EL BLOG
10/07/2018 6:00 AM CDT | Actualizado 10/07/2018 6:00 AM CDT

Esperar algo de alguien: la mejor manera de darle en la torre a las relaciones

Entre más expectativas, más cruel la realidad.
freestocks.org para pexels.com
Entre más expectativas, más cruel la realidad.

Si tan solo pudiéramos aprender en cabeza ajena...

Desde que tengo uso de razón, mi papá dice que lo mejor es "no esperar nada de nadie". Pero soy un ser humano llano y común, por lo que a veces cometo ese error, conocido también como "tener expectativas".

Las tengo de la gente que conozco, de los proyectos que emprendo, de la salud de mi perro, del futuro de México. Espero, espero, todo el tiempo espero, y estoy en un punto en el que creo que el 99.9% de mis momentos de infelicidad se deben a ello.

Porque espero que la prima a la que le presté mi oreja durante dos horas para escuchar tooodos sus problemas me lo agradezca (de perdis con un "gracias por la terapia gratis"), que la amiga a la que le di hospedaje durante tres semanas me dé un detallito cuando se marche, que la vecina que va a bautizar a su hijo me invite a la fiesta, que el novio me vaya a recoger y a dejar al aeropuerto cuando voy a Mazatlán, que mi mamá, que mi papá, que mi hermano, que mi jefa, ¡espero mucho de todo el mundo! Y OH D-E-C-E-P-C-I-Ó-N.

via GIPHY

La realidad es que cuando tenemos expectativas, muy pocas veces la realidad las superará, ¡vamos!, ni siquiera las alcanzará. Usualmente funciona al revés: entre más expectativas, más cruel la realidad, y entre menos expectativas, más dulce la verdad. Y es justo en esto que me quiero centrar.

De acuerdo con Byron Katie, creadora de la terapia conocida como "El Trabajo", la verdad es lo que ES, lo que vivimos y está manifestado HOY en el mundo físico y material. Uno no debería discutir con ello, ni para bien ni para mal, ni con argumentos científicos ni con proverbios de sabiduría china.

Debo confesar que todavía no domino al 100 su manera de configurar la mente. Todavía me cuesta mucho trabajo lo de las inversiones, que es cuando "volteas" tu enojo. Espero que para cuando termine su libro, Amar lo que es, me quede más claro, porque hasta ahorita sigo muy sentida con muchas personas por muchas cosas. Y la única que se hace daño soy yo. Creo que ell@s ni enterad@s están 😭😭😭

via GIPHY

Lo positivo del asunto es que sé que sentirme mejor no depende de ell@s, sino de mí. Si espero a que vengan a pedirme perdón, a que recapaciten y se den cuenta del daño que me han hecho con sus desplantes, sus groserías, su cero actitud de agradecimiento (¿así o más víctima?), pues mejor me siento y me tomo un cafecito 😅 ¡porque eso no va a pasar!

Y si pasara –Y ME LO ESPERO– no tendría el mismo efecto a que si pasara SIN ESPERARLO. Esa es la magia del famoso "no esperar nada de nadie". Porque con la primera premisa, la acción la daríamos por sentado ("¡Vaya!, ya era hora de que te disculparas, criatura ingrata"); con la segunda damos cabida al asombro y al agradecimiento ("¡Yei!, qué bueno que tuviste chance de venir a recogerme, amor, ¡gracias!").

Qué diferente sería nuestra vida si aprendiéramos a compartir por el placer de dar y no por la expectativa de recibir.

Sí, es un hecho que quienes nos rodean nos pueden decepcionar, herir y lastimar, pero nosotros podemos autosanarnos. Amarse a uno mismo es una expectativa que sí depende únicamente de nosotros, y eso es lo único que deberíamos esperar. Un buen trato de mí para mí, no desde el egoísmo y la vanidad, sino desde el amor propio y la libertad.

La libertad de SER, HACER y TENER lo que queramos y consideremos mejor para nosotros SIN necesidad de que los demás lo vean, lo aprueben, lo valoren, lo aplaudan y lo reconozcan. Porque cuando no pasa, cuando los demás no actúan como nosotros quisiéramos, nos llenamos de tristeza, ira, impotencia y frustración. Te lo digo por experiencia, lector: esperar mucho de todos no reditúa en el camino a la felicidad. Por eso hoy, solo por hoy, intentaré vivir SIN EXPECTATIVAS.

Ya muchas relaciones se han perdido a causa de ellas...

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

VIDEO SUGERIDO