencias tienen su responsabilidad. ¿Qué clase de información consumimos?

Entonces, ¿qué mejor que lo que ha sucedido en México? Hace algunas semanas, la SCJN resolvió un juicio de amparo por omisión legislativa y le instruyó al Congreso legislar sobre la publicidad oficial antes del 30 de abril de este año.

La ausencia de regulación en publicidad oficial propicia un ejercicio arbitrario del presupuesto en comunicación social, con lo que se restringe indirectamente la libertad de expresión.Arturo Zaldívar, ministro de la SCJN

Tomas Bravo / Reuters
Arturo Zaldivar Lelo de Larrea. Foto REUTERS/Tomas Bravo

5. ¿Hay una esperanza? El Congreso está obligado a legislar este año.

Fundar y Artículo19 publicaron una guía que nos ayuda a entender el proceso que viene. Al final de este blog nuestro Consejero Editorial, Antonio Martínez la cita y explica.

Y si algo más podemos hacer además de darle seguimiento al tema, sería presionar a los legisladores que integran las distintas comisiones sobre qué nos interesa como ciudadanos. Y esto es una lección más sobre la relevancia de que estemos enterados por quién votamos más allá de si por AMLO o por Meade, de si por PRI o no PRI. Por quiénes votamos para el Congreso. Porque la discusión que yo escucho en todas las mesas es esa, y qué cortos nos quedamos cuando el progreso del país no solo está en función del presidente.