EL BLOG
03/01/2017 9:53 AM CST | Actualizado 03/01/2017 9:53 AM CST

Hombre, ser o no ser (parte I)

Getty Images/iStockphoto

No estamos seguros sobre qué se espera de nosotros, no sabemos cómo serlo.

Nuestros padres y abuelos y nosotros, como consecuencia, nos hemos visto como proveedores y protectores. Y la verdad es que la mujer ya no necesita eso como requisito.

Básicamente, en lugar de aprender a ser hombres en un mundo cambiante, hemos sido niños, arrastrados pataleando y gritando a un mundo donde las mujeres son cada vez más iguales.

Al final, el énfasis exagerado en la dureza y la fuerza física son engañosos, y además de crear una gran cantidad de violencia en nuestra sociedad, son una pantalla para cubrir las verdaderas responsabilidades y nuestras carencias.

El énfasis exagerado en la dureza y la fuerza física son engañosos.

Tenemos que hacer un doble planteamiento. A los hombres, ¿cómo es tu vida diferente a la de tus padres? A las mujeres, ¿qué quieren y esperan de los hombres en sus vidas?

Para poder salir triunfantes, no, para poder salir, simplemente los hombres tenemos la necesidad de identificar las áreas críticas del ser y poder maniobrar y triunfar en cada una:

La pasión es una prioridad. Tan importante como ganarse la vida es la pasión que nos impulsa a sobresalir, incluso en las carreras que no son especialmente lucrativas sino de autosatisfacción.

Abracemos la diferencia. La masculinidad de hoy es sobre nosotros, acerca de vivir nuestras propias vidas de la manera más completa y satisfactoria que podamos. El mundo actual impone demandas a veces extraordinarias en lo que se espera sea el hombre, y estas se cruzan entre lo tradicional, lo actual y lo práctico. Como hombre, como compañero, padre de familia, amigo y compañero de trabajo.

Nick Dolding

Estemos físicamente aptos. Estar en buena forma física ayuda a pensar mejor, demos bienvenida a las habilidades cognitivas más profundas. Un cuerpo sano nos permite concentrar nuestros esfuerzos en las tareas al frente, sin desviar la atención para atender un cuerpo enfermo, débil. La habilidad física que viene de una buena condición nos da un fondo más diverso que meros esfuerzos intelectuales; las mismas endocrinas que nos hacen sentir mejor también nos ayudan a concentrarnos y sentir la agudeza mental de las labores a la mano.

El ejercicio estimula el crecimiento de nuevas células cerebrales y ayuda a prevenir el declive relacionado con la edad. Esto de acuerdo una investigación del American Council of Exercise.

Dígale adiós al mito del hombre fuerte. Esto es obvio: tan obvio que casi parece ridículo mencionarlo. Una de las expectativas más comunes de los hombres es que son físicamente poderosos. Lo vemos en todas partes: en la televisión, en las películas, en los videojuegos, en toda la publicidad como barata. Está ligado a la competitividad, por supuesto, pero también es algo propio. Y muchos hombres con los que hablé acerca de los papeles de género lo plantearon. Incluso los hombres gays, que en general parecen sentirse mucho más libres de estas expectativas de género que los hombres heterosexuales, tienen una decidida tendencia a comprar en el mito del hombre grande y fuerte, tanto para sí mismos como para sus objetos de deseo.

Shutterstock

Incremente su confianza y competencia con ejercicio. El ejercicio del cuerpo es tan importante como el de la mente, y la investigación muestra que los dos son complementarios. Fíjese una rutina de ejercicio de la mano con metas personales de logros físicos. En mi caso tengo un sendero para bicicleta de montaña de 25 kilómetros de largo que los jóvenes en competencia completan en una hora y media, mi meta: dos horas y media. Establezca una disciplina personal. Planee y detalle una dieta adecuada y modere la ingestión de alimentos y bebidas poco saludables.

Evalúe el conocimiento: El logro del conocimiento es fundamental para el desarrollo de un hombre. Una mirada a los hombres notables del Renacimiento a lo largo de la historia deja claro que este aspecto es el más común y más extenso de todas sus aspiraciones. Un hombre debe tener un conocimiento diverso de todos los campos académicos con el fin de asegurar su competencia. El hombre del renacimiento tradicional se vio que poseía no solo una comprensión general de muchos asuntos, sino más bien un despliegue de experiencia en al menos dos o más de estas áreas. La ciencia, la literatura, las matemáticas, la gramática, la historia de la cultura y la política son un buen lugar para comenzar.

Expóngase a material que sea desconocido y sobre todo, lo mas fácil, a lo que se oponga a sus ideas y sus creencias. No hay tal como falta de tiempo. En el camino al trabajo, ¿en qué se entretiene?, ¿escuchando noticias, las actualidades del deporte?, ¿ganaron las Chivas o no? Un audio libro es una herramienta sumamente útil y práctica: los últimos descubrimientos científicos, otras religiones, costumbres, un idioma, auto ayuda, etc. Le rendirán más que cualquier noticiero o estación musical.

shutterstock

Contribuya a la sociedad ("likes"en FB no cuentan). También es responsabilidad del hombre como ciudadano hacer una contribución significativa a su comunidad a lo largo de su vida, ya sea a través del tiempo o dinero o ambos. Mejore sus habilidades de escucha, porque todo el mundo quiere ser escuchado. Conviértase en un conversador fuerte, pero aún más en un "escuchador". Esta es una combinación de tomar interés en las vidas de otros mientras que contribuye con algo de interés usted mismo. El primero solo consiste en la realización del valor intrínseco de los demás. Este último depende de su conocimiento de las cuestiones e influencias sociales, así como de su capacidad para transmitirlas de manera apropiada leyendo las reacciones de los demás. Argumente con conocimiento no con voz alta y aspavientos.

Evalúe sus fortalezas personales y encuentre una manera de usarlas para beneficiar al bien mayor. Entrene un equipo de béisbol de ligas pequeñas, conviértase en un líder de los scouts, eche una mano en un refugio para personas sin hogar, u organice un evento comunitario.

Abrace las artes: Un hombre moderno debe reconocer su yo creativo como parte integral del conjunto. El conocimiento de las artes, así como el ejercicio personal de su propia forma de expresión pueden ser importantes para el desarrollo personal. Muchos hombres pasan por alto sus talentos personales en esta zona porque son vistos como menos valioso o rentable que otras fortalezas. Encontrar un área de las artes que le guste, y darle una oportunidad. Muchos colegios comunitarios ofrecen clases de arte de bajo costo para los principiantes.

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

También te puede interesar:

- 10 verdades fundamentales que tendemos a olvidar

- La razón por la que duelen tanto los testículos cuando los patean

- El porqué de la erección matutina revelado