VOCES
08/08/2018 6:00 AM CDT | Actualizado 08/08/2018 8:31 AM CDT

Si solo ves futbol masculino, no eres un verdadero fan de este deporte

Vaughn Ridley/Getty Images
Nayeli Rangel, delantera de la Selección Femenil de Futbol de México, en un partido contra Colombia. 9 de junio de 2015.

Los verdaderos fans del futbol saben que no tienen que esperar tanto para que la emoción internacional del Mundial vuelva otra vez. En menos de un año, mujeres de 24 países llenarán las canchas de Francia para competir en el octavo Mundial Femenil. Promete traer más proezas atléticas, drama, emociones, corazones rotos y, en Estados Unidos, más televidentes.

De hecho, si la historia sirve de pronóstico, el Mundial del próximo año será en Estados Unidos más importante que el de este año. (En 2015 25.4 millones de personas vieron a Estados Unidos vencer a Japón en la final del Mundial Femenil; 11.3 millones vieron a Francia vencer a Croacia hace unas semanas.) Ayuda, por supuesto, cuando el equipo de tu país no solo es suficientemente bueno para participar, sino para ganar.

Pero mientras transitamos del mayor evento deportivo del mundo a su primo menor, debemos de hablar sobre por qué las mujeres no tienen el mismo número de televidentes y de ganancias que los hombres. A las mujeres les pagan menos, tienen menos recursos y siempre son tratadas como la versión disminuida del mismo deporte, incluso cuando son heroínas nacionales. Y ya me harté.

Nada de esto tiene sentido, a menos que las personas no vean los partidos porque juegan mujeres.

El año pasado, mientras veía en línea un partido del campeonato femenil de la UEFA (porque era la única manera de ver el campeonato), la transmisión era borrosa, como sucede a veces con las transmisiones por internet. Era difícil discernir las figuras de las futbolistas al margen de sus camisetas y, a veces, sus colas de caballo. La intensidad y habilidad del juego era altísima, como es de esperar en una competencia futbolística de tanta importancia.

Jason Miller / Getty Images
Lou Jiahui (izquierda) de China y Crystal Dunn de Estados Unidos, en Cleveland el 12 de junio de 2018. En comparación con los jugadores hombres, las jugadoras tienes menores salarios y pocos recursos.

Si no hubiera sabido que veía a mujeres, jamás lo habría adivinado. El futbol es futbol. Sin embargo, cuando lo juega una mujer, la gente lo ignora y hace chistes sobre cómo las mujeres deberían estar en la cocina en lugar de en el juego, o salen con justificaciones sobre cómo esta versión del deporte no es interesante (loes: los reto a verlo) y que no tienen nada qué ver con su sexismo.

FIFA, la organización líder del futbol del mundo, apenas si promociona a las mujeres. De acuerdo con Anne M. Peterson de la agencia Associated Press, en el Mundial de Rusia de este año "Francia 2019 casi no fue promocionado: no hubo pósters, eventos o publicidad en las áreas turísticas". Grant Wahl, de Sports Illustrated, tuiteó: 'Fue sorprendente cómo la FIFA casi no hizo nada para promover en Rusia el Mundial Femenil de 2019 ante los fans y los medios. No vi ningún promoción visual en Moscú, aunque había mucha de Catar 2022.

La FIFA, las federaciones y los clubs deberían prestar más atención e invertir más en las jugadoras, sus entrenadores y equipos, quienes ya se sacrifican lo suficiente para jugar.

Las mujeres, por su parte, están dispuestas a hacer todo por el juego, sea lo que sea. Juegan en ligas y sus equipos nacionales, a los que no suele facilitárseles recompensarlas por sus esfuerzos. En 2017, Neymar, la superestrella brasileña, ganó la suma de los salarios de mil 693 mujeres en las ligas de Francia, Alemania, Inglaterra, Estados Unidos, Suecia, Australia y México. Citando una nota de Equalizer, Eli Horowitz escribió para Excelle Sports que en Argentina, donde Lionel Messi es el rey y el equipo masculino es seguido incansablemente, las jugadoras del equipo nacional ganan tan poco como 8.50 dólares (alrededor de 157 pesos mexicanos) por sesión de entrenamiento.

