EL BLOG
21/06/2018 5:06 PM CDT | Actualizado 21/06/2018 6:36 PM CDT

Señor López Obrador y señora Nahle: nuestro país va más allá de “tener muchísimo sol y aire”

STRINGER Mexico / REUTERS/Jorge Luis Plata
Parque eólico en La Ventosa, Oaxaca.

Los servicios energéticos son indispensables para cubrir nuestras necesidades básicas y realizar actividades cotidianas. La vida simplemente no se concebiría sin estos servicios, comenzando por la energía eléctrica.

La Reforma Energética, promulgada en diciembre del 2014 por el gobierno mexicano en turno, permitió la modificación del marco institucional, leyes secundarias y políticas públicas para modificar el sistema de monopolio en el que se encontraba el país: CFE y PEMEX concentraban los servicios energéticos en materia de hidrocarburos y electricidad.

Aunado a eso, en los últimos años México ha adquirido compromisos nacionales e internacionales, en materia de energía, y uno de ellos es limitar sus emisiones de gases de efecto invernadero para el año 2030, bajo el Acuerdo de París (COP21) y el compromiso de encaminar el país hacia una transición energética con una mayor participación de energías verdes.

¿Qué podría pasar con el tema energético en el siguiente sexenio?

Formo parte de la llamada generación milenial y no puedo negar que mi inclinación política es hacia Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y uno de los temas más controversiales en sus propuestas es, precisamente, la Reforma Energética, en la cual de lo que más ha hablado es sobre el tema de hidrocarburos. A lo largo de estos meses de campaña, el candidato tabasqueño ha ido matizando su discurso sobre lo malo que al principio decía que era esta reforma: desde revertirla por completo, hasta revisar los contratos que hasta ahora se han firmado fruto de las Rondas Petroleras.

A lo largo de estos meses de campaña, el candidato tabasqueño ha ido matizando su discurso sobre lo malo que al principio decía que era esta reforma.

Pero, aunque yo soy parte de este gran sector, mi área de interés es la parte "verde" del mismo: las energías renovables. Por ello, es necesario conocer y analizar las propuestas de los candidatos a la presidencia de México para saber el rol que juegan las energías renovables en sus proyectos de gobierno de los próximos 6 años. Y especialmente del puntero en las encuestas: AMLO.

Rocío Nahle, ingeniera química de formación con especialidad en petroquímica -quien inició su experiencia en los complejos Petroquímicos de Pemex- la designada por López Obrador para que ocupar la Secretaría de Energía en caso de ganar él la presidencia de México, ya ha dicho algo al respecto.

En un video sobre las propuestas de Morena en el ámbito energético, Nahle habla de los recursos con los que cuenta el país: "Tenemos petróleo, tenemos mar, tenemos aire, tenemos muchísimo sol, y con eso se puede obtener energía renovable, energía de hidrocarburos, y energía eléctrica". De hecho, en una entrevista para Forbes habla sobre el plan energético de MORENA. Cuando se le pregunta por las energías limpias, esta fue su respuesta: "Todo el mundo va caminando hacia allá y nosotros lo tenemos que hacer. Tenemos que ofrecer alternativas. México tiene muchísimo sol". ¿De verdad esta argumentación le parece suficiente?

Los pronunciamientos de ambos han sido vagos en pro de las energías renovables. Inclusive en el Tercer Debate Presidencial (donde aún albergaba esperanzas de que se tocará con mayor profundidad el tema), cuando se le preguntó a AMLO sobre su posición acerca de lo ambientalmente regresivos que significa subsidiar los combustibles fósiles, él volvió a pronunciar su ambicioso plan de rehabilitar las 6 refinerías más una "gran refinería" para reducir la importación de la gasolina y "fomentar la generación de energía con recurso renovables, con el viento, con el sol y con el agua...".

Su proyecto sobre papel se lee atractivo para el desarrollo de las renovables, a diferencia de las declaraciones que se han hecho, pero a esto aún le falta claridad en el cómo y quienes lo van a lograr.

Por otra parte si nos vamos más allá de sus vagos pronunciamientos públicos, en el plan energético del líder de Morena, Proyecto de Nación 2018-2024, se detallan las propuestas pro-renovables: se propone acelerar la transición hacia fuentes renovables de energía con programa de fortalecimiento eléctrico a las comunidades marginadas, desarrollo técnico en energías renovables en el sistema educativo (técnico superior y medio superior), incentivos y estímulos fiscales en el sector residencial y de servicios, eficiencia energética en instalaciones y dependencias del gobierno federal, estaciones de carga de vehículo eléctricos alimentadas por generadores de energía renovable, incentivos fiscales a industrias que inserten renovables, entre otras.

Su proyecto sobre papel se lee atractivo para el desarrollo de las renovables, a diferencia de las declaraciones que se han hecho, pero a esto aún le falta claridad en el cómo y quienes lo van a lograr. Especialmente en la parte del financiamiento para llevar a cabo los proyectos que plantea y el saber que se tiene un compromiso.

Señor López Obrador y señora Nahle tengo la firme convicción de que nuestro país va más allá de "tener muchísimo sol y aire". Y la inversión privada lo sabe: en el sector eléctrico han participado en las últimas tres subastas empresas que construirán 65 centrales (40 solares y 25 eólicas) dejando inversiones por más de 8 mil millones de dólares, como lo destacó el secretario de Energía, acercando la generación de energía limpia a los hogares mexicanos y diversificando la matriz energética nacional.

Estamos en un momento clave para tener un futuro energético sustentable. Somos una generación de jóvenes conscientes de los impactos ambientales de los combustibles fósiles, lo hemos visto gran parte de nuestra vida (calentamiento global, inundaciones, aumento del nivel del mar, incendios y sequías). Y aunque esa transición energética no será un proceso corto, estoy convencida de que un primer paso es potencializando las políticas públicas desde su gobierno. Lo cual ayudará a adquirir un compromiso mayor contra el cambio climático, junto con la alternativa que representan las energías renovables en beneficio de la sociedad mexicana.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.