EL BLOG
26/12/2018 10:56 AM CST | Actualizado 26/12/2018 12:01 PM CST

Como especialista en fertilidad, aconsejo a mis pacientes que eviten el cannabis

La investigación sobre la marihuana no es tan clara.
monkeybusinessimages via Getty Images
La investigación sobre la marihuana no es tan clara.

Fumar cannabis recreativo ahora es legal en Canadá para adultos mayores de 19 años. De acuerdo a Statistics Canada (la Agencia Nacional de Estadísticas de Canadá), 27% de las personas de 15 a 24 años y el 13% de las personas mayores de 25 años consumen cannabis. Eso equivale a 4.6 millones de canadienses que actualmente consumen productos de la planta de cannabis, que incluyen marihuana y hachís.

Como doctora especialista en fertilidad soy consciente de que los hombres y las mujeres en sus mejores años reproductivos también son los usuarios más frecuentes de la marihuana. La droga ya era la más popular y de mayor crecimiento en América del Norte, y ahora que es legal, los médicos esperan que el consumo de marihuana aumente aún más.

Muchas parejas preguntan a sus médicos si es seguro consumir marihuana al tratar de concebir. A diferencia del alcohol, que sabemos que es peligroso, la investigación sobre la marihuana no es tan clara.

Esperma

El esperma de un hombre puede ser susceptible al daño del tetrahidrocannabinol (THC), el componente de alta inducción de la marihuana.

En un estudio, los investigadores expusieron muestras de esperma a concentraciones bajas, medias y altas de THC. Las dosis de THC estaban destinadas a imitar el uso recreativo y terapéutico de la marihuana. Encontraron una disminución dependiente de la dosis en la movilidad de los espermatozoides: más THC resultó en espermatozoides más lentos. El esperma que tenía una calidad límite en el inicio fue el más susceptible, demostrando una reducción del 56% en el movimiento con exposición a altas dosis de THC.

Incluso los espermatozoides que mantenían la capacidad de nadar a pesar de la exposición al THC tenían un deterioro significativo en su capacidad de unirse y penetrar un óvulo.

VIDEO: Los recuentos de esperma están cayendo en picada en hombres de naciones industrializadas occidentales (en inglés). El blog continúa luego de este video.

Estos hallazgos contradicen experimentos previos que no encontraron daño con el consumo crónico de marihuana. Sin embargo, la mayoría de las investigaciones anteriores se realizaron en la década de 1970, utilizando una tecnología mucho menos sofisticada para analizar el esperma.

Óvulos

Se ha demostrado que la marihuana altera la ovulación de una mujer. Estudios de laboratorio tanto en animales como en humanos han demostrado que el THC interfiere con las hormonas cerebrales que regulan el ovario y la tiroides. En algunos casos, esto hace que un óvulo maduro quede atrapado dentro del ovario y nunca se libere de su folículo para la fertilización.

Fuera del entorno del laboratorio, el impacto de la marihuana en la fertilidad es mucho más difícil de estudiar. Los investigadores generalmente se basan en encuestas para preguntar a las personas sobre su uso de drogas y sus planes para tener hijos. Una encuesta en línea reciente siguió a 1125 parejas entre 2013 y 2017, y realizó un seguimiento de sus tasas de fertilidad y el consumo de marihuana autoinformado. Los autores concluyeron que ni el consumo de marihuana masculino ni femenino disminuía la fertilidad.

Embarazo

Un amplio estudio estadounidense comparó a los usuarios diarios de marihuana con aquellos que nunca la habían usado. No encontraron diferencias entre los dos grupos en cuanto al tiempo que llevó concebir un embarazo. Sin embargo, otros científicos han sugerido que los productos de cannabis pueden interferir con las hormonas cannabinoides naturales del cuerpo, que son fundamentales para el desarrollo de un embarazo normal.

Andersen Ross via Getty Images
Hasta ahora la investigación sobre la marihuana ha demostrado resultados mixtos

Se cree que las alteraciones en el sistema endocannabinoide de una mujer causan problemas graves, como aborto espontáneo, crecimiento placentario deficiente y desarrollo fetal anormal. Además, el componente psicoactivo de la marihuana, el THC, puede pasar de la sangre de la madre a la circulación del bebé y a la leche materna. La Sociedad de Obstetras y Ginecólogos de Canadá lanzó una campaña para instar a las mujeres embarazadas y lactantes a evitar el cannabis.

En resumen, hasta ahora la investigación sobre la marihuana ha demostrado resultados mixtos. Muchos estudios de laboratorio han demostrado efectos dañinos en el esperma, los óvulos y el embarazo temprano. Sin embargo, grandes estudios en seres humanos, cargados de la inexactitud potencial de los datos de encuestas autoinformadas, no han podido relacionar la marihuana con la infertilidad. Por ahora, estoy aconsejando a mis pacientes que eviten el uso de productos de cannabis por completo si están intentando concebir, están embarazadas o amamantando.

A veces el mejor consejo es el más simple: es mejor prevenir que curar.

Este texto fue publicado originalmente en 'HuffPost' Canadá y ha sido traducido.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de 'HuffPost' México.