Este año Gaby Garton, la portera del equipo nacional de Argentina, habló sobre cómo ella y sus compañeras tuvieron que comprarse sus tacos con ese salario miserable, y los uniformes solían ser prendas usadas de los clubs masculinos. "Estaba claro", dijo, "que solo ser capaz de usar el uniforme del equipo nacional y atreverte a representar a tu país era algo que no era suficiente para impulsarnos a jugar en esas condiciones". Dices que amas el futbol, ¿pero lo amas tanto como la selección femenil de Argentina?

CLAUDIO REYES / Getty Images
La jugadora argentina Mariana Larroquette (al frente a la izquierda) y la jugadora chilena Fernanda Pinilla (derecha) durante un partido de la Copa América Femenil en Serena, Chile, el 22 de Abril. Chile calificó al Mundial Femenil de Francia 2019.

Y no solo se quedan sentadas quejándose de esas condiciones. Intentan cambiarlas. Tras quedar en segundo lugar de la copa de la UEFA del año anterior, el equipo de Dinamarca se rehusó a jugar un partido clasificatorio para protestar contra los bajos salarios y la falta de recursos, la UEFA castigó a Dinamarca con una suspensión de cuatro años.

Eso fue similar a lo que el equipo australiano hizo en 2015, luego de que a ninguna de las jugadoras les pagaran por dos meses. En 2016 el equipo de Estados Unidos puso una demanda en la Comisión de Igual de Oportunidades de Empleo por prácticas de pago discriminatorio. El mismo año jugadoras del equipo nigeriano protestaron en su hotel luego de ganar por octava ocasión la Copa Africana Femenil, porque dijeron que todavía tenían que 'recibir sus bonos y compensaciones'. Dos años después equipos nacionales de Sudamérica (específicamente Argentina, Brasil y Chile) cayeron en la clasificación de la FIFA porque sus federaciones apenas si les hacían caso, y eligieron diferentes acciones colectivas para llamar la atención sobre sis demandas para tener más beneficios y mejor trato.

Y en Noruega, una pequeña esperanza: el equipo masculino dona una pequeña porción de sus ganancias comerciales al equipo femenil, y los equipos de mujeres reciben los mismos salarios. "Noruega es un país donde nos importa mucho la equidad, así que creo que es algo bueno para el país y el deporte" dijo a la BBC, Joachim Walltin presidente la Unión de Jugadores de Noruega. ¡Los noruegos entienden! Y, lo más importante, es que demuestran que es posible.

Ron Chenoy-USA TODAY Sports
Julie Ertz, una de las defensas del equipo de Estados Unidos. 15 de septiembre de 2017.

Conozco el argumento que ya han dado muchas personas en respuesta a estos números: no podemos pagarle más a las mujeres porque el juego no genera tantas ganancias, pues la gente no ve el futbol femenil. Sin embargo, el punto es que la FIFA, las federaciones y los clubs deberían prestar más atención e invertir más en las jugadoras, sus entrenadores y equipos, quienes ya se sacrifican lo suficiente para jugar. Y los fans necesitan superar el sexismo y sintonizar los partidos de mujeres para no facilitarle esa actitud la FIFA, las federaciones y los clubs.

Puedes hacerlo en este momento. Travis Waldron reportará el próximo Mundial Femenil. La liga de Futbol Femenil de Estados Unidos está a mitad de temporada, y la Liga MX Femenil acaba de empezar su segunda temporada. (La final de la temporada anterior rompió récord de asistencia en un partido femenil). El Torneo de las Naciones, con la presencia de Brasil, Japón, Estados Unidos y Australia, fue el fin de semana pasado. Si eres fan del Manchester United, el Barcelona o la Juventus, también apoya a sus equipos femeniles. Hay ligas de mujeres en todo el mundo, de hecho, y puedes seguir muchas de ellas siempre y cuando superes las barreras que te impidan ver un juego de mujeres.

Si solo ves futbol masculino, no solo estás perdiéndote mucho del mejor futbol, sino que no eres un verdadero fan del deporte y (quizás) eres sexista. Analízalo y después analiza a las deportistas que están de moda. Así estarás listo para emocionarte con la Copa del Mundo del próximo año.

Este blog apareció originalmente en el 'HuffPost' Estados Unidos, ha sido editado y fue traducido por Víctor Santana.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

VIDEO SUGERIDO