EL BLOG
05/07/2018 7:26 AM CDT | Actualizado 05/07/2018 8:29 AM CDT

10 trucos para conciliar el sueño en las noches de más calor

El agua fría es clave.
JGI/Jamie Grill
El agua fría es clave.

El cerebro necesita estar aproximadamente a un grado menos que el resto del cuerpo para conciliar un sueño óptimo. Cuando hace demasiado calor, es normal tener problemas para dormir y mantenerse despierto.

A continuación puedes descubrir unos cuantos consejos (extraños pero estupendos) para ayudarte a lograr esa diferencia de temperatura:

1. Evita los alimentos o bebidas estimulantes durante la hora anterior a irte a la cama: alimentos muy picantes o calóricos, bebidas con cafeína, alcohol, dulces... En cambio, es recomendable tomar algo refrescante, como pepino, sandía o leche fría.

2. Refresca el dormitorio con un ventilador. Si puedes, coloca una bandeja de cubitos de hielo frente al ventilador durante 20 minutos más o menos antes de echarte a la cama para refrescar el cuarto. Es un aire acondicionado barato.

3. Lávate los pies con agua muy fría antes de irte a la cama.

4. Utiliza sábanas finas en vez de un edredón.

5. Humedece ligeramente la sábana con agua, guárdala en una bolsa de plástico y métela al frigorífico durante una hora antes de irte a dormir.

6. Guarda paños húmedos en una bolsa de congelado dentro del congelador. Póntelos en la frente o en los pies al acostarte. Guarda más paños húmedos en una pequeña hielera junto a la cama para utilizar si te despiertas por la noche con calor y sudando.

7. Mantén cerradas las cortinas a partir del mediodía para minimizar el aumento de temperatura del dormitorio.

8. Si te despiertas por la noche por culpa del calor, evita (¡siempre!) mirar la hora y échate agua fría en las muñecas durante un minuto, más o menos. Evita encender la luz del baño. Vuelve a la cama y respira profundamente con el abdomen para volver a conciliar el sueño.

9. Duerme con las piernas y los brazos abiertos, si el espacio te lo permite, con los pies descalzos colgando por los bordes de la cama. Si puedes mantener los pies elevados con un cojín y con un paño húmedo encima, aún mejor.

10. Visualiza una refrescante cascada azul o una fuente a medida que vayas sumergiéndote en el sueño.

¡Dulces sueños!

Este post fue publicado originalmente en el 'HuffPost' Reino Unido y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco para el 'HuffPost' España.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.