EL BLOG
21/06/2018 6:00 AM CDT | Actualizado 21/06/2018 6:00 AM CDT

No hay ni a quién irle: razones por las que no he decidido mi voto

Getty Images/iStockphoto
Las noticias falsas abundan por todos lados, los comentarios de odio, de clasismo y de racismo también.

Soy mexicana, soy mujer y soy millennial. Tengo solo el 34% de probabilidades de no sufrir violencia y 42.4% de morir antes de los treinta años. Mi nombre es Laura y es por estos mismos motivos que aún no decido mi voto.

Según el INE, más de la mitad del padrón electoral somos mujeres, sin embargo no me veo representada en ninguna de las plataformas de los 4 candidatos en la contienda. No porque sean hombres, sino porque ninguno de ellos presenta una propuesta integral para el desarrollo pleno de la mujer del siglo XXI.

Anaya habla sobre la brecha económica de género, pero no se atreve a hablar de temas de salud pública como el aborto legal. Obrador y su equipo presentaron "Femsplaining", olvidándose de que el "mansplaining" (el hábito de los hombres de explicar las cosas a las mujeres de modo condescendiente) es algo que no se debe perpetuar y que convertirlo en "femenino" no lo vuelve positivo. Meade propone programas sociales para la mujer madre y ama de casa, como si ese fuera el único rol de las mexicanas y por si fuera poco, al preguntarle al respecto durante el último debate, comenzó su respuesta saludando a la Selección Mexicana de Fútbol... varonil.

Entre tantas propuestas banales y sin sentido, yo estoy muy confundida.

¿Y el Bronco? Ni hablar. Si no dice que le sale más barato alimentar a su caballo que a "su vieja", afirma que no hay mujeres desaparecidas sino que "quizás se van con el novio".

Como casi 30 millones de jóvenes en edad de votar, soy milenial, de esas que ama las redes sociales y los viajes, de las que quieren hacer las cosas diferente porque nos dijeron que podemos lograrlo. Soy joven y desde esta perspectiva, tampoco encuentro un candidato que haga "match" con mis ideales.

Anaya es el más joven de ellos. Es el único que habla de la economía del conocimiento y el blockchain, sin embargo, no ha logrado conectar con nosotros los jóvenes. ¿Por qué? Probablemente porque el candidato ha dejado de lado la conciencia social que alrededor del mundo demanda nuestra generación, a pesar de representar también a un partido de izquierda. Las constantes acusaciones en su contra tampoco ayudan a representar lo que esperamos de un líder.

Meade sigue siendo el PRI y lo peor es que últimamente se ha esforzado mucho por serlo. El mismo PRI que ha permitido que durante la actual administración y de acuerdo al Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas, una de cada tres personas no localizadas tiene 29 años o menos. Jóvenes como nosotros que vivos se los llevaron... y más de 5 mil siguen sin aparecer.

Obrador es candidato de la alianza que incluye al Partido Encuentro Social, partido que desde su origen se ha manifestado "a favor de la familia natural" y "en contra de la ideología de género". Y, aunque Morena cuenta desde su fundación con una Secretaría de la Diversidad Sexual y Andrés Manuel dice que respetará las libertades, no abandera, como representante de la "izquierda", ninguna propuesta progresista en favor de la población LGBT+.

¿Y el Bronco? "Creo en el matrimonio, no en las otras zonceras, el matrimonio es hombre-mujer, punto", fue una de sus declaraciones en 2017.

Entre tantas propuestas banales y sin sentido, yo estoy muy confundida. A veces pienso votar por uno y dos semanas después por otro. Cuando creo que uno es el "menos peor" hace o dice algo que es todavía peor.

Creo que todos deberíamos tener muy claro que los 4 candidatos son humanos.

Las campañas han sido difíciles, las primeras en donde las redes sociales son clave en la decisión electoral. Las noticias falsas abundan por todos lados, los comentarios de odio, de clasismo y de racismo también, la guerra sucia incrementa conforme se acercan las elecciones y el voto debe ser más libre y secreto que nunca porque la mínima muestra de preferencia por uno u otro candidato te puede generar una lluvia de comentarios odiosos que desgasta tu energía.

Al final, creo que todos deberíamos tener muy claro que los 4 candidatos son humanos, que nadie es perfecto, que todos han cometido sus errores, cambiado de opinión y que, esperamos, hayan aprendido algo en el proceso. Ni nadie, ni ninguno de ellos vendrá a salvarnos, así que no nos queda más que ir a las urnas y votar por un futuro de cualquier forma incierto.

Después de todo, gane quien gane, nosotros los ciudadanos, los jóvenes que organizados salimos el 19 de septiembre a levantar nuestro país de los escombros, seguiremos aquí, sacando adelante a nuestra nación. No olvidemos que somos un país de guerreros, que tenemos el poder de hacer de este uno mejor y que, cuando conozcamos al nuevo presidente de México, tendremos que dejar de lado nuestras diferencias y unirnos, más que nunca, por una causa en común: México.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.