EL BLOG
24/05/2018 6:00 AM CDT | Actualizado 24/05/2018 6:00 AM CDT

Qué debes saber sobre hacer una maestría en el extranjero

Estudiar fuera: sueño de muchos y oportunidad de pocos.
unspalsh.com/stilclassics
Estudiar fuera: sueño de muchos y oportunidad de pocos.

Hace tres años yo estaba como tú: me moría de ganas de estudiar al extranjero. Siempre he estado convencido de que, como diría Mark Twain, "viajar es un ejercicio con consecuencias fatales para los prejuicios, la intolerancia y la estrechez de mente". Quería irme a estudiar una maestría fuera para ver, conocer y entender la vida de manera diferente.

La verdad es que el proceso no fue tan divertido porque había muchas cosas que desconocía, sin mencionar que está lleno de papeleos y procedimientos nada emocionantes. Para que tu proceso sea mucho más fácil que el mío, te dejo 10 puntos que me hubiera encantado que alguien me explicara.

1. ¿Cuál es el objetivo de tu maestría?

Lo primero que tienes que tener claro es para qué quieres hacer una maestría. Por ejemplo, algunas personas deciden hacer una Maestría en Administración de Empresas (MBA) porque están buscando cambiarse de industria, mientras que otras buscan hacer esa maestría para enfocarse aún más en el campo en el que ya trabajan. Sea cual sea tu motivación, ten claro que el momento ideal para hacerla es cuando ya tienes tres o más años de experiencia laboral.

2. A buscarle

Ya que tienes claro el objetivo, el siguiente paso es buscar. La oferta es bastante amplia, y en algunos casos puede llegar a ser hasta confusa. Para que no te abrumes, hay varios factores en los que puedes basar tu búsqueda: duración del programa, prestigio de la escuela o carga académica. Los factores dependen absolutamente de ti. Algunas personas prefieren maestrías que sean superacadémicas, mientras que otras buscan que sean más prácticas.

Cada universidad y cada maestría van a requerir algo diferente, no puedes pretender usar el mismo currículum o el mismo ensayo para todas, debes moldearlo para cada aplicación.

3. Sé estratégico

Después de haber buscado, haz una lista con todas las escuelas que te llamen la atención y elige máximo cinco. Esto te va a permitir enfocarte. Por lo general, te van a pedir dos cosas: tu currículum y una carta en la que expliques por qué te gustaría hacer la maestría en la escuela en cuestión. Cada universidad y cada maestría van a requerir algo diferente, no puedes pretender usar el mismo currículum o el mismo ensayo para todas, debes moldearlo para cada aplicación.

Te tienes que fijar en qué busca la escuela, les tienes que dejar claro qué fue lo que te llevó a escogerla y por qué eres el candidato ideal. Revisa tu aplicación antes de mandarla, ponte a pensar que tu aplicación debe ser igual o más seria que cuando estás buscando trabajo.

Es recomendable que te pongas en contacto con los exalumnos de la escuela y, en caso de tener la posibilidad, ve a visitar las instalaciones. Esto hará que tu interés por la escuela sea evidente para el departamento de admisiones. Si lograste ponerte en contacto con alguna exalumno (intenta hacerlo con alguien que se haya graduado con mención honorífica o con alguien que sea conocido en la escuela) no dudes mencionarlo en tu carta.

4. El GMAT y el GRE

La mayoría de las maestrías en Estados Unidos, y algunos MBAs alrededor del mundo, te van a pedir uno de estos dos exámenes. Por lo general, los MBAs piden el GMAT y el resto de las maestrías en Estados Unidos piden el GRE.

Ambos son exámenes para los que necesitas estudiar, y más que estudiar, necesitas familiarizarte con ellos. Las preguntas son engañosas y tienes muy poco tiempo para contestarlas. Si no te sientes listo o quieres asegurarte de estar lo suficientemente preparado, te recomiendo que busques cursos que te ayuden.

En México existen varios (yo los tomé todos) y para mí el mejor fue el que ofrece TestPoint. Además de prepararte para los exámenes, te van a dar consejos sobre cómo escribir los ensayos, cuando aplicar y muchos otros detalles relevantes.

Radius Images
Pruebas y obstáculos camino a tus estudios en el extranjero.

