EL BLOG
16/09/2018 6:00 AM CDT | Actualizado 28/09/2018 12:01 PM CDT

Las grandes películas de Alfred Hitchcock

Revisitando a Alfred Hitchcock en la Cineteca Nacional.
Sanford Roth via Getty Images
Revisitando a Alfred Hitchcock en la Cineteca Nacional.

Esta semana comienza una exposición en la Cineteca Nacional sobre Alfred Hitchcock, que será acompañada con la exhibición de muchas de sus películas más importantes. Es una ocasión perfecta para poder ver en todo su esplendor algunas de las mejores películas de la historia del cine.

Si te espanta el blanco y negro o el cine de antaño, haz un lado el prejuicio y lánzate a ver estas películas. Si puedes ir a la Cineteca, hazlo, pero si no las encontrarás también en DVD, Blu Ray o iTunes. Hitchcock es conocido como el Maestro del Suspenso, y fue uno de los primeros directores estrella de la historia del cine, con una fama al nivel de los mismos actores y actrices que eran ídolos y estelarizaron sus películas.

A Hitchcock le debemos algunas de las grandes escenas de la pantalla grande, empezando por esa aterradora de Psicosis, en la que Janet Leigh es apuñalada sin piedad en la regadera con la música inolvidable de Bernard Herrman.

O la perturbadora escena de Los Pájaros, en que las susodichas aves inexplicablemente se vuelven contra los humanos y comienzan a atacar y a matar a los habitantes de un idílico pueblo americano.

O Cary Grant perseguido por un avión en un campo de maíz en Intriga Internacional.

En La Ventana Indiscreta, Hitchcock nos pone en el papel del fisgón que parece descubrir un crimen mirando desde su ventana el edificio de enfrente. ¿Y qué es el cine sino una ventana indiscreta que nos permite espiar las vidas de los otros?

Algunos críticos lo consideran un director frío e inhumano, pero ¿qué hay mas humano que las pasiones que llevan al crimen o a la violencia?

Las películas de Hitchcock son absolutamente modernas, pues el director contaba sus historias con la cámara y buscaba todos los elementos posibles para ,a través de las imágenes, el sonido, la edición y la música crear la mayor tensión posible.

Hitchcock nos secuestra con sus historias. Fue un gran manipulador de la audiencia a través de su genialidad narrativa, probablemente el más grande, y por eso ha sido admirado y copiado por nuevas generaciones de directores tan diversos como Steven Spielberg, Francois Truffaut y Brian de Palma, por mencionar sólo algunos.

Nunca ganó un Oscar como Mejor Director pero su película Vértigo está considerada como la Mejor Película de la Historia del Cine, habiendo desplazado a El Ciudadano Kane en el primer lugar en la encuesta más reciente de la revista Sight and Sound entre los críticos más importantes del mundo.

Algunos críticos lo consideran un director frío e inhumano, pero ¿qué hay mas humano que las pasiones que llevan al crimen o a la violencia? ¿Qué hay más humano que la obsesión o la supervivencia ante el peligro de muerte?

Hitchcock, nacido en 1899, era británico, y después de una exitosa carrera en el Reino Unido, se trasladó a Hollywood a fines de la década de los treinta, y es allí donde conseguirá los más grandes éxitos artísticos y comerciales de su carrera. Todas las películas de Hitchcock valen la pena, pero las siguientes son las indispensables:

Rebeca (1940)

Silver Screen Collection via Getty Images
Póster de "Rebecca" (1940) de Alfred Hitchcock.

Su primera década de Hollywood incluye algunos dramas de suspenso románticos muy exitosos, especialmente la ya clásica Rebeca, basada en la novela de Daphne Du Maurier. Se trata de una joven esposa que llega a una mansión y que se tiene que enfrentar a la sombra, el misterio y el recuerdo de la fallecida esposa anterior, la enigmática Rebeca. Laurence Olivier y Joan Fontaine son una memorable como pareja protagónica, y también destaca Dame Judith Anderson como la obsesiva Mrs. Danvers, sirvienta fanática del recuerdo de la fallecida Rebeca.

Si la historia les suena familiar es porque ha sido copiada hasta el cansancio. Fue un éxito rotundo de taquilla que hizo que Hitchcock entrara a Hollywood con el pie derecho.

La Sombra de una Duda (1943)

Getty Images
Póster de "La sombra de una duda" (1943) de Alfred Hitchcock.

Aquí Hitchcok pasa de los grandes espectáculos de Rebecca, y de sus posteriores películas, Saboteur y Sospecha, a un idílico pueblo americano en el que aparentemente todo es perfecto. Pero sabemos que eso no es así, y en un presagio de sus películas sobre psicópatas, el director enfrenta a la joven Charlie Newton (una radiante Teresa Wright) con el inimaginable prospecto de que su guapo, carismático y adorado tío, el Tío Charlie (Joseph Cotten) quien es un asesino serial de esposas. La ironía comienza con que los dos se llaman Charlie y la película plantea la noción perturbadora de que el mal se encuentra siempre más cerca de lo que nos imaginamos.

