EL BLOG
16/05/2018 9:01 AM CDT | Actualizado 16/05/2018 10:01 AM CDT

Feminicidios y desapariciones: la realidad del norte

Miro al mar, clarito azul y tranquilo sobre la arena blanca, y me pregunto cómo es que todo esto puede suceder al mismo tiempo. Cierro la pantalla de mi teléfono. Es una chica más: torturada, violada y asesinada que encuentran en el Estado de México. Me pregunto si es justo que todo esto pase al mismo tiempo. Esta tarde va a llover. Se acerca la tormenta a esta isla que soy yo y quisiera tener todas las respuestas, saber a los cuántos años de intentos se desmorona la esperanza, cuándo se muere del todo el corazón colectivo de un país.

Hay una tormenta en cada uno de nosotros, un huracán cargado de cruces que cruza el desierto y se descubre en fosas.

Y es con esta tormenta de arena, polvo y recuerdos es que este 19 de mayo saldrán desde Ciudad Juárez madres y familiares de desaparecidas acompañadas de activistas en un intento más por encontrar justicia o por no perder la fe. Se trata de la caravana "La realidad del norte", que busca visibilizar la falta de sensibilidad y acción por parte de nuestras autoridades ante las incesantes desapariciones de mujeres y niñas en nuestro país.

NACHO RUIZ /CUARTOSCURO.COM
Marcha de protesta para conmemorar el octavo aniversario de la desaparición y feminicidio de la menor Idaly Juanche. 23 de febrero de 2018.

El sitio de salida es la mampara homenaje a Esmeralda Castillo, en el cruce de la calle Rafael Velarde y Vicente Guerrero del centro de Ciudad Juárez. Es el mismo sitio donde Esmeralda desapareció también un 19 de mayo, hace 9 años, cuando tenía tan solo 14.

Restos equivocados, amenazas, insultos, burlas, agresiones e intimidaciones es en parte lo que han recibido madres y padres que buscan a sus hijos.

Cuando los padres de Esmeralda dieron aviso a la policía, les dijeron que había que esperar, que seguro se fue por su propia cuenta. Cuando les llegó información de que su hija sería trasladada a La Merced en la Ciudad de México junto con otras niñas desaparecidas, volvieron a pedirle apoyo a la policía. La respuesta fue que era su hija, que fueran ellos a la ciudad a buscarla. Los padres de Esmeralda estaban dispuestos a recorrer el mundo por encontrarla, pero necesitaban recursos. Entonces organizaron una venta de hamburguesas para financiar su viaje a la capital.

Pero no lograron dar con ella. En 2015 la policía encontró un pedazo de fémur y les dijeron que era de su hija. Ellos pidieron hacer una segunda prueba de ADN y no se les permitió, por lo que se niegan a creerle a la policía y siguen buscando.

Y es que razones para desconfiar de las autoridades y su capacidad sobran. A los padres de María Guadalupe Pérez Montes, también desaparecida en 2009, la fiscalía de Ciudad Juarez les entregó varios pedazos de huesos, supuestamente de su hija. Cuando pudieron hacer una segunda prueba gracias al equipo argentino de antropología forense, descubrieron que solo el cráneo pertenecía a su hija y lo demás restos son de al menos dos chicas más.

Restos equivocados, amenazas, insultos, burlas, agresiones e intimidaciones es en parte lo que han recibido madres y padres que buscan a sus hijos. A principios de este mes se publicó el informe titulado "Corrupción que mata" realizado por 8 diferentes organizaciones mexicanas acompañadas por Open Society Justice Initiative. El resultado fue claro: "la justicia en el país sigue siendo inexistente" y urge apoyo internacional para combatir los lazos entre nuestras autoridades (quienes supuestamente deben protegernos) y el crimen organizado.

Según el Registro Nacional de Personas Desaparecidas (Renaped) hoy en día hay conocimiento al menos de 8 mil mujeres desaparecidas.

La trata de personas es uno de los mayores ingresos del crimen organizado. En el mundo se calcula que cada año son 150 mil millones de dólares que vienen del negocio de la trata. Actualmente México ocupa el 5to lugar a nivel mundial y Tlaxcala es uno de los lugares con más transito de tráfico de personas a nivel mundial.

Además de la inacción (por desidia o falta de conocimiento) nuestras autoridades no aplican los protocolos necesarios, como el de reacción inmediata ante una desaparición. Y es que, tal y como lo indica el Senado de la República "la trata es un negocio constituido por redes de complicidad entre el poder político, económico, el crimen organizado, y hay nexos entre hombres propietarios de negocios sexuales metidos en la política".

Según el Registro Nacional de Personas Desaparecidas (Renaped) hoy en día hay conocimiento al menos de 8 mil mujeres desaparecidas. Y es por todas ellas que marchará la caravana "La realidad del norte", que pasará por Chihuahua, Torreón, Zacatecas, San Luis Potosí y Queretaro, antes de llegar a la Ciudad de México el 24 de mayo. El 26 se unirán a la marcha de los padres de los 43.

Para sostener su búsqueda, los padres están vendiendo bolis en la Plaza de las Armas en Ciudad Juárez y quienes quieran apoyar la causa desde cualquier otro lugar pueden donar a la cuenta 4915662075242241 de Banorte.

Por ellas y por todas las y los que nos faltan, debemos alzar la voz. Hablar de la realidad que el gobierno no quiere que veamos.

En entrevista con Norma Andrade, que lleva 17 años buscando justicia por el asesinato de su hija Lilia Alejandra, y que además es una de las organizadoras de esta caravana, ella resalta la importancia de contar con el apoyo y presencia de más personas en sus marchas: "Que el gobierno no vea que somos pocos o que estamos solos".

También se puede ayudar con repartición de volantes o simplemente compartiendo la información. Norma comentó que se necesita mayor trabajo en la prevención del crimen y mayor sensibilidad por parte de las autoridades para los familiares que reportan una desaparición.

Por ellas y por todas las y ls que nos faltan, debemos alzar la voz. Hablar de la realidad que el gobierno no quiere que veamos. Porque como ya hace años lo dijo la madre de Hester Van Nierop, la primera extranjera entre las muertas de Juarez, "pensé que la policía mexicana funcionaba como la holandesa, que hace su trabajo y persigue a los criminales". No es así. "La policía (mexicana) habla mucho, pero no hace nada para avanzar en las investigaciones".

Merecemos justicia, merecemos que nuestra policía trabaje por nosotros, por nuestros amigos, familiares, hijos e hijas desaparecidos. Merecemos recuperar la confianza en nuestras autoridades para no perder la fe mientras que cada día nos faltan más.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.