EL BLOG
09/07/2018 9:20 AM CDT | Actualizado 09/07/2018 10:40 AM CDT

La salud mental y la infertilidad: una silenciosa y compleja relación

Entre las causas externas que afectan la salud mental de los pacientes están la presión social y familiar.
Anemone123 for PixaBay
Entre las causas externas que afectan la salud mental de los pacientes están la presión social y familiar.

Cuando se habla de tratar a pacientes con infertilidad suelen abordarse los aspectos fisiológicos que pueden ser la causa del problema. Sin embargo, esa perspectiva es limitada pues se reduce únicamente a tratar de restituir la salud desde el ámbito reproductivo.

Pero hay otra área que debemos considerar si verdaderamente queremos proporcionar a nuestros pacientes un tratamiento integral, ese lado, del que se habla poco o nada es el de la salud mental.

Cuando se llega a mencionar el vínculo entre la salud mental y la infertilidad es para señalar al estrés como una de las causas de infertilidad. De hecho, una encuesta publicada recientemente concluye que hasta un 70% de las mujeres en edad fértil creen que su capacidad reproductiva se puede ver afectada por el estrés. Lo cierto es que, hasta el día de hoy, no existe evidencia científica contundente que permita establecer un vínculo causal entre estrés e infertilidad.

Dyversions for PixaBay
En México se calcula que existen 2.6 millones de personas con problemas de infertilidad.

No obstante, aunque el estrés no causa infertilidad, la infertilidad sí puede provocar estrés, ansiedad, depresión y otros problemas de salud mental. Existen investigaciones que han demostrado que las mujeres que sufren pérdidas gestacionales recurrentes pueden llegar a padecer el Síndrome de Estrés Postraumático (PTSD, por sus siglas en inglés), una enfermedad mental que, durante muchos años, se consideró que afectaba únicamente a veteranos de guerra, personas que han vivido ataques terroristas, secuestros y otros eventos traumáticos, como una agresión sexual.

Si bien los padecimientos mentales que he mencionado pueden tener antecedentes genéticos o ser originados por alguna otra razón fisiológica, la infertilidad puede convertirse en el elemento que haga que estas se presenten.

Entre las causas externas que afectan la salud mental de los pacientes están la presión social y familiar, así como el estigma que la imposibilidad de lograr un embarazo o de llevarlo a término sigue representando en países como el nuestro.

A ese estigma, se agrega el de sufrir alguna enfermedad mental. Los problemas de salud mental se siguen considerando como algo vergonzoso, de lo que no se habla y esto lleva a que muchas personas eviten buscar ayuda para resolverlos.

La infertilidad suele vivirse, también, en silencio. Aunque en este caso las personas son más propensas a buscar tratamiento, suelen mantenerlo en secreto y no compartirlo con sus familias y amigos. Esto es especialmente cierto en aquellos casos en los cuales la infertilidad está vinculada con el factor masculino, ya que suele ser motivo de burlas sobre la virilidad del paciente.

Los padecimientos de salud mental y la infertilidad son hoy, aquí en México, al igual que en casi todo el mundo problemas de salud pública. En nuestro país, según datos del INEGI, se calcula que existen 2.6 millones de personas con problemas de infertilidad, a las que se agregan anualmente 180 mil nuevos casos.

Debemos trabajar para crear conciencia, romper los estigmas y, con ello, el silencio que rodea a quienes deben recibir tratamientos de salud reproductiva y de salud mental. Esta es una tarea que debemos asumir, de manera conjunta, los profesionales de la salud y las organizaciones de la sociedad civil.

Quienes nos dedicamos a la reproducción asistida tenemos la tarea individual de incorporar dentro de nuestros servicios, como ya lo hacemos algunos, la atención psicológica y, en su caso, psiquiátrica. Solo así estaremos ofreciendo a nuestros pacientes una verdadera atención integral y ética.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.