Encadenados (1946)

ullstein bild Dtl. via Getty Images
Cary Grant e Ingrid Bergmann en un fotograma de "Encadenados" (1946) de Alfred Hitchcock.

Uno de los grandes clásicos de suspenso y romance de Hollywood, con Cary Grant e Ingrid Bergman involucrados en una trama de espionaje e intriga.

Hitchcock dijo que a los actores había que tratarlos como ganado, pero la realidad era muy diferente. Pocos directores han hecho verse tan bien y les han dado papeles tan emblemáticos a sus actores. En este caso, Cary Grant e Ingrid Bergman tienen dos de sus roles más memorables, un magnífico romance de tintes góticos en que las dos leyendas interpretan a espías envueltos en una peligrosa trama para desenmascarar a unos nazis.

El romance en Hitchcock siempre va acompañado de amenaza y el más grande peligro a veces puede ser la persona a la que amas, y esta película es un ejemplo perfecto de ello.

Extraños en un Tren (1951)

Getty Images
Póster de "Extraños en un tren" (1951) de Alfred Hitchcock.

El acercamiento de Hitchcock a una mente criminal se profundiza y se vuelve más perturbador con su adaptación de la novela de Patricia Highsmith "Extraños en un tren". Highsmith fue la autora de las famosas novelas sobre el psicópata Mister Ripley, y en esta novela la talentosa escritora nos presenta a dos hombres que se conocen en un tren y que hacen un acuerdo para hacer un "intercambio de asesinatos". Cada uno matará a la persona de la que el otro quiere deshacerse para así tener una coartada. Sin embargo uno de ellos se arrepiente y se echa para atrás, pero el otro no y comete el asesinato, y no espera nada menos que su "cómplice" cumpla su parte.

Aquí Hitchcock no hace concesiones y emprende ya un proyecto muy personal, totalmente enfocado en el mal y en la mente criminal. Una película implacable y llena de suspenso.

La Ventana Indiscreta (1954)

Getty Images
Póster promocional de "La ventana indiscreta" (1954) de Alfred Hitchcock.

Una película más "amable" pero no menos interesante.

Un fotógrafo se ve obligado a pasar varias semanas en su casa sin moverse por haberse roto una pierna. Aburrido, con sus binoculares se dedica a observar la vida de sus vecinos del edificio de enfrente. Entonces ve lo que parece un asesinato: un hombre ha matado a su mujer. ¿Pero fue un asesinato o el aburrimiento y la paranoia lo están haciendo inventar cosas?

Desde su silla de ruedas en su casa, el protagonista pone en movimiento toda una investigación para descubrir si ocurrió un crimen o no. Gran parte de la innovación y de la diversión de la película consiste en ver al fotógrafo absorber y comentar la vida de sus vecinos, mientras con su novia y sus amigos intenta resolver el misterio.

Es de las películas más entretenidas del director, con una gran actuación de James Stewart y una espectacularmente guapa Grace Kelly (que hizo también con el director Dial M for Murder y To Catch a Thief).

Vértigo (1958)

Movie Poster Image Art via Getty Images
Póster de "Vértigo" (1958) de Alfred Hitchcock'.

La película en el primer lugar de la lista de los críticos a nivel mundial. Vértigo es una de las máximas películas hechas sobre la obsesión. John Ferguson (de nuevo James Stewart) es un expolicía al que un amigo suyo le pide vigile a su mujer. Ferguson queda fascinado por ella, lo que no sorprende ya que se trata de la espectacular Kim Novak. Sin embargo, la mujer se suicida tirándose de un risco. Ferguson queda devastado pero unos meses después encuentra a una mujer muy parecida. ¿Pero es la misma mujer u otra? ¿Se está volviendo loco?

Una película cerebral, implacable y quizá una de las representaciones de la obsesión más perturbadoras jamás puestas en la pantalla, Vértigo muestra una visión cada vez más oscura de Hitchcock sobre la naturaleza humana. Si bien es una gran película, no concuerdo con que sea la mejor de Hitchcock ni en que esté nombrada como la mejor película de la historia, pero es una obra maestra sin duda.

Psicosis (1960)

ullstein bild via Getty Images
Alfred Hitchcock durante el rodaje de "Psicosis" (1960).

Una película que cambió la historia del cine. Hitchcock siempre estaba tomando riesgos y literalmente le gustaba moverle el tapete a la audiencia. Y aquí lo hace de muchas formas distintas.

