EL BLOG
14/08/2018 7:22 AM CDT | Actualizado 14/08/2018 12:41 PM CDT

7 tips de seguridad a la hora de ligar en las 'apps'

Siete tips de seguridad para mantenerte sana y salva sin quedarte soltera en el camino.
Rawpixel.com para Pexels
Siete tips de seguridad para mantenerte sana y salva sin quedarte soltera en el camino.

Si por cada vez que me preguntaran "¿cómo le hiciste para triunfar en Tinder?" me dieran $1 peso, ya tendría como cinco alcancías rebosantes.

En los últimos tres años, he usado esta app en tres distintas etapas de mi vida; las pausas han sido porque "me pongo de novia" (así se dice en Mazatlán). La cuestión es que en esos periodos tuve más de 100 dates con más de 50 hombres. Hubiera escrito un libro, I know... Demasiado tarde ahora, ¿cómo revivir los detalles y la emoción del momento? Anyway.

¿Qué tips de seguridad te puedo dar? En vista de que hoy por hoy estoy sana, salva y enamorada.

1) Sal con gente con la que tengas amigos en común. No para pedir referencias porque esas son muy subjetivas, sino para tener un punto de "anclaje" en caso de que surjan dudas. Por ejemplo: si te preguntas "¿por qué es el quinto fin de semana que no puede verme?", quizá esa persona en común pueda sacarte de la duda si es verdad que es piloto o si más bien está casado.

2) Quédate de ver en lugares públicos que ubiques, restaurantes o plazas que estén en tu zona de confort. En caso de necesitar huir (por la razón que sea), sabrás por dónde.

3) Avísale a alguien con quién estarás, en dónde y más o menos de qué horas a qué horas. Si te da pena (por aquello del juicio, el oso o porque #independiente), pon algo en tu Facebook o Instagram, pero deja alguna huella de tu lugar de encuentro.

4) Si bien puedes comentar con tu ligue por qué zona te mueves, no des la dirección exacta de tu casa; nunca sabes hasta dónde puede llegar una persona que se sienta rechazada o herida. Después de todo, por más que hayas "chateado", no hay garantía de que vayan a hacer click.

5) Si vas a echarte tus copitas, aplica el Uber o similares. Igualmente, sábete que con alcohol en la sangre lo más probable es que el tono sexual suba dos rayitas... o cinco, así que toma tus precauciones. El SIDA y las enfermedades venéreas no se andan con juegos.

via GIPHY

6) Si no te laten las apps para ligary solo las vas a usar "por no dejar" o porque a la vecina le fue bien, pero tú tienes demasiadas reservas y te da pavor, ¡¡NO LAS USES!! Somos energía y atraemos gente que está en la misma frecuencia que nosotros. Si piensas que en Tinder, Happn o Bumble vas a conocer a puro psicópata, loser o patán, ¡ten por seguro que así será!

No quiere decir que si te metes deseando encontrar al amor de tu vida lo logres en tres minutos, ¡tampoco! La clave es introducirte a este mundo sin mayor expectativa que la de CONOCER GENTE, que es el primer paso para desencadenar todo lo demás.

7) Confía en tu instinto.
Y aquí es donde me voy a centrar.

Porque, mira, yo tomé mis precauciones, pero LO MÁS TRASCENDENTE fue que confié en mi instinto, en mi intuición; escuché y le hice caso a esa vocecita que me decía que ese cuate estaba mintiendo, que ese cuate en realidad era gay o que ese cuate literal podría estar casado. Acuérdate: las acciones dicen más que las palabras. Basta con OBSERVAR.

ECHANDO A PERDER SE APRENDE

A diferencia de una personita que conozco que tiene complejo de terapeuta, yo lo que hacía cuando veía que aquello no iba para ningún lado NO era echarles un choro mareador de cómo yo tengo poderes mágicos y un súper ángel de la guarda que me cuida de seres macabros con fines oscuros, ¡para nada! Lo único que hacía era bloquearlos y no volverles a contestar jamás.

Aunado a esto, gracias a mi GRAN capacidad para perdonar/olvidar, sus nombres nunca más volvían a salir en mis conversaciones, ni para bien ni para mal. Esto ayuda más de lo que crees porque no me clavo en ver cómo les va o con quién más salen (para prevenir a otras incautas)... ¿Como para qué? Digo yo. La experiencia personal que tenemos unos de otros es eso: personal.

