EL BLOG
23/05/2018 6:00 AM CDT | Actualizado 23/05/2018 6:00 AM CDT

Lo que el pole dance puede hacer por tu vida sexual y emocional

Getty Images/iStockphoto
El 'pole dance' te ayuda a apreciar y amar tu cuerpo como es.

Me dejó de hablar dos meses, ¡literal! Y todo porque dije que ese día era su cumpleaños número 39.

Honestamente yo no sabía que el tema de la edad era taaaan delicado para ella. De verdad nunca me imaginé que mi maestra de baile de aquel entonces me aplicaría la ley del hielo durante casi 60 días por haberle dicho a una compañera que la felicitara porque ese día cumplía 39 😳.

Después entendí que era toooodo un issue psicológico llegar a los 40... Y bueno, muy pronto –habiendo hecho las paces– cambiamos nuestra rutina. De vernos en el Sport City de Santa Fe nos mudamos al de Pabellón Bosques. También intercambiamos los pants por los shorts y las blusas por tops. En pocas palabras, el jazz por el pole.

Durante las vacaciones de verano, Norma (acuérdate que ya le cambio el nombre a la gente) había tomado algunos cursos de pole dance en Houston, donde se dio cuenta de dos cosas: 1) que era buena y 2) que le apasionaba mucho más que cualquier otro tipo de baile que había practicado hasta entonces: ballet, danza contemporánea, belly dance, jazz, flamenco, cumbia, bachata, hip-hop, hawaiano, en pocas palabras, el tubo se había convertido en el favorito de todos.

Todavía recuerdo que en la primera clase una alumna la cuestionó en un tono bastante retador: "¿Sabes hacer el Superman?" (jeta de millennial insoportable). Norma se quedó helada porque apenas lo estaba aprendiendo. Desde ese día lo practicó hasta dominarlo. Incluso instaló un tubo en su casa y practicaba entre seis y ocho horas diarias. Leíste bien: ENTRE SEIS Y OCHO HORAS D-I-A-R-I-A-S. Se convirtió en una obsesión. Pero en una obsesión "positiva", ahorita te digo por qué.

via GIPHY

Para no hacerte largo el cuento, cerraron el gym y yo me cambié de trabajo a otra zona de la CDMX, por lo que perdimos contacto. Años después, chismeando en algún grupo femenino de Facebook (de los miles que hay ahora), me encontré con una publicación que nunca voy a olvidar.

Era Norma comentando el post de otra mujer acerca de cumplir 40 años y sentirse vieja. Hago literal copy-paste de lo que le escribió: "Yo tengo 44 añitos y nunca me he sentido más segura, feliz y plena. Soy mucho más fuerte y decidida que cuando tenía 20 y 30. Tengo dos hermosos hijos, uno adolescente y otra a punto de ser, me llevo de maravilla con ellos porque tengo el alma joven. Compartimos música, programas de TV... ¡¡como lo hacen con sus amigos!! Hago pole dance y otros deportes aéreos que requieren mucha fuerza que realmente no tenía antes. Me reto cada día a ser más fuerte, más audaz ¡y llegar a los 60 como de 40! Por cierto, ¡nunca había tenido mejor figura que ahora!"

Descubrir que tu cuerpo es capaz de hacer cosas que ni en sueños imaginabas te da una fuerza interior muy grande.Escribió 'Norma' en otra ocasión

Creo que no lo he mencionado, dispénsame 😂. Cuando recién conocí a Norma, (ella) tenía un novio terrible, hiper abusivo, celoso y maltratador. Las alumnas sentíamos que estaba con él "por no dejar", con tal de no estar sola, pero el tipo era terrible, le decía unas cosas espantosas y la trataba peor que a un trapo viejo.

Te quiero contar, con muchísimo gusto, que esa "fuerza interior" de la que habla Norma no es puro choro; mucho años y abusos después, encontró el valor para terminar con él y seguir adelante. Y si las fotos de Instagram no mienten, ¡¡está estrenando galán!! Y al parecer este sí quiere a los hijos 👏.

Esta historia te la platico porque, a raíz de que tengo la app de Fitpass, he estado paseando por diversos gimnasios boutique de la CDMX. Hago de todo un poco, pero el pole es algo especial.

Fue así como di con Phoenix Studio, donde retomé la práctica. No te quiero ni contar el dolor de hombros, espalda baja, tríceps y bíceps que he traído. ¡¡MORTAL!! Me duele bajar la palanca del baño, meter y sacar la Ecobici de su lugar, ¡¡hasta ponerme desodorante!! Pero es dolor rico, de trabajo, no de lesión.

En cuanto a la vida sexual, ¿qué te puedo decir? El pole dance DEFINITIVAMENTE te hace conectar con tu energía femenina, tu parte más seductora, tu esencia de mujer. Para practicarlo (y no llenarte de moretones en el camino) tienes que estar consciente de tu cuerpo, tus curvas, cada uno de tus músculos y huesos. La ropa chiquita lo facilita.

Además de la fuerza física que el pole dance requiere (que literal es brutal a nivel de brazos, piernas y abdomen), se necesita una actitud mental igualmente poderosa para retar a la mente y decirle que sí; que sí puedes treparte con gracia, doblarte hacia atrás, pasar la pierna por donde se supone que no cabe y estirar el pecho de una manera que se ve entre erótica y rara porque #contorsionista.

Cuando subo fotos o videos a Instagram practicando este tipo de baile, mi familia como que se infarta... De repente creen que es una actividad de "teiboleras". ¡¡Nada más alejado de la realidad!! Lo que sí es cierto es que te ayuda a sentirte más segura, más sexy, más seductora. ¿Quieres encender la llama de la pasión? Aquí te va la clave: pole dance + un buen negligé. Encontré unos hermosos y mega accesibles que, ¡¡en serio!!, vinieron a revolucionar mi relación (y mi cama 😂).

Bianca Pescador
El 'pole dance' no solo es un deporte que requiere una fuerza física brutal, sino una práctica que te conecta con tu esencia de mujer.

Otra cosa que me gusta muchísimo del pole dance es que te ayuda a apreciar y amar tu cuerpo como es. Byebody shaming!! Las chicas con las que tomo clase (incluida la maestra) están más llenitas que yo y cero les importa. Tampoco es que estén gordas o súper obesas, pero me encanta que en lugar de verse al espejo y decirse "gordis", se sienten "mujeres con curvas capaces de seducir a cualquiera". ¿Y te digo algo? ¡¡Eso transmiten!! Vibran seguridad, confianza y amor propio; eso siempre se nota y se contagia, ¡¡y lo festejo tanto!! 🎉

Porque si bien está increíble tener las medidas perfectas, más increíble está amar nuestro cuerpo y cuidarlo para que, fuera de broma, podamos abrocharnos las agujetas a los 80 años.

En síntesis, el pole dance no solo es un deporte que requiere una fuerza física brutal, sino una práctica que te conecta con tu esencia de mujer, que te ayuda a sentirte orgullosa de tus curvas, y en el camino, te abre la mente para conectar con tu diosa interior (como decía "Anastasia" en 50 Shades of Grey).

Por si los beneficios a nivel físico y emocional no fueran suficiente, 100% te garantizo que esa conexión tan íntima contigo se notará en la cama, algo que muy difícilmente un hombre no notará... y gozará 😈. Así que la próxima vez que estés tentada a subirte al tubo, ¡anímate! No lo lamentarás.

P. D. Si quieres ir más allá y explorar tu capacidad multiorgásmica, te recomiendo MUCHÍSIMO la terapia de Osiris (la del huevo de obsidiana). ¡¡Es lo máximo!!

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.