EL BLOG
24/11/2017 8:56 AM CST | Actualizado 24/11/2017 11:01 AM CST

Por qué importa tanto que en México haya mayor representación de las mujeres

Getty Images/iStockphoto

Algo que he aprendido a lo largo de los últimos 15 años es que la representación importa. Los medios de comunicación forjan nuestra visión del mundo, haciendo cortes de la realidad que procesamos y con los que construimos nuestra idea de «lo que es». Si creces viendo puras Barbies rubias, delgadas y vestidas de rosa, es muy probable que si tú no cumples esas descripciones, sientas que el mundo no es para ti. Las niñas necesitan ver a niñas como ella en los medios. En las muñecas. Si tú no ves que hay mujeres en diferentes posiciones, ¿cómo vas a saber que es posible que llegues a esos lugares?

Últimamente he estado pensando muchísimo en cómo a las mujeres nos cuesta el doble de trabajo llegar a los lugares a los que intentamos llegar. Nos atraviesan distintos problemas, comenzando por la representación. No sabemos que podemos llegar a ser directoras o CEOs porque no vemos a muchas mujeres en esos puestos. No sabemos que podemos no ser las que cuidan las labores de la casa porque el estándar es que las mujeres nos encarguemos de la casa.

Es 2017 y todavía hay hombrecitos que no saben lavar un traste. En cambio hay mujeres que trabajan 8+ horas, y todavía tienen que llegar a hacer la casa, además de ser las que están encargadas de alimentar a la gente de la casa. Más que dar un golpe de pecho por mi género, lo que quiero decir es, ¿cómo podemos imaginar que podemos ser lo que queramos si todavía estamos atadas a las labores domésticas? ¿Si todavía en la mayoría de Latinoamérica el estándar es que las mujeres son las encargadas del hogar? ¿De dónde sacamos el tiempo para ocupar los espacios políticos, públicos y privados que tenemos el potencial de ocupar?

Es importante que más mujeres se sumen a participar de la vida política y a estar presentes en los espacios de representación públicos para que estas brechas de desigualdad se vayan cerrando".Ana González González, candidata a diputada local por el Distrito 6 de Zapopan

Tenemos un problema muy grande: no logramos la paridad. No hay suficientes mujeres ocupando espacios públicos y políticos. ¿Por qué? Porque "no cumplimos con el perfil", "porque no hay expertas". ¿Será? Yo digo que es una combinación de varios factores. El primero siendo que no nos dejan. No nos dejan llegar a puestos de mucha visibilidad porque es más fácil dárselo a un hombre que a una mujer. El sistema está puesto de tal forma que favorece que los hombres sigan obteniendo visibilidad de cajón. Y no es que no haya mujeres haciendo cosas, sólo que se quedan atrás, haciendo el trabajo de base, mientras que los hombres son los que ocupan los espacios visibles.

Una de las razones por las cuales no hay suficientes mujeres en espacios públicos y políticos es que somos juzgadas mucho más fuertemente que los hombres. No sólo se nos juzga por nuestra carrera (y aquí entra el círculo vicioso de, "no ocupas puestos visibles por falta de experiencia" y "no tienes experiencia por que no ocupas puestos visibles") sino por nuestra vida personal, si somos casadas o solteras, y además de todo, se nos juzga por nuestra apariencia.

Todas estas variables que entran en juego cuando una mujer quiere ocupar un espacio público y político son intimidantes y hacen que muchas no se animen. El escrutinio es brutal. Además, cuando una mujer sí logra tener el expertise y el currículum para ocupar uno de estos espacios y se asume como tal, es juzgada. A las mujeres nos cuesta mucho trabajo asumirnos líderes porque cuando lo hacemos no nos bajan de soberbias, arrogantes, déspotas. Se nos juzga de arrogantes aunque no ocupemos lugares, se nos juzga sólo por asumirnos como lo que somos y por hablar de nuestro expertise.

Necesitamos a más mujeres en espacios políticos que no tengan miedo de decir las cosas como son.

A pesar de todas estas cosas en contra, es importante la representación. Es importante que levantemos la voz. Que nos impulsemos una a la otra. Es importante que ocupemos espacios públicos y políticos. Y sé que es mucho pedir, sé que es una responsabilidad enorme, pero si no lo hacemos, no habrá cambios. Tenemos que luchar por hacer estos cambios realidad.

