EL BLOG
10/12/2018 6:00 AM CST | Actualizado 10/12/2018 6:00 AM CST

Mi obsesión por mantener en forma, en vez de empoderarme, me fundió

Como profesional del acondicionamiento físico, a menudo siento la imposible y ridícula necesidad de tener todo sobre mi salud bajo control. Pero, honestamente, no lo hago.

Este verano, numerosos profesionales de la salud me advirtieron que si no le bajaba a mi ritmo, la velocidad me lastimaría.

¿Cómo me dejé llevar hasta este punto crítico? Créeme, he estado tratando de descubrirlo.

Creo que mi necesidad constante de "hacer" se basa, en gran parte, en una preocupación inconsciente de que si bajo la guardia, aunque sea por un momento, volveré a mi versión adolescente, que no era saludable y estaba desesperadamente infeliz. Además, actualmente es fácil para mí trabajar largas jornadas y priorizar esto sobre el sueño y las vacaciones porque realmente amo mi trabajo como entrenadora personal y como escritora sobre acondicionamiento físico.

Esta combinación finalmente acabó conmigo. La parte irónica es que me convertí en este conejito Energizer en gran parte por temor a volver a la deprimida e infeliz versión adolescente de Kathleen, pero al tratar de no ser esta "yo vieja", estuve gravemente cerca de ser simplemente una versión más delgada y en forma de ella.

Stefano Oppo via Getty Images
Tuve una repulsión casi visceral hacia los consejos de "calmarse, dormir más y priorizar actividades como el yoga".

En mi estado de agotamiento estaba crónicamente cansada, irritable y triste. Como profesional del acondicionamiento físico, a menudo siento la imposible y ridícula necesidad de tener todo sobre mi salud bajo control. Bueno, no lo tengo todo resuelto. Hasta que tuve que poner todas las cartas sobre la mesa: eso fue difícil para mí de escribir, de admitir.

¿Quieres más honestidad? Tuve una repulsión casi visceral hacia los sabios, y en retrospectiva, obvios consejos de "calmarse, dormir más y priorizar actividades como el yoga". Caí en la muy común idea de "no soy el tipo de persona que hace la trampa X". No me "relajé". Yo era una corredora, no una yogui; el "tipo" de persona que se quedaba despierta hasta que lograba atender todos los mails.

Ahora, aquí está el detalle: constantemente aconsejo a los clientes que las declaraciones tercas de "no soy el tipo de persona que hace X cosa" son improductivas. No permiten el crecimiento y nos mantienen dedicados a nuestro yo actual, generalmente menos que saludable.

Cada hábito y rasgo de la personalidad tiene la capacidad de volverse contraproducente.

Mi hipocresía me molestó mucho, así que decidí seguir mi propio camino. Dejé a un lado mi actitud de "no soy el tipo de persona" y me comprometí a 20 minutos de yoga y siete o más horas de sueño durante 21 días, ¡incluso si eso significaba terminar mi trabajo al día siguiente!

¿Qué aprendí?

¡No estar cansado todo el tiempo es increíble! Mi nueva rutina de sueño me cuida.

Nunca amaré el yoga, pero ya no lo odio, y aprendí a apreciar por qué la gente lo ama.

No tengo que abandonar o menospreciar mi deseo y capacidad para ser productiva y dedicada, pero tengo que aprender a aprovechar los aspectos positivos de mi naturaleza de "ir hasta el fondo" y mitigar los aspectos negativos.

En definitiva, hay un momento y un lugar para todo. De hecho, mi perseverancia es una de mis mejores cualidades.

No lo tengo todo resuelto, y eso está bien. Ninguno de nosotros lo tiene. Para eso es la vida: para descubrir cosas gradualmente.

Principal moraleja

Si nunca tienes el coraje de cuestionarte quién eres y probar cosas nuevas, nunca evolucionarás. No te conviertas en un prisionero de tu propia creación.

Adoptar un estilo de vida más saludable es un proceso, y parte de ese proceso es ser curioso y abierto. Según el autor Seth Godin, "dentro de doce años, tu yo futuro te va a agradecer por algo que hiciste hoy, por un activo que comenzaste a construir, un hábito que creaste, una semilla que sembraste. Incluso si no estás seguro de adónde te llevará, hoy es el día para comenzar".

Para crear un futuro más saludable, ¡tienes que estar dispuesto a tomar diferentes decisiones hoy! El único momento sobre el que tienes verdadero control es ahora.

Este texto fue publicado originalmente en 'HuffPost' Canadá y fue traducido.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de 'HuffPost' México.

VIDEO SUGERIDO