EL BLOG
05/03/2018 12:00 PM CST | Actualizado 05/03/2018 6:55 PM CST

Lo bueno, lo malo y lo feo de los Premios Oscar

Lucas Jackson / Reuters
Orgullo mexicano: Gael García Bernal felicita a Guillermo del Toro.

Pues ayer se cumplió el pronóstico y sin duda fue una gran noche mexicana en los Oscares con triunfos para Guillermo del Toro en Mejor Película y Mejor Director, el premio a Coco como Mejor Película Animada y de Mejor Canción, y la presencia de Gael García, Eiza González, Salma Hayek, Eugenio Derbez y Natalia Lafourcade como presentadores. Y lo de noche mexicana aplica perfectamente con el espectacular escenario que se montó para cantar "You Will Remember Me", el tema de Coco; una puesta deslumbrante con motivos mexicanos y baile regional, emulando a la película

Estas cosas importan más que nunca en un momento en que la comunidad inmigrante mexicana (y México) viven el embate mediático de Donald Trump y sus aliados en la prensa de extrema derecha. Así que, qué fue lo bueno, lo malo, lo feo y lo extraño de los Oscares.

Lo bueno

Guillermo del Toro gana Mejor Director y Mejor Película por La Forma del Agua. Un premio más que merecido a la trayectoria de del Toro. Si bien según los pronósticos del Toro tenía asegurado el premio de Director, en las últimas semanas se había venido hablando de un posible triunfo de Tres Anuncios por un Crimen o Get Out, en la categoría de Mejor Película. Al final, el mexicano se impuso, y logra lo que debe ser un récord, ya que, en los últimos 5 años, 4 mexicanos se han llevado el premio de Mejor Director. Un Oscar significa mucho para un director, y esto seguramente le abrirá aún más las puertas para llevar a cabo proyectos aún más ambiciosos.

Lo malo

La excesiva crítica en redes sociales por un lado a si Gael García no cantaba bien y al vestido de Eiza González. Gael no estaba allí para cantar bien, sino para hacer una introducción emotiva a la canción, él prestó su voz a uno de los personajes principales de la película y es el actor mexicano más respetado a nivel internacional. ¿Quién mejor para representar a México ante el mundo? Son los Oscares, no La Voz.

Dan MacMedan via Getty Images
Eiza González.

En otro nivel, sí, Eiza González es muy controversial y mucha gente la detesta, pero no hay duda de que hizo un muy buen papel en Baby Driver y que, algo que no es común, habla un excelente inglés y se desenvuelve muy bien. Entonces ¿por qué acabársela con memes y burlas? En este momento, como mexicanos es importante respaldar a cualquiera que nos esté representando en Estados Unidos.

Lo feo

Hablando de moda, el clásico Red Carpet de E! se convirtió en un desastre de relaciones públicas cuando casi ninguna de las grandes estrellas femeninas accedió a ser entrevistada por Ryan Seacrest. Seacrest ha sido recientemente acusado de acoso sexual. Él afirma su inocencia, al igual que E!, que condujo una investigación interna y no encontró falta. Pero eso no fue suficiente y Seacrest sufrió una humillación televisada de proporciones épicas cuando las estrellas le hicieron el feo. Un exceso del MeToo, en el que se castiga a alguien sin que se le haya probado nada. El tiempo dirá si las acusaciones son ciertas o no.

Lo justo

Los premios, bien dados y distribuidos entre muchas películas. Todos los premios de actuación bien merecidos, y si no han visto las películas corran a verlas. Frances McDormand y Sam Rockwell por Tres Anuncios por un crimen, y especialmente Gary Oldman por Las Horas más oscuras y Allison Janney por Yo, Tonya, están a la altura de las mejores actuaciones que se han premiado en la historia de los Oscares.

