EL BLOG
10/07/2018 8:00 AM CDT | Actualizado 10/07/2018 10:05 AM CDT

Por qué perdieron las candidaturas de Wikipolítica

https://www.vamosareemplazarles.mx/
La derrota electoral de las candidaturas de Wikipolítica es multicausal.

La red de candidaturas independientes de Wikipolítica no ganó ninguno de los 16 cargos por los que contendieron. El resultado es una indiscutible derrota que ha generado múltiples interpretaciones –sin llegar al consenso– para explicar qué pasó: se ha dicho que se perdió por la narrativa liberal o por el discurso conservador. Que no se logró posicionar la propuesta de cambio porque el monopolio lo tiene López Obrador. Que les falta calle a las candidaturas. Que la guerra sucia fue brutal y que no se actuó con la astucia necesaria en un mar de tiburones. Sin embargo, aunque muchas de estas interpretaciones son ciertas o parcialmente ciertas, es inexacto entender 16 procesos electorales con los mismos marcos. Por lo que intentaré señalar algunos factores internos y externos a las candidaturas para abonar a la explicación.

Al interior

Con el eslogan Vamos a Reemplazarles (nosotras las personas) se homologó un discurso para todas las candidaturas, pero se cayó en la trampa del esencialismo ciudadano que no muestra las diferencias entre el universo de personas. Además, dicho discurso y el excesivo uso del recurso poético se comenzó a desgastar al utilizarse en todo momento. En ocasiones se percibía vacío al desplegarse en escenarios donde la política se entiende a partir de códigos tradicionalmente construidos como es el clientelismo político. Es decir, el recurso poético no necesariamente es eficaz en un modelo donde impera la maquinaria política partidista, los intermediarios u operadores y la clientela que espera algo de manera inmediata o en el corto plazo. Sin mencionar que en cada contexto el electorado no responde igual a mensajes homogéneos ni se constituye demográficamente de la misma forma.

Esta debilidad discursiva era más evidente en aquellas contiendas donde la campaña se articulaba alrededor de una red de amistades. Específicamente en Nuevo León, Yucatán y la Ciudad de México. Lo que generó una cámara de eco y al mismo tiempo barreras simbólicas que pudieron repeler a la otredad, ya que el gran sesgo de la organización es la clase. Además, ante las limitaciones propias de una candidatura independiente, el capital humano de estas campañas se apoyó en gran medida en una red de voluntarias. Sin embargo, aunque siempre haya algo que cualquier persona pueda ofrecer, tener tiempo y donarlo es un privilegio.

Continuando con el discurso,su ambigüedad se convirtió en un arma de doble filo. Por ejemplo en Jalisco, la agenda de Pedro Kumamoto respecto al aborto se podía observar como una postura moderada o conservadora para algunos grupos de izquierda o desde el feminismo radical, mientras que para la derecha o los grupos conservadores y religiosos dicha agenda atentaba contra la vida. Esto se observó en los resultados electorales, ya que gracias al votante panista Movimiento Ciudadano pudo ganarle a Susana Ochoa y Rodrigo Cornejo, excandidata a diputada local y excandidato a diputado federal por el Distrito 10, así como a Pablo Montaño, excandidato a diputado federal por el Distrito 8. En ese sentido, habría que cuestionarse, ¿cuál era el público objetivo de las candidaturas? Además, parece que se cae la idea que señalaba que el voto a favor de Wikipolítica provenía exclusivamente de la derecha.

(VIDEO: Hagamos política del cariño, ¡te necesitamos!)

Como ya se ha mencionado, si los partidos no hubieran hecho alianza Pedro Kumamoto sería el candidato al senado más votado con más de medio millón de votos y Alberto Valencia sería diputado federal electo por el Distrito 13. Lo cual, más allá de dignificar el esfuerzo de las candidaturas, abona a reflexionar sobre si la vía independiente es el mejor camino para reemplazar –eso que todavía no queda tan claro–. Especialmente porque, al menos en Jalisco y la Ciudad de México, el número de votos que se obtuvieron habla de una organización que está en crecimiento. Además, cuenta con activos políticos competitivos y está en un cauce que se dirige a convertirse en una alternativa política si se institucionaliza.

Después de señalar algunos de los factores internos es importante contrastarlos con factores externos, para dimensionar hasta qué punto podrían estar entrelazados. O si es posible que unos tengan más peso que otros para explicar la derrota del pasado primero de julio.

Al exterior

El periodo de recolección de firmas tenía una ventaja y una desventaja: la primera era la posibilidad de tener presencia en la calle y la segunda un desgaste físico de quienes participaron durante toda la campaña. Aunque algunas candidaturas obtuvieron más ventajas que desventajas en el momento de la recolección, desde el origen fue desigual la competencia con los partidos.

