EL BLOG
22/12/2017 6:00 AM CST | Actualizado 22/12/2017 9:42 AM CST

Estas fueron las mejores películas de 2017

Instagram: guardiansofthegalaxy

Aquí la lista de las películas que recomendaría incondicionalmente a cualquiera que le guste el cine. Como todo listado de este tipo, trata de ser objetivo, pero finalmente está filtrado bajo la subjetividad y los valores y criterios de quién la elabora. Incluye exclusivamente películas que se estrenaron comercialmente en las salas de cine en México, y no se incluyen películas estrenadas en festivales o muestras.

  1. DUNKERQUE: A meses de su estreno, la épica del director Christopher Nolan sobre el rescate de las tropas británicas en Dunkerque sigue impresionando. Es un logro monumental que resulta a la vez una gran película de acción, un testimonio histórico y en otro nivel una meditación sobre el tiempo mismo, sobre los millones de acciones y decisiones aparentemente inconexas que ocurren para que una hazaña de esta magnitud haya podido ocurrir.
  2. COCO: Ya es la película más taquillera de la historia en México y tuvo también una excelente recepción en Estados Unidos en un momento clave para los mexicanos en nuestra relación con ese país. Sin duda uno de los más espectaculares homenajes visuales que se le han hecho a México, Coco es una celebración de nuestra cultura y de nuestros muy cantados valores familiares en una época en que ambos parecen en constante riesgo de naufragio. Una joya.
  3. UNA CENA INCÓMODA (BEATRIZ AT DINNER): Hablando del asedio a los mexicanos, Salma Hayek canalizó el espíritu de ese México optimista pero devastado en esta excepcional película, en la que interpreta a una masajista inmigrante que se tiene que enfrentar en una cena a un arrogante millonario gringo tipo Donald Trump. Una actuación perfecta de Hayek que depende tanto de la expresión y de la cámara como del diálogo, y en que el director Miguel Arteta captura una vida entera de esfuerzo, de tristeza y de esperanza. El final es cuestionable, pero esta es una cena que vale la pena.


  4. EL CLIENTE: Ganador del Oscar a la Mejor Película Extranjera en 2017, este es el segundo Oscar para el director iraní Asghar Farhadi. Si al oír una película iraní te da flojera, reconsidéralo, este es un thriller moral del más alto calibre. A diferencia de muchos de los directores de cine de autor mundial, Farhadi es un director interesado en contar historias llenas de suspenso que nos hacen cuestionarnos nuestros propios valores y ponernos en la posición de sus personajes. En este caso se trata de la historia de una violación y de la búsqueda del matrimonio afectado por hacer justicia, y hasta dónde están dispuestos a llegar para lograrla. El director nos coloca en el campo minado del crimen y el castigo en la película más humana del año.
  5. LOGAN: Hugh Jackman elige su actuación final como Wolverine para protagonizar una historia apocalíptica que hace un homenaje a los grandes westerns del cine americano. En Logan, el director James Mangold lleva las historias de superhéroes a sus últimas consecuencias, sin los obligados finales felices, y logra una brutal película de acción y sobrevivencia en la que no hay tregua frente a un mundo violento e implacable. Sir Patrick Stewart, memorable como un moribundo Charles Xavier. La película de superhéroes que le gusta hasta a los que no les gustan las películas de superhéroes.
  6. BAJO LA ARENA: Los horrores de la guerra continúan cobrando sangre aún después de su fin. Nominada al Oscar a la Mejor Película Extranjera, este filme danés narra la historia de los soldados alemanes prisioneros de guerra que fueron asignados a desactivar todas las minas que su ejército había colocado durante la guerra en las playas de Dinamarca. Por supuesto era un trabajo frecuentemente mortal. Al enfocarse en un grupo de prisioneros alemanes adolescentes bajo el mando de un sargento danés que (con razón) odia a los germanos, el director Martin Zandvliet plantea persuasivamente cómo los hombres comunes y corrientes son siempre las víctimas de la locura de los líderes que los llevan a la guerra, del lado en el que estén.
  7. LOS GUARDIANES DE LA GALAXIA 2 /THOR RAGNAROK: Para muchos estas películas de Marvel/Disney son el más grande ejemplo del cine "comercial" y algunos se quejan de que las historias de superhéroes están matando al cine. Demos entonces las gracias de que el equipo a cargo de Marvel mantiene un estricto control de calidad enfocado a contar grandes historias, presentar universos ficticios visualmente deslumbrantes y actuaciones carismáticas. Bajo la dirección de talentosos y originales directores como James Gunn (Guardianes) y Taika Waititi (Thor), Marvel/Disney siguen anotando y son la envidia de todos los otros estudios de Hollywood. No es cosa fácil, y si no, solo hay que comparar una película de Marvel con desastres como Transformers: el último caballero, El rey Arturo o La momia.
  8. WONDER WOMAN: DC toma el ejemplo del universo Marvel y pone a la talentosa directora Patty Jenkins, que dirigiera la sensacional Monster con Charlize Theron, a cargo de contar la historia de la más famosa heroína de los cómics. La israelí Gal Gadot, que fue lo único bueno de Batman vs. Superman, aquí se confirma como una estrella cool y carismática en una película que inspiró a millones de niñas y de mujeres en todo el mundo. En un año clave en distintos frentes para las mujeres, un recordatorio del poder femenino dentro y fuera de la pantalla.
  9. BABY DRIVER: Un despliegue visual y auditivo virtuoso del director Edgar Wright con una excelente actuación del joven Ansel Elgort como el casi infalible conductor al servicio de una banda de asaltantes de bancos que solo puede funcionar adecuadamente a través de la música. El mérito de Baby Driver es que reproduce para la audiencia esa existencia musical del protagonista, con un gran soundtrack y un elenco de primera que incluye a Jamie Foxx, Jon Hamm y al vilipendiado Kevin Spacey antes de su caída.