5. La importancia del dónde

Los programas más cortos tienden a durar un año, y existen algunos que pueden a durar hasta tres. Teniendo eso en mente, ponte a pensar si te gustaría vivir en la ciudad en la que queda tu escuela durante ese tiempo. Ese nuevo lugar se va a convertir en tu casa y hay factores que tienes que tomar en cuenta, desde la cultura hasta lo caras o baratas que pueden ser las rentas. Además, si eres de las personas que están buscando migrar, escoge una escuela que quede en el país o ciudad donde te gustaría trabajar, o escoge una escuela que, de alguna manera, te vaya a permitir llegar adonde quieres ir.

6. El momento correcto

Todas las escuelas tienen fechas límites diferentes. Algunas se esperan a que todos los estudiantes apliquen y después de la fecha límite revisan todas las aplicaciones, otras lo hacen por grupos mientras que otras van revisando las aplicaciones conforme van llegando.

Ponte a investigar qué proceso siguen las escuelas a las que quieres aplicar porque vas a tener que adecuar tu estrategia al mismo. Por ejemplo: si la escuela que te interesa va revisando las aplicaciones conforme llegan, te conviene aplicar lo antes posible, para que no te vayas a quedar sin lugar; en cambio, si la escuela revisa las aplicaciones después de la fecha límite, tómate tu tiempo.

En México hay varios organismos que te pueden ofrecer becas o apoyo económico. Yo te recomiendo que le eches un ojo al Conacyt, FIDERH y FUNED.

7. A todo esto, ¿cómo la vas a pagar?

Si llevas ahorrando años para pagártela, te ganaste una beca o si cuentas con alguien que esté dispuesto a patrocinarte, ya estás del otro lado. Ahora, si no tienes quien te la pague, no te preocupes, tienes varias opciones.

Algunos países ofrecen becas para extranjeros, pero si tu plan es emigrar ten cuidado con esas becas, porque por lo general la condición es que debes regresarte a México en cuento termines de estudiar. En México hay varios organismos que te pueden ofrecer becas o apoyo económico. Yo te recomiendo que le eches un ojo al Conacyt, FIDERH y FUNED. Además, busca fundaciones y otro tipo de organizaciones que te puedan prestar dinero con un interés bajo.

Si no tienes dinero ahorrado vas a tener que hacer varias aplicaciones porque es un poco difícil encontrar una fundación u organismo que te vaya a prestar la suma total del dinero que necesitas para pagar tu colegiatura y tus gastos personales mientras estudias.

8. La visa

Lo obvio, vas a necesitar una visa para poder irte. Seguramente la escuela te va a mandar unos papeles para que puedas aplicar a la visa, pero en la embajada del país en cuestión te van a pedir que demuestres que te puedes mantener por el tiempo que dura tu maestría. Eso significa que vas a necesitar tener el dinero o una carta de una institución oficial que diga que te van a dar cierta cantidad. Pon tus papeles en orden y aplica con tiempo.

Aplicar a una maestría implica muchas cosas y da mucho nervio, o bueno, a mí me dio, y mucho. No te estreses y deja que las cosas pasen como tengan que pasar.

9. ¿Dónde vas a vivir?

Aquí tienes dos opciones: puedes buscar casa desde antes llegar o te puedes quedar en un lugar por un mes para buscar casa cuando ya estés ahí. Las dos opciones son buenas. Un consejo: si vas a buscar casa antes de llegar asegúrate de no pagar ni un peso hasta que estés ahí. No sabes cuántos casos conozco de gente a la que le vieron la cara. Seguramente la escuela a la que vas tiene un departamento que se dedica a ayudar a los alumnos a encontrar hospedaje, así que pídeles ayuda.

10. Ten paciencia y confia

Una de mis frases favoritas en la vida es: "what is for you will not pass you by" (lo que es para ti no te pasará de largo). Aplicar a una maestría implica muchas cosas y da mucho nervio, o bueno, a mí me dio, y mucho. No te estreses y deja que las cosas pasen como tengan que pasar. Si sí es para ti esa escuela que tanto quieres o si sí es para ti hacer una maestría ahorita, todo se va a acomodar. Y si no, tampoco te desanimes, sigue aplicando porque eso es otra cosa que los departamentos de admisiones aman: los candidatos tenaces y perseverantes.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.