Además, los partidos no solo son una marca que en sí misma puede atraer votos, también son maquinarias –unas más aceitadas que otras– que cuentan con una serie de activos, ejercen presupuesto destinado a administrar sus clientelas, pagan espacios en distintos medios de comunicación, impulsan candidaturas en periodos no electorales y difunden rumores o noticias falsas para golpear a sus opositores. Si a eso se le suma competir contra un partido que al mismo tiempo es gobierno, como sucedió en Jalisco o la Ciudad de México, no hay punto de comparación entre una organización política como Wikipolítica y un partido.

Dicho contexto de desigualdad se fortalece en escenarios donde la elección es concurrente, tal como sucede cada seis años en México. Debido a que los partidos destinan más dinero para su maquinaria y porque la elección para elegir gubernaturas así como la presidencial atraen la atención de la opinión y la conversación pública. Difícilmente una candidatura independiente a nivel subnacional podrá marcar agenda en el debate público.

Andrés Manuel comunicó de manera oportuna en cada mitin o en sus redes sociodigitales la ventaja que significaba votar en bloque para lograr la cuarta transformación.

Por otra parte, la campaña y sobre todo el mensaje de López Obrador tuvieron una influencia poderosísima en todo el país (acá una reflexión al respecto) que modificó el comportamiento electoral y la identificación partidista de un segmento importante del electorado. Esta ola trastocó el escenario donde compitieron las candidaturas de Wikipolítica, ya que el espacio para quienes intentan representar la alternancia se fragmentó y en muchos lugares el tabasqueño logró monopolizarlo. No porque todas las candidaturas de Morena representaran el cambio, sino porque Andrés Manuel comunicó de manera oportuna en cada mitin o en sus redes sociodigitales la ventaja que significaba votar en bloque para lograr la cuarta transformación.

FB: WikipoliticaJalisco
La construcción identitaria tendrá que salirse de la maniquea idea: partido políticos vs candidaturas independientes.

Si la política convoca multitudes no todo está perdido

En algún tuit leí que en estas elecciones Wikipolítica ganó perdiendo. Estoy de acuerdo. Es un buen momento para detenerse, escuchar, pensar y dialogar, ya que las respuestas no llegarán sin formular antes las preguntas, y las preguntas no surgirán sin la mirada autocrítica.

No obstante, la derrota electoral puede complicar la lucha por salir del sesgo de clase, ya que en ocasiones solo se logra con elementos externos. Por ejemplo, en Jalisco ayudó la presencia mediática de Kumamoto para que la organización a nivel local se observara como un proyecto y no como una red de amistades. Además, la victoria como diputado local articuló una red que creció fuera del Congreso. Aunque la tarea es titánica, las barreras para llegar a espacios y redes que trasciendan la cámara de eco se logrará haciendo trabajo de base.

La derrota electoral de las candidaturas de Wikipolítica es multicausal y en algunas pesaron más los factores externos que los internos.

La imaginación nuevamente tendrá un papel fundamental para construir, o como decía la generación del sesentayocho, el sueño es la realidad. La fuerza de lo que siga estará en leer lo mejor posible el contexto político, ya que Wikipolítica es un proyecto de largo aliento que florecerá si germina en un clima adecuado. Además, es una propuesta con tintes generacionales. Será importante evitar la ambigüedad política y cuestionar la polémica postura que sostiene que las ideologías han llegado a su fin.

La construcción identitaria tendrá que salirse de la maniquea idea: partido políticos vs candidaturas independientes. Pues se cae en esencialismos, no se observan los matices y porque el desprestigio hacia los partidos no es a estos como institución, sino a sus prácticas y a lo que muchos de sus miembros representan. Los partidos siguen siendo atajos cognitivos entre el electorado y la política o, ¿cómo explicar el contundente triunfo de Morena si no ha cumplido ni cinco años como partido? En ese sentido, será deseable que Wikipolítica busque reemplazar las prácticas como la corrupción, opacidad, cooptación, malversación –y un largo etcétera– y no a la clase política. Incluso, desde ese nivel discursivo se podría transitar hacia la construcción de un partido sui géneris.

La derrota electoral de las candidaturas de Wikipolítica es multicausal y en algunas pesaron más los factores externos que los internos; la antropología política y el análisis estadístico ayudarán a entender mejor qué pasó en cada uno de los casos. Por lo pronto hay que nutrir la discusión y matizar las narrativas que solo ven triunfos o fracasos en los resultados electorales.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

VIDEO SUGERIDO