EL BLOG
09/02/2018 9:00 AM CST | Actualizado 09/02/2018 11:00 AM CST

De esta forma Facebook podría influir en el próximo proceso electoral

Facebook/Mark Zuckerberg

Muchas personas desconocen que Facebook tiene un equipo de investigación que analiza el comportamiento de sus usuarios y no sólo eso, también hace experimentos con ellos –o mejor dicho con nosotros–. Algunos de los experimentos que Facebook ha realizado van desde analizar cuáles son los patrones del comportamiento de los usuarios antes de compartir un contenido hasta conocer el efecto de la exposición a contenidos ideológicos en una amplia muestra de usuarios. Sin embargo, ¿por qué Facebook podría influir en el próximo proceso electoral?

Vamos por partes. El pasado lunes, Lorenzo Córdova anunció la colaboración entre el Instituto Nacional Electoral y Facebook para promover la participación ciudadana en los comicios de 2018. Dicho acuerdo incluye, entre otras cosas, la transmisión de los debates presidenciales mediante Facebook Live y la activación de productos cívicos en cada uno de los muros de Facebook. Con lo cual será posible influir en el próximo proceso electoral.

¿Cómo es esto posible?

Los productos cívicos que Facebook plantea activar no son nuevos, en el proceso electoral del año pasado en México se utilizaron en los estados de Nayarit, Estado de México, Coahuila y en países como Argentina, Perú, Ecuador, Reino Unido, Brasil, Estados Unidos y Colombia. Su funcionamiento consiste en mostrar dos opciones en el muro de cada persona, en una dirá "Ya voté" y en la otra "Dónde voto", además se podrá compartir con las amistades cuando ya se haya votado. A esto le han llamado megáfono electoral.

Facebook

Asimismo, existe evidencia que señala cómo el megáfono electoral puede influir en la participación electoral. En noviembre de 2010, en el marco de la elección intermedia de Estados Unidos, el equipo de investigación de Facebook indagó cómo el comportamiento político puede propagarse a través de las redes sociodigitales en un universo de 61 millones de usuarios.

Para observarlo eligieron de manera aleatoria a usuarios con edad para votar y que estuvieran conectados el día de la elección. Conformaron tres grupos, al primero se le mostró, en la parte alta de las noticias de cada usuario, un mensaje que decía Today is Election Day, junto a un enlace donde venía la ubicación de los lugares para votar. Además un botón clickeable que decía I voted, un contador de personas que ya habían hecho click a ese botón y seis fotos de sus amigos que ya habían participado. El segundo grupo recibió exactamente el mismo mensaje, pero sin las fotos de sus amigos y el grupo de control no recibió ningún mensaje.

Los autores de dicho estudio mencionaron que los mensajes que Facebook envió influyeron en la expresión política de los usuarios, en la búsqueda de información sobre la elección y en la participación, ya que el mensaje que Facebook envió aumentó la participación directa de aproximadamente 60 mil votantes e indirecta de 280 mil votantes. De fondo, el estudio plantea que el comportamiento de los lazos fuertes (amigos, familiares, compañeros de trabajo) puede modificar drásticamente la efectividad de un mensaje de movilización.

El efecto del megáfono electoral, ¿podrá beneficiar a alguna candidatura en particular?

No, o no de manera directa. Es decir, en Facebook se verá reflejado el apoyo de aquellas candidaturas que ya cuentan con una amplia red de simpatizantes. Además, se podría propagar la percepción de triunfo sobre aquella candidatura mejor posicionada a partir de un efecto de contagio o al contrario, dicha percepción de triunfo podría movilizar a aquellas personas que estén en contra de la candidatura mejor posicionada. Asimismo, las candidaturas que hayan generado una buena comunicación política y hayan construido comunidades virtuales podrán salir beneficiadas, ya que estas comunidades se pueden transformar en mensajeras y replicar contenidos digitales.

La comunicación en las redes sociodigitales permite que además de las opiniones, los memes, gifs, videos o cualquier otro tipo de contenido digital pueda formar parte de las reflexiones o narrativas que se construyan alrededor del debate.

Por otra parte, el hecho de transmitir los debates presidenciales vía Facebook Live podrá influir en las preferencias electorales o reforzarlas. Aquí algunos puntos: Facebook tiene un alcance aproximado de 80 millones de personas, los teléfonos inteligentes permitirán acceder a los debates casi en cualquier lugar donde haya Internet y podrá existir un efecto de contagio si estos debates se convierten en tendencia o si logran se parte del debate público.

No obstante, es cierto que ver los debates suele ser de las cosas más aburridas en el mundo y a pocas personas les interesa, pero son estas personas quienes suelen comentar el debate, persuadir y con un poquito de suerte hasta convencer. Además la comunicación en las redes sociodigitales permite que además de las opiniones, los memes, gifs, videos o cualquier otro tipo de contenido digital pueda formar parte de las reflexiones o narrativas que se construyan alrededor del debate.

Finalmente, aunque dejan fuera problemas importantes como la detección de fake news, el acuerdo entre Facebook y el INE es un paso importante. No obstante, no olvidemos que este tipo de acuerdos fortalecen a una empresa que tiene intereses particulares. Además, los datos que se generen a partir del uso político que se le dé a dicha red se pueden convertir en información utilizada para distintos fines; no hay que obviar las implicaciones éticas y sociales de sus experimentos. Recordemos que aunque en la interacción virtual se realizan prácticas, se construyen sentidos y se articulan movilizaciones —generando entre otras cosas una sensación de libertad—, dicha interacción está delimitada por plataformas que no son neutrales.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.