Aquí la cuestión es ser COHERENTE, lo cual suena más fácil decirlo que hacerlo.
Te voy a contar dos mini historias para hacer mi punto.

Primera historia. Salí con un cuate que desde que me conoció me preguntó cómo le había hecho para trabajar en revistas porque él tenía una en Morelia que había quebrado, etc. Luego me dijo que él en realidad "no estaba disponible" porque esperaba a que la ex novia regresara de Europa para ver qué onda. Ahí fue cuando yo me retiré (porque yo sí quería una relación); agradeciendo el par de dates que tuvimos, lo borré del mapa.

Pero este hombre "intenseó" sin control. Me buscó por cielo, mar y tierra, hasta que me convenció. "Claramente muere por mí" fue lo que mi ego pensó, a lo que mi intuición respondió: "Muere por tus contactos, más bien, ¡pero piénsalo, Bianca! ¡Tinder no es LinkedIn! ¿Por qué ligarte y jurarte amor cuando lo que quiere es una guía para conseguir trabajo en una editorial?".

No voy a entrar en detalles pero hoy por hoy es el editor digital de una revista para caballeros... y (afortunadamente) no es mi novio. ¿A quién le hice caso? A mi ego. ¿Y qué pasó? Me sentí usada por un oportunista, algo que honestamente no le deseo a nadie porque se siente muy feo.

No hay mejor medida de seguridad que tu voz interna. Al menos para lxs creyentes como yo de que "cuando te toca, ni aunque te quites; y cuando no, ni aunque te pongas".

Segunda historia. Llevaba como seis salidas a comer/cenar con un mirrey. Ya sabes: Anáhuac, BMW, tono fresa insoportable, casa en las Lomas, relojito Omega, zapatos Ferragamo, chófer, ¡super cliché el asunto! Y yo, ¡rayada! Bueno, same old, same old.

Siempre llegaba tarde e inventaba los peores pretextos para irse de un momento a otro... Literal un día me dijo que se tenía que ir a Nueva York a la voz de "ya" porque su negocio no sé qué. La sexta vez que aquello ocurrió, mi ego dijo: "Aguántate, ¡es un partidazo!" a lo que mi intuición respondió: "You gotta be kidding me. Este cuate solo está jugando y no nada más contigo, sino con otras más. Quiérete más tú ¡y corre para el otro lado! Al final no solo vas a perder tu tiempo, sino que puedes salir lastimada, ¿y qué necesidad?"

Lo más curioso del asunto fue que a la semana de haber tomado la decisión de no verlo más –con su debido bloqueamiento de todas mis redes y Whatsapp– iba yo caminando al gimnasio (por una ruta nueva que ese día tomé por alguna extraña razón) cuando una camioneta se detiene, alguien besa al muchacho que venía de copiloto y cuando este baja, ¡veo que era él! El chiste se cuenta solo.

LECCIÓN APRENDIDA, pensé.

via GIPHY

Ya para terminar, solo recomendarte de corazón que antes de bajar cualquier aplicación, aceptar una cita o tomar cualquier decisión que pueda afectar permanentemente tu vida, ¡CONECTA CONTIGO! Ponte atención y hazte caso.

Pensar que controlamos todo lo que ocurre en nuestra vida es una ilusión. ¿De cuántos casos de abuso, violencia y accidentes nos hemos enterado que no tienen lógica ni razón de ser justo porque los protagonistas de esas historias "hicieron todo bien" (hablando de precauciones)? Según nosotros no debieron de haber ocurrido, y sin embargo, sucedieron.

Aunque no nos guste, la realidad es que tenemos muy poco control sobre el exterior; lo único que sí podemos controlar es nuestro mundo interior. ¡Por eso hay que ponernos atención!

Lo que sí está en nuestras manos es cuidar nuestros pensamientos y emociones con mucha conciencia de luz, amory abundancia para atraer justo eso.

¡Urge aprender a escucharnos otra vez! Necesitamos reprogramarnos para ser nosotros mismos nuestros propios coaches, porque las respuestas ya las tenemos, viven en nuestro corazón, ¿pero qué tanto le prestamos atención? ¿Cuántas veces lo ignoramos por pensar más con la cabeza o con el estómago?

Cuéntame cuáles son tus mejores tips de seguridad vía Twitter @bianca_pescador usando el hashtag #ligandoenredes

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

VIDEO SUGERIDO