EL BLOG
20/04/2018 8:00 AM CDT | Actualizado 20/04/2018 10:30 AM CDT

¿Y la vivienda, apá?

Todo lo que se dijo (y lo que faltó) sobre desarrollo urbano en el #DebateChilango

InstitutoElectoralCM
Los candidatos a jefes de gobierno no hablaron de asentamientos irregulares o autoproducción de vivienda. Menos del encarecimiento y la gentrificación.

En el primer debate entre los 7 candidatos a Jefe de Gobierno de la CDMX se discutió el tema de "urbanismo y sustentabilidad". Va una reflexión sobre la pobreza de la discusión en términos de vivienda y luego un resumen de lo que pasó en el #DebateChilango:

Vivienda: más allá de la corrupción.

Ni una mención a la reconstrucción después del 19S o al reforzamiento de viviendas afectadas. Tampoco se habló de asentamientos irregulares o autoproducción de vivienda. Menos del encarecimiento y la gentrificación.

Los candidatos solo tocaron el tema de la vivienda para referirse a la corrupción.

Sin duda, es más fácil hablar de la #CorrupciónInmobiliaria que garantizar el acceso a vivienda asequible, dentro de la ciudad (y no en Huehuetoca), y con una buena dotación de servicios. ¿Qué tal a través de un programa para incentivar el mercado de renta? ¿O con leyes que favorezcan la construcción de vivienda social o los desarrollos de ingresos mixtos?

Además, todo bien con prometer el cumplimiento de la ley. Sin embargo, la prevención es más importante que la persecución. Es necesario mejorar la regulación de la construcción, hacerla más eficiente y sobre todo transparente. Urge también actualizar los programas de desarrollo urbano que, por ser obsoletos, generan proyectos a punta de excepciones y figuras especiales ad hoc para ciertos predios en ciertas zonas.

Es más fácil hablar de la #CorrupciónInmobiliaria que garantizar el acceso a vivienda asequible, dentro de la ciudad.

También es importante reconocer que la construcción de vivienda es positiva y necesaria para la ciudad y que, bien regulada, permite renovar la infraestructura y hasta dotar de más espacio público. Sin un desarrollo ordenado de vivienda, ocurre lo que solo Mikel abordó: la subida exorbitante de precios y la expulsión de la población de bajos ingresos a la periferia.

La vivienda también fue ignorada al hablar de movilidad. Es más fácil prometer 25, 50 o 100 km de metro que resolver la raíz del problema: una metrópolis expandida y fragmentada, en la que todos los días 1 millón 400 mil personas vienen a trabajar a la CDMX desde algún municipio de la zona conurbada.

Mikel dijo que los últimos gobiernos "nos quitaron dos horas y media al día en traslados". Eso es un poco exagerado, pero más o menos cierto. Lo que no dijo fue que eso es consecuencia de construir la vivienda barata en zonas más y más remotas. Bien por su propuesta de construir 150 mil viviendas de bajo precio alrededor de las estaciones de metro.

UlrikeStein via Getty Images
"Es más fácil prometer 25, 50 o 100 km de metro que resolver la raíz del problema: una metrópolis expandida y fragmentada".

Otras ideas buenas, malas e incompletas del #DebateChilango:

  • Mikel Arriola:
    • Ofreció carril preferente para autos con 3 o más pasajeros. Suena bien pero de difícil implementación. ¿Qué tal carriles confinados para transporte público en Circuito Interior, Periférico y autopistas urbanas?
    • Propuso esquemas de trabajo en casa para mujeres... ¿Y por qué no también para hombres?
  • Alejandra Barrales:
    • Bien por haber sido la única que habló de coordinación metropolitana.
    • Ofreció subsidio al transporte público para estudiantes. Debería ser financiado a través de los pagos que realizan los automovilistas.
  • Mariana Boy:
    • Propuso horarios de trabajo escalonados para reducir la congestión en horas pico.
    • Solo ella (y Barrales muuuuuy de pasadita) habló del uso de bicicleta y de más ciclovías.
  • Claudia Sheinbaum:
    • Bien por advertir que hace falta mucha información para entender los problemas en el sistema de agua y diseñar mejores estrategias.
    • Bastante confusas y vagas sus propuestas sobre movilidad.
  • Purificación Carpinteyro:
    • Bien al decir que el transporte público debe ser la primera opción de las personas, no la última.
    • Parece no saber cómo funciona el metro. Sus propuestas sobre la frecuencia de los trenes y su automatización no responden a problemas reales.
  • Lorena Osornio:
    • Solo ella señaló, acertadamente, que desde hace años el acceso al agua en algunas zonas de la ciudad está condicionada a cambio del voto. No solo el código postal determina el acceso al agua como dice Barrales, sino también la filiación política.
  • Marco Rascón:
    • Fue el único que habló de las tareas pendientes establecidas en la #ConstituciónCDMX, en específico, del Instituto de Planeación Democrática y Prospectiva, clave para la sostenibilidad de la ciudad.
    • Dijo que "el segundo piso ahí está y no tiene sentido demolerlo". ¡Ojo! No descartemos eso de demoler el segundo piso. Cosas maravillosas pasan cuando las ciudades lo hacen.

Temas comunes:

  • La propuesta de Mikel sobre el aprovechamiento de los terrenos del AICM es más completa que la de Barrales. Él habló de un nuevo polo de desarrollo y movilidad social, que incluya un "gran proyecto de vivienda", servicios médicos, áreas recreativas, universidades y espacio público. Alejandra solo dijo que lo convertiría en el segundo Chapultepec y en una segunda ciudad universitaria.
  • Todos coincidieron en impulsar la captación de agua pluvial. Que así sea.
  • Todos ignoraron a los peatones como sujetos de la política de movilidad. Tampoco se habló de la accesibilidad universal en el transporte y en las calles.

Ciudad para todas y todos:

Rascón, Mikel y Mariana señalaron que los más pobres pagan más por obtener agua de pésima calidad. Sheinbaum dijo que el desarrollo inmobiliario actual es excluyente. Alejandra prometió una visión de ciudad integradora, no tan desigual.

De una u otra forma, todos reconocieron que el desarrollo de la ciudad es un tema de equidad. Esperemos que eso se refleje en los programas de gobierno. Ojalá que dentro de 6 años, en vez de hablar de "urbanismo" en las campañas, hablemos de "el derecho a la ciudad". Eso reflejaría que empezamos a dejar atrás viejos paradigmas.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.