EL BLOG
07/02/2019 2:00 PM CST | Actualizado 07/02/2019 4:17 PM CST

¿Funcionará el nuevo plan para la búsqueda de desaparecidos?

ALBERTO ROA/ CUARTOSCURO.COM
Familiares de desaparecidos del Colectivo Solecito en Arbolillo, Veracruz, en labores de búsqueda de personas. 17 de septiembre de 2018. FOTO: ALBERTO ROA/ CUARTOSCURO.COM

Durante la "mañanera" de este lunes 4 de febrero, Andrés Manuel López Obrador presentó el plan del gobierno federal para implementar la Ley General en materia de desaparición forzada de personas. Y si bien se trata de un documento de trazos generales y expectativas mesuradas, es un punto de partida concreto para enfrentar esta grave crisis de desapariciones. Once puntos conforman el plan, de los cuales destacan particularmente tres: la reinstalación del Sistema Nacional de Búsqueda; la conformación de un "Instituto Nacional Forense", y la solicitud de asistencia técnica internacional.

Estos puntos reflejan las premisas de las que parte el nuevo gobierno para la conformación del plan: primera, lo construido por la administración anterior fue simulación; segunda, vivimos una tragedia humanitaria de identificación forense que requiere atención prioritaria; y tercera, la magnitud de la crisis requiere que el Estado mexicano reciba ayuda internacional.

El reconocimiento de estas premisas marca una diferencia importante respecto a los gobiernos anteriores, quienes se empeñaron en negar el problema y se avocaron al despliegue de una estrategia de administración de la crisis, más que a encontrar una solución.

¿De qué depende el éxito del plan anunciado por el gobierno federal? Dos elementos son clave para lograr resultados.

Son diversos los factores que impulsaron al gobierno federal a publicar este plan, incluyendo la presión mediática, pero sin duda el factor principal ha sido el ejemplo y exigencia permanente de cientos de colectivos de personas desaparecidas articulados en diferentes iniciativas alrededor del país.

Desde que se supo del triunfo de AMLO, el Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México no ha cesado de buscar un encuentro con el presidente. Además ha sostenido diversas reuniones de trabajo con los equipos de la secretaria Olga Sánchez Cordero y del subsecretario Alejandro Encinas, cuyos resultados en buena medida se ven reflejados en el plan presentado por el gobierno.

La semana pasada el propio Encinas estuvo presente en los trabajos de la Cuarta Brigada Nacional de Búsqueda. Esta experiencia marcó profundamente al subsecretario, que estuvo presente durante el hallazgo de una fosa clandestina. Además del impacto emocional, la experiencia en la Brigada dio claridad a los funcionarios sobre lo que implica la búsqueda de personas más allá de un escritorio. Y les convenció de que, sin las familias, no es posible avanzar en esta tarea.

¿De qué depende el éxito del plan anunciado por el gobierno federal? Dos elementos son clave para lograr resultados. Primero, continuar con la lógica de construcción conjunta, para que el conocimiento y la experiencia organizativa de los familiares de personas desaparecidas sean la brújula que marque el rumbo en la ejecución del Plan.

Y segundo, es necesario que el gobierno mantenga la apertura a combinar las capacidades existentes con fórmulas innovadoras de justicia, tal como se hizo en el caso Ayotzinapa.

Si bien la presentación del plan en una conferencia "mañanera" ha dado realce al tema, es fundamental que al momento de dar pasos concretos —por ejemplo, cuando se instale el nuevo Mecanismo o Instituto Forense—, este cuente con todo el apoyo y empuje directamente desde la presidencia de la República, en términos legales, políticos y de recursos financieros.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

VIDEO SUGERIDO