  10. VALERIAN: Esta es un blanco fácil de ataque por la presencia de Cara Delevigne y Dane DeHaan y por la muy visible falta de química entre ambos como la pareja protagónica. Resulta aun así más admirable el logro de Luc Besson (director de El profesional, La Femme Nikita y Lucy) en sacar adelante una película llena de imaginación, creatividad y humor y que se atreve a presentar un nuevo universo en la pantalla. Valerian es como un largo homenaje a la escena de la cantina de la película original de Star Wars. Una de las películas más menospreciadas y entretenidas del año.
  11. YO DANIEL BLAKE/120 LATIDOS POR MINUTOS: El cine de justicia social está en peligro de extinción. Entre los blockbusters comerciales y las angustias burguesas del cine de autor, siempre se agradece una película que recuerde que hay causas por las que la gente vive y muere en el mundo real. Yo Daniel Blake del veterano cineasta agitador Ken Loach ganó la Palma de Oro en Cannes en 2016 y narra la lucha de un hombre contra el sistema por lograr que le reconozcan una incapacidad médica en la despiadada Inglaterra del Brexit. 120 latidos por minuto narra la batalla del grupo de activistas ACTUP en la Francia de los 90 para crear conciencia sobre la lucha contra el SIDA. La película de Loach es tosca y sentimental y 120 minutos es estilizada y cool. Las dos igualmente efectivas como cine de denuncia.

Merecen una mención Huye y The Big Sick, que entraron a varias listas de Top 10 de los críticos en Estados Unidos y que seguramente serán nominadas a varios Oscares, la primera es un muy bien logrado thriller y la segunda una comedia realista con toques originales y momentos muy divertidos. Bien logradas, pero un tanto sobrevaloradas en mi opinión por el momento de tensión racista que se vive en Estados Unidos. Ambas valen la pena.

Por otra parte Mother fue la película más controversial del año y es un despliegue de brillantez narrativa de Darren Aronofsky con una muy buena actuación de Jenniffer Lawrence, que sin embargo al final nos hace preguntarnos un poco ¿para qué? Lo que el director nos quiere decir no parece tan profundo para justificar lo barroco de la película. Los años dirán si se trata de un clásico o de un director con sobredosis de El bebé de Rosemary y de Repulsión, de Roman Polanski.

Stephen King y Agatha Christie por su parte regresaron al cine en dos excelentes adaptaciones, IT y Asesinato en el Expreso de Oriente respectivamente. Y para la audiencia de cine de arte, el veterano Marco Bellochio ofreció una película brillante y sensual aunque un tanto episódica en Sangre de mi sangre e Isabelle Huppert entregó un 2 por 1 en la comedia negra Elle de Paul Verhoeven y en el drama realista El porvenir de Mia Hansen Love.

En México apenas comenzarán a estrenarse varias de los contendientes a los Oscares así que todavía hay mucho cine que ver en los próximos meses.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.