Excelente el Oscar del Mejor Guión Adaptado al veterano de 89 años James Ivory por Call Me By Your Name, y también el reconocimiento a Jordan Peele por la innovadora Get Out, lo que lo hizo el primer afroamericano en ganar el Oscar de Mejor Guión en la historia. Por otra parte, Roger Deakins, después de haber sido nominado 14 veces a Mejor Cinematografía sin ganar, finalmente se llevó el Premio por Blade Runner 2049.

Lo triste

Como no se puede reconocer a todo el mundo, se quedaron sin premio Christopher Nolan por Dunkirk, Laurie Metcalf por Lady Bird y Willem Dafoe por The Florida Project. Pero todavía hay tiempo, ya tendrán otras oportunidades y estos Oscares los vuelven a poner en el radar. Muchos también lamentan que la guionista y directora Greta Gerwig se fuera con las manos vacías por Lady Bird. La realidad es que hubo un movimiento de último minuto en que algunos votantes comenzaron a comentar que Lady Bird no era para tanto, lo que probablemente también le pasó a Get Out para que no se llevara Mejor Película.

Lo importante

La inclusión y el poner el dedo en la llaga del sexismo y racismo que han caracterizado a Hollywood (y en realidad a toda la sociedad) por muchos años. Importante el llamado a tener más representación de mujeres y minorías en el cine, incluyendo la poderosa invitación de Frances McDormand a todas las nominadas que se pusieran de pie al final de la ceremonia, y la presencia de algunas de las mujeres que fueron acosadas por Harvey Weinstein, como Ashley Judd, Salma Hayek y Annabella Sciorra. Asimismo la presencia de la actriz chilena transgénero Daniela Vega, y el premio a la cinta chilena sobre el tema que ella protagoniza, Una mujer fantástica. Ahora, esperemos que esto sí se traduzca en cambios reales, porque además ya se ha visto que la diversidad vende. Y si no, hay que ver los resultados en la taquilla de Wonder Woman, Black Panther y Get Out, y a menor nivel de Lady Bird o de Call Me by Your Name.

Lucas Jackson / Reuters
Meryl Streep felicita a Frances McDormand.

Lo oportunista

Los que se quieren subir al tren de forma oportunista para dar de qué hablar. Natalie Portman tenía justificación en acusar que todos los directores de los Golden Globes eran hombres, porque ella misma dirigió una película que fue fríamente recibida por la crítica. El hecho de que Natalie Portman hubiera hecho ese comentario probablemente ayudó a que Greta Gerwig fuera nominada en los Oscares. Pero ahora que Emma Stone hizo el énfasis de que eran 4 directores y una mujer, se vio oportunista y poco sensible, especialmente considerando que había un director mexicano y un director negro nominados, y que Stone tampoco se distingue por trabajar con mujeres directoras.

Lo divertido

Jimmy Kimmel, muy simpático y al grano. La mayoría de los presentadores funcionaron muy bien, especialmente Maya Rudolph y Tiffany Haddish, así como Sandra Bullock.

Lo largo

La ceremonia se extendió por casi 4 horas (que es casi lo que siempre dura) y al parecer los ratings bajaron más de 10 por ciento respecto al año pasado.

Aun así, nadie se aproxima a los Oscares en audiencia, ya que pocos eventos pueden reunir a más de 30 millones de personas en Estados Unidos frente a la televisión. Sin contar a todos los millones que se suman alrededor del mundo.

Lo más importante, después de un año pasado muy débil, en que en mi opinión ni La La Land ni Moonlight merecían el Oscar de Mejor Película (y no había muchas otras opciones), este año todas las películas nominadas son de gran nivel y merecen verse, y además muchas de ellas también son relevantes al momento en que vivimos. Porque si bien los Oscares premian la calidad cinematográfica, también siempre han tenido un papel de premiar a películas que hablan sobre temas de justicia social, discriminación y corrupción, y así a través del cine generar cambios (por graduales o sutiles que sean) en la sociedad. Y este año no fue la excepción.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.