EL BLOG
28/11/2018 10:36 AM CST | Actualizado 28/11/2018 11:36 AM CST

Querida Patricia Quintana, al rato te alcanzo

FOTO: MOISÉS PABLO/CUARTOSCURO.COM
La chef Patricia Quintana. FOTO: MOISES PABLO/CUARTOSCURO.COM

Patricia Quintana fue sin duda un parteaguas para la cocina mexicana. Fue una mujer que abrió muchísimas puertas para los cocineros de mi generación y de las siguientes.

Elegante, fina y educada, vestía trajes regionales con un porte que pocas personas tienen. Fue una mujer completísima: docente, cocinera, escritora e investigadora. Más de 25 libros en su haber, fue la primera chef en abrir un restaurante de cocina mexicana de manteles largos cuando todos los restaurantes de "alto" nivel eran europeos. Internacionalizó la cocina mexicana, la llevó como religión por el mundo.

Por cierto , el primer libro de cocina mexicana que tuve en mis manos fue de ella, The Taste of México, título que abunda en las embajadas de México alrededor el mundo. Me di cuenta que las esposas de los embajadoreslo usaban para que los chefs de las representaciones diplomáticas les cocinaran.

Elegante, fina y educada, vestía trajes regionales con un porte que pocas personas tienen.

Izote fue el primer restaurante mexicano que conocí, vamos, hablando de un nivel al de otros restaurantes internacionales. Porque en esa época todos menospreciábamos nuestra propia gastronomía, ella nos hizo valorar y ver lo que teníamos en México. Para mí, ella quitó el malinchismo sobre lo que es la cocina mexicana y por eso, muchos es la que cocinamos hoy en día.

Patricia Quintana destacó también por su lado empresarial. Recuerdo cómo fue la primera chef a la que empresas como Sabritas buscaron para poner sus salsas dentro de las papitas, eso en ese momento fue increíble que una chef mexicana hiciera esto, me parecía maravilloso. Empresas transnacionales como McDonald's la buscaron para aderezar sus ensaladas. Fue, además de todo, una emprendedora hecha y derecha. Fundó su marca de salsas y aderezos, ayudando a comunidades comprando sus chiles para masificar estos clásicos de la cocina mexicana, aún las pueden encontrar en los supermercados.

Tuve la oportunidad de cocinar junto a ella varias ocasiones. De hecho, la primera vez no me la creía: era un sueño, ella era inspiración. Recuerdo haberles hablado a mis papas contándoles que estaba nervioso porque me tocaba servir una cena junto a ella, me daba pánico no estar a su nivel (claro que jamás lo estuve). Al final, no hice el papelón y de ahí nos hicimos buenos amigos. Ella siempre bondadosa y atenta contestaba mis llamadas, aclaraba mis dudas y me daba consejos. Paty es de esas personas que nunca se van, ella va a estar siempre, su trabajo es permanente.

Cualquiera querría escribir como ella, cuando se lo dije, sonrió y me dijo: "Si quieres viajar, lee; si quieres escribir, viaja".

Leamos sus libros y contagiémonos de su pasión por México, con Paty, el "manchamanteles" fue parte de los manteles largos con los que ella pudo visualizar la cocina mexicana. Descansa en paz querida Patricia Quintana, una gran mujer, una de las más grandes manifestaciones de nuestra cultura: la gastronomía. Al rato te alcanzo.

Paola Garduño
Chefs mexicanos: Paola Garduño, Paulina Abascal, Edgar Núñez y Patricia Quintana. Foto: Paola Garduño

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de 'HuffPost' México.