EL BLOG
15/06/2018 6:00 AM CDT | Actualizado 15/06/2018 6:00 AM CDT

Nunca ganaremos el Mundial

Lukas Schulze - FIFA/FIFA via Getty Images
A partir de ahora, solo existe el Tri.

Desde pequeño en mi cabeza y corazón solo existieron tres cosas: mis papás, la música y el futbol. Nunca fui músico, pero siempre la escucho; mis días como futbolista estuvieron contados, yo no "me chingué la rodilla", simplemente me rendí ante la cerveza, la fiesta y ver los juegos sentado en el estadio o en casa, aunque siempre bien acompañado con amigos y amigas, la familia y uno que otro perdido que llegó a la fiesta... porque el futbol se vive mejor en conjunto.

Mi corazón solo está pintado de azulcrema y verde, no cabe nadie más. Tal vez tenga muchas playeras en el armario, pero las únicas que porto con orgullo son esas, las demás son por colección y porque de vez en vez me pongo los botines para ir a jugar con los amigos. Aunque lo hago más por la convivencia que por otra cosa. El futbol marca el ritmo del tiempo al que vivimos. Porque aunque solo unos colores son los dueños de nuestras pasiones, uno siempre tiene tiempo de ver la pelota rodar.

Cada 4 años los que amamos el futbol celebramos el comienzo de nuestro evento favorito. A mí se me enseñó desde pequeño que tu vida se debe paralizar cuando comienza el Mundial: se ven todos los partidos pero solo se festeja si gana México. Cómo no recordar ese gol de Jared frente a Italia en el 2002, o el 98 con la narración de Orvañanos para el gol de Cuauhtémoc contra Bélgica y los gritos del Pentapichichi por los goles del Matador. Son varios recuerdos los que se avecinan cada que hablas del Tri de los mundiales en cualquier fiesta.

A mí se me enseñó desde pequeño que tu vida se debe paralizar cuando comienza el Mundial.

La pelota rueda en Rusia, el país más grande del mundo se llena de colores y culturas diversas que nos muestran cómo el mundo gira en torno al esférico. Y después de tantas rotaciones y decepciones, llegó el momento de olvidarnos de los malos sabores, de que Reyes se tenía que bajar del camión hace meses o que Rafa Márquez debía quedarse a arreglar sus problemas monetarios en lugar de ocupar un espacio que era para alguien más.

A partir de ahora, solo existe el Tri, solo existe el apoyo incondicional, porque a escasos días de que decidamos quién se queda en el poder del país, del otro lado del mundo están 23 y más intentando darnos un espaldarazo para caminar al matadero.

Este texto se titula Nunca ganaremos el Mundial no por una connotación negativa o pesimista, se llama así por la canción del grupo La Habitación Roja, que lanzó hace años recordando a la Selección de futbol de España. Pero como ellos ya salieron campeones nosotros la adoptamos... y hasta dar la vuelta:

Aunque las calles se derritan,

aunque las flores se marchiten

aunque pasemos de los treinta

y las derrotas sean eternas...

(siempre estaremos con el Tri).

(Video: "Nunca ganaremos el Mundial", por La Habitación Roja).

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.