EL BLOG
09/02/2018 10:00 AM CST | Actualizado 09/02/2018 12:43 PM CST

'The Post' y la guerra contra la verdad: el contundente mensaje de Spielberg a Trump

DANIEL LEAL-OLIVAS via Getty Images
Spielberg montó esta película en muy poco tiempo después de que Donald Trump ganara la presidencia.

The Post: Los oscuros secretos del Pentágono está nominada al Oscar a la Mejor Película y a Mejor Actriz para Meryl Streep, y es una película que vale la pena ver, especialmente en esta época en que la libertad de expresión y la libertad de prensa están bajo ataque alrededor del mundo, y sorprendentemente también en el país que ha llevado orgullosamente esta bandera desde su Independencia, los Estados Unidos.

La película, dirigida por Steven Spielberg, cuenta la historia verdadera de cómo la dueña del Washington Post, Katharine Graham, arriesga todo, su fortuna, su reputación, su negocio, por publicar una historia que develaba el encubrimiento que había hecho el gobierno de Estados Unidos durante varias administraciones de cómo la Guerra en Vietnam realmente no podía ganarse. La historia ocurre a principios de los 70 y durante una de las presidencias más oscuras de ese país, la de Richard Nixon.

Spielberg dirige brillantemente como si estuviera dirigiendo uno de sus grandes espectáculos de acción. El ritmo de la historia es vertiginoso, el suspenso es total y la claridad moral de la situación en que efectivamente podemos distinguir a los "buenos" y "malos" ayuda: de un lado tenemos a Katharine Graham (Meryl Streep), su editor Ben Bradlee (Tom Hanks), a los periodistas del Washington Post y a la prensa estadounidense. Del otro lado a Richard Nixon y a la maquinaria de encubrimiento gubernamental y también a los intereses económicos que aconsejan mesura y que la historia no proceda para no afectar el futuro del periódico. Es un conflicto épico e histórico.

Spielberg es un gran creador de personajes, un gran director de actores y de diálogo.

Vale la pena destacar que Spielberg montó esta película en muy poco tiempo después de que Donald Trump ganara la presidencia, porque le parecía fundamental recordar la importancia de la libertad de prensa en estos momentos tan complicados. Preocupantemente, la película solo se ha vuelto más urgente en este momento en que cualquier noticia que no le gusta o no le conviene a la administración Trump inmediatamente se califica como falsa, fake news, y en que literalmente se lleva a cabo una guerra contra la realidad y la verdad.

Meryl Streep está extraordinaria como Graham. No hay los despliegues pirotécnicos a los que nos tiene acostumbrados porque lo que busca es interpretar a esta mujer de una personalidad más serena y discreta, a la que le llega su momento de la verdad cuando después de años de haber estado en la sombra de su padre y de su esposo que llevaban las riendas del periódico, le toca a ella decidir si desafiará o no al gobierno al publicar la historia y los documentos clasificados, poniendo en riesgo el negocio familiar.

La película demuestra también la maestría de Spielberg y, como en la extraordinaria Lincoln, pone el foco en talentos del director que siempre han estado allí pero que nunca han sido tan apreciados. Spielberg es un gran creador de personajes, un gran director de actores y de diálogo. Claro, Tiburón, Indiana Jones, ET, Salvando al Soldado Ryan, El color púrpura, La Lista de Schindler y Jurassic Park, entre otras, son grandes espectáculos, pero también son historias perfectamente contadas y con actuaciones brillantes que pusieron en el mapa o que solidificaron el estrellato de actores como Harrison Ford, Whoopi Goldberg, Richard Dreyfuss, Liam Neeson, Ralph Fiennes o de un Christian Bale que comenzó de niño actor en El imperio del sol.

They have the goods. #ThePost is everywhere Friday. Get tickets now. Link in bio.

Una publicación compartida de The Post (@thepostmovie) el

Spielberg sabe cómo una ráfaga de diálogos puede ser tan efectiva como una escena de acción, para lo que en esta película se apoya de un sólido elenco de actores muy conocidos por su trabajo en televisión, Bob Odenkirk (You Better Call Saul), Matthew Rhys (The Americans), Carrie Coon (Fargo), Jesse Plemons (Breaking Bad) y Sarah Paulson (American Horror Story).

Tom Hanks es el contrapeso masculino en el papel del editor Ben Bradlee, y si bien su actuación es muy Tom Hanks, cumple honorablemente el papel de apoyo, que es el papel de "american heroe" al que nos tiene acostumbrado.

Spielberg también rinde homenaje en este filme a la legendaria película de Alan J. Pakula, Todos los hombres del presidente, con la que comparte el escenario y algunos personajes. Esa clásica película de los setentas con Robert Redford y Dustin Hoffman cuenta la historia (posterior a Los papeles del Pentágono) de cómo el equipo liderado por el editor Ben Bradlee, con los periodistas Carl Bernstein y Bob Woodward sacan a la luz el escándalo de Watergate, que finalmente forzaría al presidente Nixon a renunciar a la presidencia.

Michael Ochs Archives/Getty Images
'Todos los hombres del presidente': Robert Redford, Jason Robards, Jack Warden, Dustin Hoffman y el director de la película Alan J. Pakula y Martin Balsam frente a las oficinas del 'Washington Post'.

De esa película, Spielberg recrea la dramatización de la redacción del periódico, en que las caminatas interminables de un lado a otro detonan las nuevas explosivas revelaciones que van surgiendo sobre la conspiración. Asimismo, como en esa película, Spielberg utiliza el recurso de hacer una toma externa de la Casa Blanca en la que no vemos a Nixon, pero lo oímos hablar y dar instrucciones, como una figura desde las sombras, siniestra y oscura.

Son algunos toques en que el director alude su deuda con ese clásico, aunque son películas muy distintas, la película de Pakula es más dura, fría y oscura, Spielberg es un director más humanista y abre el drama no solo al periódico y a la investigación, sino también a las familias de Bradlee y Graham. Son un doublé bill excelente

Asimismo, y en esta época de #MeToo, The Post: Los oscuros secretos del Pentágono aplica un correctivo a Todos los hombres del presidente al rescatar la figura de Katharine Graham, como la dueña del periódico y que fue crucial en la decisión de denunciar todos estos engaños y conspiraciones. En algún momento se planeó que Graham apareciera en una escena de Todos los hombres del presidente, pero se descartó. Unas décadas después tiene una película para ella sola y protagonizada por Meryl Streep. Graham murió en 2001, pero más vale tarde que nunca.

No se la pierdan. Es una de las mejores películas que verán este año.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.