EL BLOG
12/09/2018 6:00 AM CDT | Actualizado 12/09/2018 6:00 AM CDT

La Cuarta Transformación bloqueada desde el Congreso

Ceremonia inaugural de la actual legislatura del Senado, 29 de agosto de 2018.
PEDRO PARDO via Getty Images
Ceremonia inaugural de la actual legislatura del Senado, 29 de agosto de 2018.

Una vez que se conoce a la mayor parte de personas que ocuparán puestos en el gabinete Federal a partir del 1 de diciembre del presente año, se puede hacer un análisis mucho más claro en torno al camino que tomará la cuarta transformación de México planteada por Andrés Manuel López Obrador. Sus posturas e historiales son de sobra conocidos.

El perfil de los elegidos es variado, ya que la nueva administración cuenta con figuras como Manuel Bartlett y Olga Sánchez Cordero, quienes representan polos opuestos en materia ideológica y de acción política, lo cual significa una contradicción para poder concretar dicha transformación nacional.

Las dificultades que puede encontrar el gobierno lopezobradorista no sólo estarán en función de los desacuerdos existentes al interior de su gabinete, sino también del actuar de los Diputados y Senadores del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA).

Tanto la Cámara de Diputados como la de Senadores ha mostrado poca disposición a generar un marco legal capaz de estar acorde a las necesidades de un México naciente de una cuarta transformación.

México y la cuarta transformación no pueden tener un mercado del trabajo con esas características.

Nadie en el Congreso salido de las filas de MORENA ha propuesto un mesa de discusión en lo laboral, pues justo la relación de trabajadores con empleadores se ha centrado en la subcontratación virtual, generando empleo a través de aplicaciones móviles o donde el mismo trabajador debe contar y proveer con las herramientas de trabajo (auto, computadora, otro equipo de oficina).

Tampoco se ha discutido el respeto a las jornadas de trabajo; mientras, los sindicatos siguen en la lógica de ser entes opaco en la rendición de cuentas. México y la cuarta transformación no pueden tener un mercado del trabajo con esas características.

Nadie en el Congreso salido de las filas de MORENA ha propuesto una mesa de discusión en materia de seguridad, lo cual significaría contar con un código penal único para el país, garantizando que un delincuente reciba la misma pena en cualquier parte, sin importar si quien lo juzga es una autoridad local o federal.

Esa misma mesa sobre seguridad podría discutir las formas de facilitar un mando único o la relación de la policía con el ejército, con la finalidad de que puedan coordinar labores de prevención y castigo a los delincuentes.

Nadie en el Congreso salido de las filas de MORENA ha propuesto una mesa de discusión para temas de reorganización territorial, lo cual garantizaría que el Estado podría llegar a zonas donde hoy no tiene presencia o el crimen organizado es el que hace labores de gobierno.

Esa misma reorganización territorial ayudaría también a una mejor recaudación fiscal sin tener que modificar radicalmente el sistema impositivo, debido a que ya se tendría mejor control de los contribuyentes y los gastos no se repartirían en tantos municipios y localidades como ocurre actualmente.

Si la actitud de los diputados y senadores de MORENA será la vista durante estos días, la posibilidad de que el proyecto de Andrés Manuel fracase es muy alta.

Hasta el momento se han mencionado sólo tres opciones que el congreso mexicano tendría que estar discutiendo para alcanzar la cuarta transformación, pero en su lugar los congresistas se han enfrascado en justificar la licencia a Manuel Velasco para volver a Chiapas como Gobernador.

Una transformación tan radical y necesaria como la planteada por López Obrador requiere de un Congreso que esté generando un marco legal adecuado para el funcionamiento del país conforme los cambios empiecen a materializarse.

Si la actitud de los diputados y senadores de MORENA será la vista durante estos días, la posibilidad de que el proyecto de Andrés Manuel fracase es muy alta, sumada la posibilidad de que en 2021 ya no cuente con mayoría en la Cámara de Diputados derivado de esas mismas acciones.

Al final los congresistas de MORENA también necesitan generar un marco legal y estar a la altura de esas exigencias que México tiene como país desde hace varios años. Su tarea es esa y no fracasar como ya lo hizo el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.