EL BLOG
13/01/2018 8:00 AM CST | Actualizado 13/01/2018 10:59 AM CST

Querida Oprah y demás celebridades, por favor no se postulen para presidente

Handout via Getty Images
Queridos Oprah, Dwayne, Mark Zuckerberg, y demás celebridades:

Ya sé que lo están pensando. Donald Trump demostró que es posible que una celebridad sin experiencia política se convierta en presidente y ahora ustedes deben estar imaginándose en la Casa Blanca. Deben estar pensando: "Pero si soy más inteligente y decente y menos asqueroso que ese tipo..." y tienen razón. Ustedes son inteligentes, trabajadores, y saben qué es lo que más le conviene a la gente. Millones de estadounidenses los quieren y por ello hasta podrían ganar, siendo definitivamente mejores en la presidencia que Trump.

Pero solo porque ustedes pueden hacer algo no significa que deban hacerlo. Solo porque son mejores que el peor empleado no significa que ustedes pueden hacer su trabajo. Ninguno de ustedes debería ser presidente en 2020 y aquí les explico por qué.

Las buenas ideas no bastan.

Ustedes sin duda que tienen buenas ideas para este país y que podrían mejorar las vidas de las personas. Pero dar ideas es lo más fácil. Cada político, profesor y autor de podcasts las tiene. La cuestión no es si tienes buenas ideas, sino cómo volverlas algo real. Como presidente, eso significa conseguir que las iniciativas sean aprobadas en el Congreso o emitir órdenes ejecutivas a fin de cambiar la inercia de la burocracia federal, cosas que ustedes no saben cómo hacer.

Mario Anzuoni / Reuters
The Rock.

Piensen en esto: en 2010 los demócratas controlaban el Congreso y la Casa Blanca y, a pesar de eso, no pudieron aprobar una iniciativa para el acceso universal a la salud, una "buena idea" que había estado a consideración por décadas. Hoy en día, los republicanos controlas las tres divisiones de gobierno y no han podido eliminar la Ley de Cuidado de la Salud Asequible, contra la cual han luchado por siete años. Si los políticos más experimentados que entienden el panorama político y tienen relaciones personales con los principales protagonistas no pueden implementar sus "buenas ideas", ustedes tampoco lo conseguirán. De hecho, serían menos exitosos, como Trump, quien no ha podido aprobar la mayoría de sus promesas de campaña.

Rodearse de expertos no basta. El presidente debe ser un experto.

Pero como dijo The Rock: "¿Podría rodearme con gente realmente brillante que me ayude a tomar decisiones?" ¿No podrían mis aliados en el Congreso manejar las legislaciones y mis abogados manejar las órdenes ejecutivas? ¿No podría una persona inteligente, acompañada de expertos, ser el mejor candidato para el puesto? La respuesta es no, no puedes, porque no basta rodearte de conocedores; tú mismo tienes que ser un experto. Eso dicho por alguien que solía pensar igual que ustedes.

En 2014 yo era un abogado que decidió lanzar el mayor Vegan Oktoberfest en Los Ángeles. Nunca antes había producido un evento, mucho menos algo tan grande y caro. Sin embargo, pensaba que como era muy inteligente podía confiar en otros con mayor conocimiento y experiencia y con ello salir avante igual que un productor experto, de forma similar a como piensan ustedes que podrían destacar en la presidencia. Pero fallé.

Cada experto que consulté me dijo que nuestro evento tenía una capacidad de 4 mil personas. Pero apenas comenzar, nos dimos cuenta de que todos los expertos, cada uno de ellos, estaba equivocado. El lugar apenas podía albergar a 2 mil personas, lo cual obviamente molestó a nuestros invitados por llegar a un lugar abarrotado. Asimismo, nuestras ganancias desaparecieron por los reembolsos. Ser una persona inteligente, rodeada por expertos no nos llevó a la dirección correcta.

Aprendí a la mala que cuando eres tú el que toma las decisiones no basta con escuchar a los expertos. Tú mismo debes ser un experto. Tienes que ser capaz de hacer las preguntas adecuadas, distinguir la diferencia entre opiniones expertas encontradas, o saber lo suficiente para tomar una ruta diferente cuando sea necesario. Para ser presidente no basta con ser un buen estudiante. Se necesita poder dar clases.

Bloomberg via Getty Images
Mark Zuckerberg, fundador y CEO de Facebook.

La presidencia sí es importante.

A pesar de que sentí horrible por lanzar un evento tan fatal, al menos me reconfortó el que el daño no fue permanente. Pero cuando la riegas siendo presidente, sí causas daños reales. Tus órdenes ejecutivas podrían guiarnos a un nuevo desastre financiero. Si sigues los malos consejos de los asesores del gabinete o los líderes militares, puedes provocar la muerte de soldados estadounidenses y rebajar la posición de fuerza del país en todo el mundo.

Muchos de ustedes parecen pensar (como el propio Mark lo ha dicho) que el prospecto de ser presidente es "una idea divertida", como si liderar al país fuera un proyecto interesante y que nosotros, los humildes estadounidenses, somos afortunados al ser parte de tu más reciente negocio. Sin embargo, no es divertido tener a un jefe incompetente quien es a la vez un loco de atar.

Cuando vidas estadounidenses están en riesgo, necesitamos un líder que haya pasado miles de horas preparándose para tomar decisiones de política exterior, no a un aficionado que se ha pasado el tiempo cuidando su físico. Si se necesitan unos pocos votos para aprobar una legislación fundamental, necesitamos a un presidente que ha pasado años tejiendo las relaciones y coaliciones necesarias para asegurar esos votos, no a la presentadora de un programa de tv que ha pasado años entrevistando celebridades.

Ya tenemos gente bien calificada: gobernadores, senadores y otros políticos prominentes, quienes han dominado los temas y los procesos mientras ustedes se la han pasado entreteniendo a la gente. La responsabilidad real pertenece a la gente que está lista para ella.

Así que si bien es admirable que ustedes muestren su interés por el servicio público, si realmente les preocupa la gente, no se postularán para la presidencia en 2020. En lugar de ello, utilizarán el poder de su para hacer campaña por un candidato que tenga la experiencia que ustedes no tienen y que conoce los detalles que ustedes no han aprendido. Su fama podría llevarlos a ganar la elección para presidente, pero la mejor manera en que pueden ayudar a este país es dando a los estadounidenses un recordatorio de que ninguna celebridad está calificada para ese puesto.

* Este texto se publicó originalente en inglés en 'HuffPost' Estados Unidos y posteriormente se tradujo.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.