EL BLOG
22/04/2018 11:15 PM CDT | Actualizado 23/04/2018 5:25 PM CDT

'Luis Miguel. La serie': un retrato fuerte y conmovedor de las relaciones familiares tóxicas

Netflix
A juzgar por el primer capítulo, 'Luis Miguel. La serie' es un producto de primer nivel.

Pocas producciones como Luis Miguel. La serie han causado tanta expectativa en México (y en donde quiera que el cantante sea un ídolo) en los últimos tiempos. Como la historia de muchas estrellas de la canción, la historia de Luis Miguel está llena de drama, controversia y sí, tragedia, y ha sido vivida bajo la mirada del público desde que era un niño. Curiosidad y morbo son una combinación irresistible en este caso.

¿Pero es buena la serie más allá del furor que la rodea? A juzgar por el primer capítulo, estamos ante un producto de primer nivel. Producida con la autorización de el mismo Luis Miguel, la bioserie entra de lleno desde el primer capítulo en el escabroso tema de la relación de Luis Miguel con su padre explotador, Luis Rey, y en la trágica relación con su madre, Marcela Basteri. Los que estén buscando drama y chismes, no saldrán decepcionados, pero la serie se eleva sobre lo meramente escandaloso y es un retrato fuerte y conmovedor no solo del mundo del espectáculo mexicano, sino también de las relaciones familiares tóxicas.

La historia se cuenta en dos tiempos. Por un lado, a fines de los ochenta, el lanzamiento del icónico video de "Cuando calienta el sol", momento en que el cantante hace su transición full a ídolo adolescente y, por otra parte, a principios de los ochenta, el inicio de su carrera: cuando su padre lo lanza como cantante siendo apenas un niño, para resolver las dificultades económicas de la familia.

Es una historia de la brutalidad del espectáculo y de las ironías de la vida.

En este primer episodio, la figura omnipresente es la de Luis Rey, el atormentado e incluso siniestro padre del ídolo: un cantante menor español al que el éxito le rehúye tanto en su país natal, como en México, al grado que la familia ya no tiene dinero para seguir pagando la renta y ni siquiera para pagar un vuelo de regreso a España. La familia está compuesta por la italiana Marcela Basteri, por Luis Miguel y por su hermano menor, Alejandro, interpretado por Juan Pablo Zurita.

Netflix
Juan Pablo Zurita y Diego Boneta.

La serie recrea efectivamente el México ochentero, y también la zozobra y limitaciones que vive esta familia insertada en un frágil mundo clase mediero. El director Humberto Hinojosa (realizador de Camino a Marte) presenta la existencia de la familia en un ambiente claustrofóbico, en un departamento pequeño y oscuro, en el que la desesperación por la situación económica permea a toda la familia. El tipo de música de Luis Rey está totalmente fuera del gusto del público mexicano, como se lo hace ver brutalmente Andrés García (perfectamente encarnado por León Peraza) cuando le dice a Rey que su show no le sirve para abrir en Ciudad Juárez.

Alternamos entre este mundillo casi sórdido con el mundo de glamour que vive Luis Miguel en la época de "Cuando calienta el sol" con su padre convertido en monster manager, controlando todos y cada uno de los aspectos de la vida del cantante, incluyendo su incipiente romance con una modelo unos años mayor que él, con la que entabla su primera relación. Es en esta época cuando el cantante va descubriendo el grado de manipulación y control que ejerce su padre sobre su vida.

En este sentido, la serie es para los fans de Luis Miguel y también para los que no son fans. Es una historia de la brutalidad del espectáculo y de las ironías de la vida. El músico fracasado que es Luis Rey convierte a su hijo en un ídolo internacional, y al hacerlo se convierte en un monstruo embebido de poder y de arrogancia, un ser patético y visionario al mismo tiempo. Esta ambigüedad está presente en dos de las escenas más memorables, que ocurren cuando Rey lleva a Luis Miguel a cantar, primero a la casa de Andrés García y después al barecillo chafa de Ciudad Juárez.

Una de las grandes interrogantes de la serie era la actuación de Diego Boneta. Personificar a una celebridad es uno de los grandes retos para un actor, pero Boneta sale bien librado. Ayuda que, aunque muy lejos de ser idéntico, el actor y Luis Miguel tienen un tipo físico similar, y la personalidad agradable de Boneta ayuda a darle a la figura casi sobrehumana del cantante un aspecto de vulnerabilidad y empatía. Será interesante ver cómo va evolucionando su actuación a medida que avance la historia.

El español Oscar Jaenada (el protagonista de Cantinflas), perfecto en su actuación de Luis Rey, mostrando a un tipo desesperado y ensimismado, que insiste con un estilo de música que más allá de la calidad simplemente no le interesa al público, pero que está dispuesto a poner a su hijo en los escenarios al parecer no sólo para sacar adelante a su familia sino también por ambición. La famosa figura del showbiz dad, dispuesto a todo para que su hijo sea una estrella.

Es este duelo dramático entre padre e hijo el que le da su punch al primer capítulo en una lucha que le va revelando al hijo la oscuridad del padre, y que, en este sentido, trasciende el tema del espectáculo al retratar una relación tóxica entre el hijo talentoso y explotado, el padre rapaz y controlador, y una madre amorosa pero débil y luego ausente. La serie plantea estos conflictos de forma cruda e invita a seguir viendo cómo continuará esta confrontación.

Es importante recordar que la serie es producida por el mismo Luis Miguel, con todos los beneficios y limitaciones que esto tiene, en una historia transmitida por él que la vivió y al mismo tiempo enmarcada bajo lo que él quiere presentar de su vida, lo cual es una decisión totalmente valida para una biografía.

De momento, un gran inicio para todos los involucrados. Cada domingo se estrenará un capítulo en Netflix, único lugar en donde se puede ver la serie en México. En Estados Unidos la serie se transmitirá igualmente por Telemundo cada domingo.

Netflix
La personalidad agradable de Boneta ayuda a darle a la figura casi sobrehumana del cantante un aspecto de vulnerabilidad y empatía.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.