EL BLOG
18/05/2018 7:13 PM CDT | Actualizado 13/07/2018 11:22 AM CDT

De qué sirven los candidatos independientes

Los independientes pueden ser un verdadero contrapeso a los partidos.
Steve Debenport via Getty Images
Los independientes pueden ser un verdadero contrapeso a los partidos.

Imposible negar que el primer debate presidencial nos hizo dudar sobre la utilidad e importancia de las candidaturas independientes. Los dos candidatos independientes ahi presentes no parecieron ni talentosos ni innovadores, mucho menos nos dieron confianza. Nada nuevo bajo el sol, y definitivamente no son la solución que estamos buscando a la perdida de credibilidad de los partidos políticos (o lo que queda de ellos) actuales.

Pero no debemos juzgar a todos los independientes por las tonterías que puede decir el "Bronco" o la dificultad con la que Margarita Zavala articulaba una frase. Al contrario: las candidaturas independientes hacen a nuestra democracia más fuerte, y es importante que nos tomemos en serio sus propuestas y campañas. Y no dudar en darles nuestro voto solo porque pensamos que no tienen posibilidades de ganar.

Pero para lanzarte de independiente necesitas muchas muchas ganas. En primer lugar, recolectar las firmas es una tarea titánica y casi imposible.

Hace unos días me puse en contacto con Ana González, candidata independiente a diputada local por el distrito 6 de Guadalajara, y estuvimos platicando sobre la importancia y las dificultades de ser un candidato sin el apoyo y la maquinaria electoral partidista. Ana decidió lanzarse como candidata independiente por la misma razón por la cual yo no tengo candidato por el cual votar a la presidencia: nadie la representa. En unas elecciones en donde la ideología y la coherencia brillan por su ausencia, para muchos la mejor opción ha sido proteger la integridad de sus propuestas evitando ser parte de un partido político.

Pero para lanzarte de independiente necesitas muchas muchas ganas. En primer lugar, recolectar las firmas es una tarea titánica y casi imposible. Si no tiene una red de amigos y familiares apoyándote en la recolección, y no puedes dedicarte al 100% en esta fase de la campaña, es imposible.

Ana, por ejemplo, le dedicó alrededor de doce horas diarias durante cuarenta días, y el cansancio, por supuesto, no era el único reto. La corrupción, las promesas incumplidas y la situación económica y de seguridad en el país tienen como consecuencia que la gente te cierre la puerta en las narices cuando hablas de política.

Ni como culparlos, pero esta apatía política implica que no solo tienes que convencer a los ciudadanos de tus propuestas, sino de la importancia de su participación en todo el proceso electoral, incluida la recolección de firmas para apoyar candidatos independientes.

Getty Images/iStockphoto
Los independientes fortalecen a la democracia.

El Estado tampoco te pone las cosas fáciles: una infinidad de reglas fiscalizan la recolección de firmas. Estas reglas, en teoría, sirven para evitar las firmas falsas. Sin embargo lo que ocasionan es que aquellos que, como Ana, realmente son independientes y no cuentan con palancas y organizaciones que los "apoyen", estén en desventaja, y para colmo se desprestigien gracias a las corruptelas de los grandes candidatos independientes, como los aspirantes "innombrables" a la presidencia.

Y de dinero mejor ni hablamos. A lo mejor podría parecer que juntar firmas no requiere de demasiados recursos. Pero veamos: de entrada, si realmente quieres llegar a ser candidato, lo mejor es dedicarse de lleno a la recolección. Así que olvídate de un trabajo de oficina mientras dura este proceso. Es decir cero ingresos por unos cuantos meses.

Los candidatos independientes representan una contrapeso al infinito poder de los gobernadores. Como diputados locales representan una oposición real al ejecutivo local.

Luego piensa que trabajar doce horas al día requiere de ciertos gastos: gasolina, agua, comida, fotocopias, estacionamientos, volantes, invitarle una chela al final del día a tu primo tercero que se pasó el día contigo buscando firmas.

Y las cosas no mejoran en campaña, los candidatos independientes solo reciben el 2% del presupuesto de campaña de lo que reciben los partidos. Por ejemplo, Ana recibirá menos de 25 mil pesos mientras que los candidatos contra los que compite recibirán más de un millón de pesos.

Y si es tan difícil, ¿por qué hacerlo? Porque como Ana, no quieras comprometer tus ideales, tengas una verdadera vocación por la política y tengas algo que ofrecer. La agenda de Ana es una agenda que resalta los derechos de las mujeres y todo el trabajo que queda por hacer en esta materia. Ningún partido tiene una agenda feminista y por la tanto Ana decidió ser independiente.

¡Anímate a investigar si hay candidatos independientes en tu distrito! Si los hay, haz lo que yo hice: escríbeles, pregúntales cuáles son sus propuestas.

Claro, siempre habrá quien, rechazado por su partido, decida irse por la libre solo porque puede, pero si hablamos de candidatos a diputados locales la mayoría están en el caso de Ana. Pueden también checar a los chicos de Wikipolítica que sin duda están intentado hacer una diferencia en la forma en la que votamos.

¿Y por qué votar por ellos? Ana asegura, y estoy en total acuerdo con ella, que los candidatos independientes representan una contrapeso al infinito poder de los gobernadores. Como diputados locales representan una oposición real al ejecutivo local, una oposición sin ataduras y mucho más cercana a los ciudadanos.

¡Anímate a investigar si hay candidatos independientes en tu distrito! Si los hay, haz lo que yo hice: escríbeles, pregúntales cuáles son sus propuestas, de dónde sacan dinero para sus campañas, que tan difícil ha sido el proceso, y si te convencen échales la mano con tu voto y, si puedes, con un poco de tu tiempo.

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.