El parteaguas de Occidente

En Jalisco se comienzan a dar estos cambios. Por primera vez tenemos candidatas independientes al Congreso de Jalisco. Y no sólo son candidatas de relleno, son mujeres que han trabajado y se han preparado para ocupar estos lugares. Susana Ochoa Chavira es una estratega de comunicación que buscará reunir las firmas para llegar a la boleta por el Distrito 10 de Jalisco, mismo que ocupó Pedro Kumamoto. Susana participa en el colectivo Con Nosotras, que busca la paridad de género en espacios públicos y políticos.

Platiqué con Susy y me dice: "Como estudiante de comunicación, me quedó clara la importancia de la representación, cuando comencé a ver todo lo que estaba sucediendo en España. Alcaldesas que venían el activismo, mujeres jóvenes que estaban haciendo política y no se veían masculinizadas ni tratando de imitar formas masculinas de hacer el poder. Ahí me di cuenta que era importante, al verlas a ellas me daba confianza en saber que yo también podía hacer política y lucir como luzco hoy. La representación es importante porque vivimos en una crisis de representación en este país. Los rostros, las ideas, los planteamientos de quienes hoy se supone que son servidores públicos y se supone que representan los intereses de las y los mexicanos no lucen para nada como el ciudadano común y el ciudadano de pie".

Otra de las mujeres aspirantes a una candidatura independiente por el Congreso de Jalisco es mi tocaya Ana González González, quien buscará ser diputada local por el Distrito 6 de Zapopan. Ana tiene una licenciatura en Política y Administración Pública por el Colegio de México y una maestría en Administración Pública por la Universidad de Columbia, es tapatía y busca dignificar la vida de las personas de Jalisco.

Platiqué con Ana y me dice: "Normalmente se concibe a las mujeres en el espacio privado, doméstico. Para mí la participación de las mujeres en el espacio público, político importa, porque muchas veces nuestra voz no se ve representada en las decisiones públicas y de política púbica que nos afectan. Estas políticas públicas afectan de manera distinta a hombres y a mujeres por las desigualdades estructurales de género. Para mí es importante incidir en la vida de las mujeres y mejorar sus condiciones de vida. Es importante que más mujeres se sumen a participar de la vida política y a estar presentes en los espacios de representación públicos para que estas brechas de desigualdad se vayan cerrando".

En el plano federal, también por Jalisco, hay dos diputadas feministas que han dado una lucha constante desde la Cámara de Diputados. Mirza Flores y Candelaria Ochoa hablan constantemente de las preocupantes cifras de feminicidios. Sus participaciones en el Congreso van siempre con perspectiva de género. Tuve la fortuna de trabajar de cerca con Mirza y si algo aprendí de ella es que necesitamos a más mujeres en espacios políticos que no tengan miedo de decir las cosas como son y ¿por qué no decirlo? a poner a los rufianes diputados en cinta. Basta ver un par de participaciones de estas mujeres para darse cuenta de que sí hay voces que nos representan a todas.

Ya en el plano presidencial tenemos la candidatura histórica de Marichuy, la candidata nahua del Congreso Nacional Indígena. De llegar a la boleta rompería el techo de cristal para millones de mujeres. No sólo es una candidata mujer, sino una candidata indígena, dando pie a que tengamos elecciones más interseccionales, algo que contrastaría muchísimo con la candidatura de Margarita Zavala, quien a pesar de ser mujer no pienso que represente los intereses de la mayoría de las mujeres mexicanas. Hay de representación a representación, vaya.

Algún día dejaremos de tener páneles de puros hombres. Algún día tendremos paridad en los espacios públicos y políticos. Algún día tendremos a una presidenta. Pero estos cambios no se hacen solos. Se hacen con la valentía de mujeres como Susana, Ana, Mirza y Cande, que se ponen en el ojo público y hablan sobre temas incómodos, sobre los temas que nos atañen a todas las mujeres. La representación importa, no sabemos si nuestra valentía al ser visibles pueda inspirar a la siguiente presidenta de México.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.