Sin hacer spoilers, podemos decir que primero el director nos lleva a creer que estamos viendo una película con unos protagonistas y luego a mitad de la película nos cambia totalmente la jugada. Digamos que el horror irrumpe, e irrumpe gráficamente y con una brutalidad que no se había visto en el cine hasta ese momento.

El realismo con el que Hitchcock manejó la violencia de Psicosis marcó a una generación y dio paso a la representación cada vez más gráfica de la violencia que se ha venido dando desde entonces. Nuevamente hay una mirada podríamos decir casi empática con la mente criminal.

Advertencia: La escena casi final en la que se revela el misterio de la película hoy en día puede dar risa, así que estén preparados; y no es que esté mal hecha, es que al final lo que está proponiendo el director es tan arriesgado y "escandaloso" que probablemente no había forma de hacer la escena exitosamente. Un ejemplo también muy claro de la fascinación del director con temas freudianos, que ya había explorado en Spellbound.

Los Pájaros (1963)

Editorial Image Provider via Getty Images
Portada de la revista Life con Alfred Hitchcock promocionando "Los pájaros" (1963).

Una de las películas más enigmáticas de Hitchcock: una historia de horror casi bíblico pero al mismo tiempo de lo más entretenida para la audiencia, que quedará paralizada de miedo cada vez que estas aves asesinas se abalancen ferozmente sobre los humanos de Bodega Bay para matarlos a picotazos o sacarles los ojos.

¿Por qué los pájaros han empezado a atacar a los humanos? ¿Es una película simbólica o el director sólo nos quiere entretener? ¿Son los Pájaros la personificación del mal o los humanos están siendo castigados? Si estás viendo la película por primera vez probablemente no tendrás tiempo de hacerte estas preguntas mientras miras aterrorizado quién es la siguiente víctima de las aves.

Al mismo tiempo la película es un estudio psicológico de relaciones sofocantes. En mi opinión y en la de muchos la última gran película de Hitchcock, que para este momento tenía 64 años.

Estas son sólo algunas películas notables, pero sin duda también son indispensables La Soga (1948), Lifeboat (1944), Spellbound (1945), El Hombre que Sabía Demasiado (1956) e Intriga Internacional (1959).

Después de Los Pájaros, Hitchcock hizo Marnie (1964), que tiene muchos admiradores, pero hay un declive en las posteriores películas del director, La Cortina Rasgada (1966), Topaz(1969), Frenzy (1972) y Family Plot (1976), aunque todas tienen defensores. Finalmente en 1967 al director se le dio el Premio Honorario Irving Thalberg en los Oscares, y al recibirlo, y con su singular acidez británica, sólo dijo "Muchas gracias".

Lo que se puede contar sobre Hitchcock es interminable, pero vale la pena destacar su largo y productivo matrimonio con Alma Hitchcock, que había sido editora y guionista en sus primeras películas. El matrimonio duró 54 años, de 1926 hasta la muerte del director en 1980. De acuerdo con sus biógrafos, Alma fue una guía constante para el director, que la consultaba sobre todos sus proyectos, y era una de las únicas personas que lo podía confrontar exitosamente. Sólo tuvieron una hija, Patricia.

Sus películas no son solo infernalmente entretenidas sino también poderosos estudios de las pasiones humanas, con algunas de las mejores actuaciones en la historia del cine.

Uno de los factores que contribuyó a que Hitchcock se convirtiera en una figura tan conocida como sus actores, fue su hábito de siempre hacer una pequeña aparición en sus películas, lo que se conoce como un cameo. Pero la imagen de Hitchcock realmente revienta con el gran público con su famosísima serie, Alfred Hitchcock Presenta, una antología de pequeñas historias de suspenso que se transmitió en televisión por años.

En cada capítulo la serie tenía una irónica e ingeniosa aparición de Hitchcock aludiendo a veces a las tramas de las historias, y siempre en un tono de humor negro. En esta serie también hay varios episodios clásicos, incluyendo "Oveja al Matadero"en que una esposa abnegada un día se harta y decide matar a su esposo con una gran chuleta cruda; cuando la policía llega a investigar, la amable esposa se ofrece a darles de comer y les cocina la chuleta con la que mató al marido, eliminando así el arma homicida. La esposa es interpretada por Barbara Bel Geddes, que años después sería Miss Ellie en Dallas.

Esta imagen pública asociada al humor negro, aunada a sus sarcásticas declaraciones le han dado a Hitchcock un aura de observador irónico y a veces algo despiadado de la naturaleza humana. Pero las películas cuentan otra historia muy distinta. Hitchcock, que fue también un lector voraz, es el cineasta supremo del Crimen y Castigo, y sus películas no son solo infernalmente entretenidas sino también poderosos estudios de las pasiones humanas, con algunas de las mejores actuaciones en la historia del cine. El cine moderno es lo que es gracias a este excéntrico, extravagante, irónico y atormentado hombre que nos dejó ver el mundo a través de su ventana indiscreta.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.