EL BLOG
10/08/2018 9:36 AM CDT | Actualizado 10/08/2018 10:51 AM CDT

El triunfo de las argentinas a favor de la legalización del aborto

Marcos Brindicci / Reuters
Este fue un debate sin igual y en ese debate ganaron las mujeres.

Ayer, tras más de 15 horas de debate, el Senado argentino votó una iniciativa para legalizar el aborto hasta las 14 semanas por voluntad de las mujeres. Lamentablemente, esta iniciativa no obtuvo los votos requeridos, ya que 31 senadores votaron a favor y 38 votaron en contra. Pese a que el resultado no fue favorable, el enorme movimiento que construyeron las mujeres argentinas a favor de la legalización del aborto tuvo eco en todo el mundo y debe ser en sí mismo un motivo de celebración.

Indudablemente en Argentina el mayor triunfo del que podemos hablar es la despenalización social del aborto. Las argentinas lograron, como consecuencia de más de 13 años de lucha y de tener un movimiento feminista diverso y fuerte, algo que en muchos países añoramos: que el aborto deje de ser un tema tabú. Así, con la presentación de la iniciativa por séptima vez por parte de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito se desató durante meses un debate que llegó a los parques, las plazas, las escuelas, el transporte público, los medios de comunicación, las redes sociales, la academia y la política en todo el país.

Este fue un debate sin igual y en ese debate ganaron las mujeres. Como ellas mismas dicen,las calles ayer votaron y fueron los senadores quienes decidieron darle la espalda a una demanda social indispensable en cualquier democracia: la autonomía de las mujeres respecto de sus cuerpos y sus vidas.

Las calles ayer votaron y fueron los senadores quienes decidieron darle la espalda.

La votación de ayer deja una deuda histórica respecto a los derechos reproductivos de las mujeres argentinas. La legislación de 1921 en la que el aborto únicamente es legal en casos de violación y peligro a la vida se mantendrá vigente, el acceso seguirá siendo discrecional y limitado y miles seguirán recurriendo a la clandestinidad para poder tener acceso a este procedimiento. Además, no podrán volver a presentar una iniciativa durante un año.

Hasta ahora, el gobierno ha anunciado que el debate sobre la legalización del aborto seguirá, que se reforzará la educación sexual en las escuelas y la provisión de métodos anticonceptivos de larga duración. Asimismo, el jefe de gabinete declaró que el 21 de agosto presentará una iniciativa para reformar el Código Penal y entre las reformas que se prevén está la de quitar la pena en el delito de aborto.

Este fue el primer debate parlamentario en casi 100 años sobre aborto y nunca antes una iniciativa sobre el tema había logrado su aprobación en la Cámara de Diputados y su discusión y votación en el Senado. Por lo que el movimiento por la legalización del aborto ha dicho que su lucha seguirá y aprovecharán la coyuntura electoral del próximo año para volver al aborto una demanda social desde las urnas. Asimismo, han denunciado una y otra vez la injerencia de la Iglesia en esta votación y la exigencia de que el Estado y la Iglesia sean un asunto separado.

El histórico debate en Argentina ha inspirado a muchas activistas y mujeres en la región. En el caso de México, ha devuelto el tema a la agenda y nos ha obligado a reflexionar sobre qué lecciones podemos aprenderles. En nuestro país la regulación del aborto es a nivel local, por lo que tenemos una enorme disparidad y obstáculos para que las niñas y mujeres puedan acceder al aborto. La Ciudad de México es la única entidad en la que el aborto está despenalizado de manera voluntaria hasta la semana 12 y la única causal a nivel nacional es el aborto por violación.

En el caso de México, ha devuelto el tema a la agenda y nos ha obligado a reflexionar sobre qué lecciones podemos aprenderles.

Por lo que una de las grandes lecciones de Argentina es no solo trabajar en modificar las legislaciones locales sino en transformar las percepciones sociales que existen respecto al aborto. De tal forma que el acceso a este servicio de salud se transforme en una demanda social y colectiva.

Otra de las lecciones que considero que podemos aprenderles es la necesidad de una articulación intergeneracional y diversa entre los diferentes feminismos y actores relevantes en la discusión sobre aborto. Por lo que el involucramiento de las jóvenes y adolescentes en este tema es un gran pendiente en el que debemos empezar a trabajar.

Parafraseando a la rapera Miss Bolivia, somos las del alma viva, las que no se detienen y seguiremos bailando hasta que salga el día. Porque tarde o temprano #Seráley en todo el mundo y no dejaremos de luchar hasta que así sea.

(VIDEO: Loca, tema de Miss Bolivia)

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.