EL BLOG
13/06/2018 8:00 AM CDT | Actualizado 13/06/2018 9:10 AM CDT

La gran ausente en los debates: la justicia federal

YouTube
Bronco, Meade, AMLO y Anaya no hablaron sobre la justicia federal.

El martes 12 de junio fue el último de los debates organizados por el INE para conocer mejor a los cuatro candidatos a presidente de la República. Escuchamos propuestas, ideas y uno que otro dislate, sobre temas que interesan a toda la ciudadanía, como combate a la corrupción, disminución de la pobreza, inmigración, ciencia, tecnología, educación, etcétera.

A pesar de que presenciamos más de 6 horas de debate televisado no apareció sobre la mesa un tópico de especial importancia para el país: la justicia federal. Y no puede alegarse que eso no atañe al primer mandatario del país, ya que su participación en la integración de los órganos del Poder Judicial de la Federtación es de vital importancia. Basta decir que corresponde al presidente proponer una terna de aspirantes al Senado cuando existan vacantes para Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). O designar directamente a un Consejero de la Judicatura Federal, órgano administrativo que, entre otras facultades, designa a los jueces y magistrados federales de todo el país.

Retomo el tema de la designación de Ministros de la SCJN. La Corte, a raíz de la reforma judicial de 1994, ha adquirido una mayor presencia y relevancia en el orden jurídico nacional. Sus resoluciones trascienden de manera directa o indirecta en todos los mexicanos. Basta ver el impacto que las sentencias del Alto Tribunal en materia de derechos humanos (matrimonio igualitario o debido proceso penal) o de carácter político, como cuando ordenó al Congreso de la Unión a emitir una ley que regulara la publicidad oficial.

En estos tiempos electorales parecería que el Estado es solo el presidente de la República.

De ahí la importancia que tiene el titular del Ejecutivo Federal al momento de mandar una terna al Senado para remplazar la salida de un ministro de la SCJN. Hay que destacar que los ministros duran 15 años en su encargo, es decir, es una designación que trascenderá 2 sexenios después de que haya terminado su presidencia. Además, el presidente que elijamos este 1º de julio propondrá cuando menos a 2 ministros que están próximos a terminar su encargo (Luna Ramos y Franco González Salas). Este número podría aumentar a 3, si tomamos en cuenta que el Ministro Cossío culmina su encargo el 30 de noviembre de este año, último día en funciones del presidente Peña Ñieto.

Por ello, el gremio especializado y la sociedad civil ha estimado conveniente que los candidatos se pronuncien de manera abierta sobre qué perfil de candidatos propondrían para cubrir las vacantes de Ministros de la SCJN. Sería bueno saber si se decantarían por juristas de ideología conservadora o liberal. Preferirían a jueces o juezas de carrera, académicos, litigantes o políticos. Ello daría una idea de qué tipo de Corte buscan para el futuro.

Recordemos que el presidente de la República tiene la facultad de presentar iniciativas de ley al Congreso de la Unión que modifiquen la estructura y competencia de los distintos órganos del Poder Judicial Federal. De esta manera, por ejemplo, el titular del Ejecutivo Federal podría proponer la creación de un Tribunal Superior de Justicia Federal que se encargue de las cuestiones de legalidad que actualmente corresponden a la SCJN, para consolidar a esta en su carácter de tribunal constitucional, como recientemente propuso la UNAM.

Pero los debates concluyeron. A toro pasado, los candidatos pudieron haber puesto el tema sobre la mesa. Esperemos que dentro de seis años el tema que ahora nos ocupa sí sea motivo de análisis o pronunciamiento en los debates presidenciales. Ello influirá en la cultura de la legalidad de nuestro país. En estos tiempos electorales parecería que el Estado es solo el presidente de la República y pasamos por alto la importancia que tienen el Poder Judicial y el Legislativo Federal como contrapesos de aquel.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.